Autor: Urbano, Pilar. 
   ¿A qué vino Arafat?     
 
 ABC.    19/09/1979.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

0 Hilo directo Q

¡A QUE VINO ARAFAT?

Cruce de lagarterana y forajido, pañolón desharrapado y revólver prieto, Arafat es de esa «fauna» dura de

políticos-guerreros (he escrito «guerreros», y ahí queda; pero pensaba escribir «guerrilleros») como Fidel,

como Gadaffi... Que, por cierto, aguardan turno desde hace meses para el abrazo, la sonrisa y el «rendez

vous» de Suárez. Y lo tendrán, lo tendrán, porque el señor de la Moncloa no desdeña las carantoñas de la

progresía internacional. Pero, a lo que voy, el confidente telefónico «euzkaldún», que había desde una

cabina telefónica, echando monedas de cinco duros, me decía anoche «El "todavía no a Israel" del

Gobierno de Madrid y el enfado de Sadat, Beguin y Hassan por esta visita de Arafat, pueden tener dos

efectos: Uno, el abastecimiento "preferencia!" de crudos libios, iraquíes y sauditas a España. Otro: cierta

presión directa sobre las "jerarquías" de ETA-militar para que depongan la violencia en el compás de

espera del Estatuto vasco. Yo... tengo la impresión de que, si no el propio Arafat, algún cualificado emi ,

sario suyo parlamentó, en Bayona o en Ginebra, con responsables etarras, Y en este momento hay una

viscosa situación de discrepancia interna.» Iba yo a preguntarle que quién, dónde, cuándo, cómo, a

cambio de qué... cuando el «clínc» telefónico me dejó hecha un crucigrama de perplejidades.

• Hablo con Max Mazin «el verdadero israelita», una especie de Moisés de negocios y política, que

cuando no está «reunidísimo» está en la sinagoga. Aún tiene resaca de indignación por la visita del líder

de la OLP. Comenta el complejo y escalofriante entramado del terrorismo internacional, «...ETA,

naturalmente, se beneficia de su interconexión con la OLP: ayudas económicas, armamento, logística,

cobertura para las evasiones, planificación de los "golpes" terroristas... Y así el IRA y los MB

alemanes, y los terroristas japonesas...». Lo que no entiendo es, ¿a cambio de qué la ETA va a enfundar

las armas por un guiño de Arafat o por un sermóncito de Capucci? SI así fuese, si esa estrambótica

visita oficial a Madrid hubiese servido para darnos dos semanas de paz ciudadana, yo, antipalestino, me

daría con un canto en los dientes,

• Pregunto al socialista Mágica: «¿por qué te echaste en brazos de don Yaser?» «Bueno..., él invitó al

PSOE. Carvajal quiso que yo le acompañase. Conocí a Arafat en Beirut. El sabe, y aquí se lo repetí, que

soy "pro judío", pero mi partido está en la línea de apoyo a un Estado de Israel con fronteras estables y

seguras, y un Estado árabe palestino... Pero de terrorismo internacional no hablamos ni palabra. Y de

petróleo tampoco.» Fraga, en cambio; no quiso besar las barbas del palestino., Se le invitó al Ritz, pero

dijo que nones «en estos momentos, en auge la guerra revolucionaria terrorista en España, con el cuerpo

aún caliente de nuestro militante Modesto Carriega, yo no quiero contribuir a la, confusión que puede

crear esta visita..., así que no voy». En este momento. Fraga debe estar a 9.000 metros de altura,

regresando de Copenhague a Madrid.

• Postdata, al margen de Arafat, sus barbas y sus revólveres: Los socialistas de Sevilla han puesto

el «¡ay!» en el cielo creyendo que yo he violado la correspondencia «amorosopolítica» de Felipe

González a Concha Romero. Aclaro: esas cartas están publicadas en un libro —¡casi una «novela

ejemplar»!— biografía que sobre Felipe escribió, hace ya tiempo, el «compañero» Antonio Guerra. Si

los socialistas sevillanos fuesen un poco más a menudo por la sede de su partido podrían comprar el libro,

como hice yo. ¡Esta alergia a la letra negrito!—Pilar URBANO.

 

< Volver