Autor: Marcos, Ángel. 
 Ecos internacionales de la dimisión. Silencio oficial en Bruselas sobre el proceso español. 
 La CEE espera que se defina una política regional clara     
 
 ABC.    31/01/1981.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

NACIONAL

SÁBADO 31-1-81

Ecos internacionales de la dimisión

Silencio oficial en Bruselas sobre el proceso español

La CEE espera que se defina una política regional clara

En Bruselas, sede oficial de la CEE y la OTAN, se observó ayer un discreto silencio sobre la caída del

«premier» español, aunque oficiosamente, según informa nuestro corresponsal, se espera que la posible

designación de Calvo-Sotelo sirva para que se defina una política regional clara y se aborden con energía

los problemas económicos de España. En París, al Igual que en el resto de las capitales europeas, según

señala nuestro corresponsal Enrique Laborde, la dimisión de Suárez ha acaparado buena parte dé los

espacios informativos de Prensa v televisión.

BRUSELAS (Ángel Marcos, corresponsal).

Las Comunidades Europeas se han abstenido de hacer todo comentario al respecto. El tema de la dimisión

de Adolfo Suárez se ha visto eclipsado por la posible nominación de Leopoldo Calvo-Sotelo como

presidente del Gobierno español. En los medios comunitarios de esta capital, a todos los niveles, se tenia

la seguridad que el señor Calvo-Sotelo era el único «bálsamo» capaz de curar los males económicos y

políticos que habían obligado al señor Suárez a presentar su dimisión.

En círculos próximos a la Alianza Atlántica, que en estos casos se cierran a todo comentario, se

lamentaba la «falta de suerte, en los últimos meses, que había penalizado al segundo forjador de la

democratización española». En lo que se refiere a su posible sucesor, Leopoldo Calvo-Sotelo, Tos

mismos círculos manifestaban su confianza en que el nuevo presidente español pudiera poner fin a la ola

de terrorismo. Los medios de comunicación, en general, han dedicado sus mejores espacios a la repentina

dimisión del presidente Suárez. Todos los canales de la Televisión belga no han dejado de abordar el tema

en todos sus espacios informativos.

El periódico independiente «Le Soir», con grandes titulares y en primera página, afirma que «Suárez

abandona el Poder para evitar a Madrid una transición arriesgada». Esta transición, afirma el periódico

belga, entre el antiguo régimen y la democracia, entre el centralismo madrileño y la regionalización, el

señor Suárez sólo la pudo efectuar al precio de incesantes compromisos y, a la larga, al precio

de una cierta incapacidad de decidir, que finalmente han nublado su imagen del partido que presidía.

Haciendo referencia a Calvo-Sotelo, subraya que ha sabido mantenerse apartado de las polémicas que han

dividido a la Unión de Centro Democrático, partido que el mismo organizó en 1977: «Conocido por la

claridad de sus ideas políticas y económicas, negociador de la entrada de España en el Mercado Común,

el señor Calvo-Sotelo es el único hombre capaz de rehacer la unidad de la mayoría en el Poder y de

restaurar la confianza de los españoles.»

«La Libre Belgique», matutino católico, bajo el título de «Adolfo Suárez: Una dimisión irrevocable»,

subraya que la tarea del nuevo Gobierno español será la lucha contra el terrorismo y el desempleo, así

como la definición de una política regional dará, que no ponga en peligro (a unidad de España.

El periódico flamenco democristiano «De Standaard», después de dar cuenta de la labor llevada a cabo

por Suárez, subraya que su dimisión puede constituir, asimismo, una maniobra para que sus adversarios

vean claramente que no existe alternativa. «A no ser que el Rey convoque elecciones anticipadas —

afirma el periódico flamenco—, el actual partido gubernamental tendrá que formar el nuevo Gobierno. Y

se puede dudar de que otro líder de la Unión de Centro Democrático pueda constituir un Gobierno

sólido,» El hecho evidente, y en esto coinciden todos tos medios, es que Adolfo Suárez ha dejado et Poder

de la misma manera que lo asumió: ante la sorpresa de todos.

 

< Volver