Autor: Goñi, Fermín. 
 Regiones. Preautonomías: el problema vasco-navarro. 
 Del Burgo (UCD): El referéndum no es un capricho     
 
 El País.    18/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL PAÍS,domingo 18 de diciembre de 1977

Preautonomías: el problema vasco-navarro

Del Burgo (UCD):

"El referéndum no es un capricho"

Jaime Ignacio del Burgo, abogado, e

s el senador navarro que más votos obtuvo en las pasadas elecciones. Miembro de UCD, ha sido elegido secretario del Senado.

FERMÍN GOÑI, Pamplona EL PAÍS: ¿Hasta qué punto el Gobierno asume los planteamientos de la UCD de Navarra? Jaime I. del Burgo: Para el Gobierno está fuera de discusión la personalidad de Navarra que concurre al derecho de conservar su identidad y el de no variarla ni modificarla sin el consentimiento del pueblo navarro. La frase no es mia, sino del propio ministro Clavero. De ahí que el presidente Suárez, al recibir el texto elaborado por los parlamentarios vascos al comienzo de las negociaciones preautonómicas, hiciera la típica salvedad del tema de Navarra. Y esta postura no obedece a un puro planteamiento partidista, sino al respeto que a todo Gobierno, cualquiera que sea su ideología, ha de merecerle el status de Navarra. EL PAÍS: ¿Estarían dispuestos a negociar la preautonomía vasca, incluida Navarra, sin que se plantee la cuestión del plebiscito? Del Burgo: La exigencia del referéndum no es una cuestión caprichosa, sino la consecuencia del profundo respeto que profesamos a la soberanía foral del pueblo navarro. Establecer un mecanismo de incorporación al consejo general del País Vasco idéntico para Navarra que para las provincias vascongadas es una errónea base de partida. Nadie discute en Álava, Guipúzcoa y Vizcaya la existencia de una voluntad prácticamente unánime de establecer un marco territorial y autonómico común. Esto sería ignorar no sólo antecedentes históricos sino su actual sentimiento colectivo. Entre los parlamentarios vascos hay pleno consenso en este tema. Pero el caso de Navarra es distinto. Se podría afirmar que Navarra es Euskadi, lo que no pasa de ser un deseo político.

La realidad demuestra que son muchos los navarros que no quieren ser Euskadi. De ahí que el plebiscito sea la única vía para resolver el conflicto. Un plebiscito, que ha de celebrarse después de un amplio debate sobre las ventajas e inconvenientes de la incorporación en el seno de las instituciones forales, una vez democratizadas. Esta cuestión no puede resolverse mediante encuestas ni convirtiendo en plebiscito unas elecciones municipales, donde cuentan fundamentalmente las personas, los partidos y las ideologías.

EL PAÍS: ¿Qué solución podría haber a corto plazo? Del Burgo:

Hay una solución adecuada: utilizar la fórmula del Estatuto vasco de 1933 plebiscitada abrumadoramente por Álava, Vizcaya y Guipúzcoa. Una disposición adicional preveía la posibilidad de incorporación de Navarra a la región autónoma vasca —que adoptaría en tal caso de País Vasco-Navarro—, previo cumplimiento de los requisitos establecidos en la Constitución, que contemplaba tres escalas de decisión sucesivas: acuerdo de la mayoría de los ayuntamientos, aprobación por mayoría de los textos de la federación mediante referéndum y aceptación de las Cortes españolas. Nosotros estamos dispuestos, en todo momento, a negociar pero no podemos aceptar ninguna solución que no respete el derecho del pueblo navarro a la autodeterminación libre y democrática.

 

< Volver