Ecos internacionales de la dimisión. Estupor en México y Buenos Aires. 
 Gran impacto en Iberoamérica     
 
 ABC.    31/01/1981.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC/ 11

Estupor en México y Buenos Aires

Gran impacto en Ibero América

MADRID.

La dimisión del presidente del Gobierno español causó en la jornada de ayer un amplio impacto

en Ibero América. Prácticamente todos los medios de información dedican en las capitales

iberoamericanas grandes espacios a la renuncia de Adolfo Suárez sin que todavía se hayan

producido reacciones a nivel oficial.

Sobre todo en Buenos Aires y México la Prensa ha reaccionado con estupor. En la capital

mexicana-los diarios vespertinos dieron amplios titulares a la renuncia del jefe de Gobierno

español, varios de ellos se hicieron eco de la versión dada por algún periódico español,

respecto a que la dimisión fue causada por «presiones militares».

La segunda edición del «Ultimas noticias» encabezaba su información con la siguiente frase,

«No me echaron, renuncio por el bien de España: Adolfo Suárez». La mayoría de los diarios

mexicanos se hizo eco de versiones sensacionalistas transmitidas por algunas agencias de

noticias.

Los programas informativos de radio y televisión dieron también especial relevancia al tema.

Los principales noticieros televisados retransmitieron partes del discurso que el ex presidente

Suárez pronunció por televisión para informar al pueblo español de su renuncia.

La Cancillería mexicana, por otra parte, se abstuvo de comentario alguno. El canciller, Jorge

Castañeda, se encuentra en la India, acompañando al presidente, José López Portillo, en una

visita oficial.

En Buenos Aires, la Prensa recoge con amplio despliegue informativo, según señala nuestro

corresponsal, Pedro Massa, la inesperada dimisión de Suárez. «La mayor crisis política sufrida

en España desde la muerte de Franco, en noviembre de 1975», .califica el matutino «La

Nación» la renuncia de Suárez. Y agrega: «Personas de su amistad decían que desde hacía

tiempo no exhibía apego a) Poder. UCD está dividida. Los ataques al "personalismo" de Suárez

venían no solamente desde sus opositores políticos, sino desde su propia organización. Adolfo

Suárez desaparece de la escena, por el momento. Ha disfrutado de la confianza del Rey. Tanto

uno como el otro fueron investidos de poderes durante la inevitable agonía del franquismo. Está

abierta la negociación, mientras sindicatos, partidos, Fuerzas Armadas y empresarios se

consultan sobre este "después de Suárez". Se verá. Pero es muy grave.»

Al rotativo «La Prensa» pertenecen estos otros juicios: «Muchos observadores predicen que la

renuncia de Suárez podría ser su gesto político más astuto hasta la fecha, el cual posiblemente

lo devuelva al Poder en las próximas elecciones generales, que deben realizarse en 1983.»

«Sin Suárez —ha dicho un observador— el partido se queda riñendo y sin un candidato capaz

de unir a la izquierda y la derecha.» El observador vaticinó: «Volverá».

Habla ahora «Clarín»: «El maquiavelismo estilo de Suárez nunca fue bien comprendido por la

derecha, acostumbrada a atropellar de frente, como un Fraga Iribarne. Suárez era, para los

franquistas, un traidor; para los conservadores, un impostor, y para la calle, para el común de la

gente, Suárez apenas llegó a existir. Su ambiente eran los despachos, tos pasillos. Rara vez

salía a mezclarse con el publico »

 

< Volver