Autor: Carvajal, Mery. 
 INDUYCO. 
 Reincorporación parcial     
 
 Pueblo.    02/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

INDUYCO REINCORPORACIÓN PARCIAL

Según la empresa entraron el ochenta por ciento; según los trabajadores, alrededor de mil

Carreras, cargas y heridos ante la fábrica y alrededores

MADRID. (PUEBLO por Mery CARVAJAL)—Un impresionante despliegue de fuerzas policiales se encontraba a las 6 de esta mañana en los alrededores de la empresa Induyco, que hoy abría sus puertas, tras veinte días de cierre, a raíz del conflicto que se produjo por el despido de cuatro trabajadoras. Alrededor de las cinco y media, miles de trabajadoras se habían concentrado en las inmediaciones e intentaron pasar a la calle Tomas Bretón, si bien la Policía mantenía vigilancia intensiva y sólo dejaba atravesar la calle a pequeños grupos. Sin embargo, a las seis y media, y ante las puertas de Induyco, miles de trabajado-a entrar. Muchas nos han la empresa, proclamando que querían reincorporarse y que no les dejaban. En aquellos momentos, un camión-cisterna de la Policía regó prácticamente toda la calle, de arriba a abajo y las trabajadoras concentradas sufrieron la involuntaria ducha, mientras corrían, al llegar los caballos, que, en gran número, habían sido colocados en las inmediaciones.

No se produjo la dispersión y la Policía cargó de nuevo, A las siete y media, muchas trabajadoras penetraron en los talleres para reincorporarse, entre los gritos e insultos de quienes se encontraban en las inmediaciones: «Esquiroles, pelotas, ladronas, etc.», fueron 1os adjetivos más usados. Totalmente taponadas las entradas y con protección oficial, fueron ingresando el grueso de quienes querían reincorporarse. Piquetes de huelguistas se habían, colocado en lugares estratégicos y golpeaban a sus compañeras. Poco después de las siete, la Policía había cargado da nuevo en el paseo de las Delicias, que se encontraba abarrotado de trabajadoras, dispersando a las manifestantes.

Todos estos enfrentamientos produjeron una treintena de heridos, varios de ellos auxiliados en los servicios médicos de la empresa. Un trabajador fue asistido en una clínica de Legazpi y trasladado a otro centro después.

Otro grupo de trabajadoras fueron trasladadas en coches particulares. Al parecer, una de ellas se golpeó contra la pared al intentar protegerse de los caballos. Sufrió rotura del tabique nasal y se desconoce dónde fue asistida.

Finalizada la hora de ingreso al trabajo, el señor Rodríguez Muñoz, directivo de Induyco manifestó a

PUEBLO:

—Desconozco el número de heridos, pero en el botiquín han sido atendidas varias chicas, a las que sus compañeras habían agredido, Desconozco el numero de cartas que han sido devueltas por las trabajadoras que a pesar de la llamada se han negado a entrar, porque los piquetes no podían entrar a rebajar, porque los piquetes llamado para decirnos que ha faltado protección en sitios corrió Atocha y la plaza de la Beata María Ana de Jesús. No sé cuántas trabajadoras hay. pero ha entrado un número muy fuerte de ellas. Yo calculo que alrededor del ochenta por ciento de las cuatro mil personas que hablamos citado.

Por su parte, la comisión de «los cinco» recogió durante toda la mañana las cartas de quienes se negaron a trabajar. Comentaban que no podían pasar de mil las reincorporadas, puesto que ellos tenían más de tres mil cartas devueltas y que iban a llevar a la dirección de Induyco. Igualmente, protestaron por la según ellos «espectacular» carga de la Policía, con la manguera, caballos, jeeps y porras.

Por otra parte, los bares de los alrededores cerraron todos. La circulación se vio afectada por el continuo trasiego de trabajadores a un lado y otro del paseo de las Delicias.

Finalmente, a última hora de la mañana, el señor Rodríguez Muñoz desmintió los rumores de que los conflictos últimos de Induyco habían sido provocados para ir desmontando talleres y llevarlos a provincias donde la mano de obra es más barata. Igualmente desmintió que hace dos años la plantilla era de cerca de once mil personas y se vaya reduciendo paulatinamente. No desmintió, sin embargo, que Induyco tenía relaciones comerciales muy fuertes con el taller instalado en Teruel. «Pero no es nuestro.

Todo eso son mentiras, al igual que el traslado del taller de camisería, que es uno ,de los primeros que hemos puesto en funcionamiento esta mañana, Puede usted desmentir todo eso en mi nombre. Es completamente falso.»

Por último, la «comisión de tos cinco» se reunió con la empresa y´ culpó a la misma de los incidentes de esta mañana, pidiéndole también la readmisión de los despedidos para normalizar la situación. La empresa se negó a hablar del tema y culpó a los trabajadores de !os incidentes Tras varios enfrentamientos por ambas partes terminó la reunión sin posibilidades de diálogo.

Foto BOUTELLIER

 

< Volver