La ETA golpea al Parlamento     
 
 Diario 16.    05/07/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La ETA golpea al Parlamentó

La noche del pasado martes estuvo a punto de cobrar la primera víctima parlamentaria para el terrorismo. El diputado de UCD por Soria, Gabriel Cisneros, cayó gravísimamente herido en las proximidades de su domicilio madrileño por uno de los cinco disparos que al menos dos hombres efectuaron contra él. Unos segundos antes, cuando el diputado centrista aparcó su coche ante su casa, su rapidez de reflejos le salvó de la muerte o de un secuestro. Saltó de su coche y corrió pidiendo ayuda hasta caer abatido por un disparo en el vientre.

De la misma enunciación de los hechos brotan espontáneamente las dos únicas posibles explicaciones de este atentado. La primera es que se trataba de un atentado en toda la regla, en parte frustrado por la intuición y rapidez de respuesta del político ucedista. De ser así, la paternidad del suceso habría que atribuirla con casi absoluta seguridad a ETA militar. Testigos presenciales aseguran haber oído gritos en euskera y la munición empleada es la que habitualmente emplea ETA en sus dos ramas.

Esta hipótesis es verosímil, pero tiene su talón de Aquiles en la propia factura del suceso: no es así como ETA militar suele realizar sus golpes y menos aún en Madrid. Para ETA militar un fallo de esta especie no debe tener lugar en su estrategia: sus víctimas elegidas deben morir y los comandos, en

caso necesario,derrochan metalla para conseguir sus objetivos mortales, los cinco tiros de pistola contra

Cisneros noacaban de encajar en la táctica de los etarras

«militares».

La segunda hipótesis, la de un secuestro frustrado por la rapidez de reflejos del diputado es mucho más verosímil. Si el comando pretendía coger vivo a Cisneros tenía que dejarse ver y, por ello, reducir el factor sorpresa, lo que permitió al político escurrirse de las manos de los posibles secuestradores, que a continuación dispararon con relativa imprecisión y no muy nutridamente contra él.

La hipótesis del secuestro encaja, por otra parte, con la estrategia y la táctica terroristas de ETA político-militar, que además se encuentra inmersa en una campaña contra el turismo en las costas mediterráneas. Es habitual en esta organización actuar simultáneamente en varios frentes, y uno de ellos es el rescate de los presos vascos de la cárcel de Soria. Recordemos que Gabriel Cisneros es diputado precisamente por esta provincia. Con mucha probabilidad nos encontramos ante un caso de secuestro frustrado, cuyo objetivo era negociar el canje de presos vascos por el diputado soriano. Una negociación forzada, paralela a la del Estatuto que entra perfectamente en los cálculos propagandísticos de los etarras «polis-milis».

En cualquier caso, un golpe terrorista de este tipo era de esperar y se esperaba. El escalón de los líderes políticos y parlamentarios no había sido alcanzado por ninguna de las dos ramas etarras y éste puede ser el indicio de que, por razones de «última oportunidad», se disponen a escalarlo. Ante los crímenes etarras hay una marea incontenible de indignación en toda la Península, mientras que en Euskadi, palpablemente, la aureola de ETA desciende y camina hacia su eclipse total del que sólo podrían- salvarla, como en otras ocasiones límite, los errores del Gobierno o de las Fuerzas de Seguridad. Por eso, hay que evitarlos con férrea disciplina y competencia profesional. Ahora que el presidente Suárez se ha echado con coraje encima el tema de la negociación de la paz vasca, natural es que el terror golpee frenético. Pero no desesperen, ganaremos.

 

< Volver