Autor: Sendalta, Jorge. 
 Ecos internacionales de la dimisión. Frío análisis soviético. 
 La caída, un reflejo del fracaso de la política económica     
 
 ABC.    31/01/1981.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Frío análisis soviético

La caída, un reflejo del fracaso de la política económica

MOSCÚ (Jorge Sendalta, servicio especial).

Los círculos dirigentes de la Unión Soviética, preocupados más bien con la respuesta a las

manifestaciones desafiantes dé la nueva Administración norteamericana —donde ni el

secretario de Estado, Alexander Haig, ni el titular de la Casa Blanca, Ronald Reagan, han

ahorrado fraseología como «mentir, engañar, asesinar»—, han manifestado una actitud

meramente «adecuada» ante la noticia de que el presidente del Consejo de Ministros de

España, Adolfo Suárez, había dimitido.

Para el estilo de la información soviética, que suele comprobar las noticias de este tipo

consultando con la almohada, la información sobre la dimisión de Adolfo Suárez se dio con

sorprendente diligencia. Poco después —la noche misma del jueves se manifestaba la actitud

básica de Moscú, que veía en la caída-dimisión de Suárez un reflejo, ante todo, del fracaso de

la política económica por la que el partido del Gobierno ha de hacerse responsable, y no

olvidaba dar, en un país donde, desde luego, hay colas para el mercado, pero no parados, el

navajazo lateral de que España, bajo Suárez, ocupa la cabecera del desempleo en Europa.

Por la tarde, la agencia oficial soviética TASS había ya recibido las oportunas consignas de

mesura y expectativa sensata, y se limitaba a comentar: «Un anuncio oficial indica que los

participantes en la reunión plenaria del Comité ejecutivo del partido en el Poder examinaron la

situación en el partido y en el país, y aceptaron la dimisión del presidente Suárez nombrando

como sucesor a Leopoldo Calvo-Sotelo.»

Manteniendo la actitud discreta ya subrayada, la información soviética cuenta sin el menor

rastro de sarcasmo que el Rey Juan Carlos ha iniciado consultas con los dirigentes de los

partidos parlamentarios respecto al candidato a primer ministro.

 

< Volver