Autor: Cabellos, Carmelo . 
   Arias, Abril y Lito preparan la vuelta de Suárez al poder  :   
 Ya está en marcha una operación que concluiría con las próximas elecciones. 
 Diario 16.    06/04/1981.  Página: 4-5. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

6-abril-81/Diaria 16

NACIONAL

ARIAS, ABRIL Y LITO PREPARAN LA VUELTA DE SUAREZ AL PODER

Yo está en marcha una operación que concluiría con las próximas elecciones

Una complicada operación, a cuya cabeza están Rafael Arias-Salgado, Fernando Abril Martorell y

Aurelio Delgado, fundamentalmente, prepara la vuelta del duque de Suárez al poder. Cuentan con

importantes medios económicos y su culminación estaría en las próximas elecciones generales, tras las

que quedaría desplazado Calvo-Sotelo.

Carmelo CABELLOS

Madrid — La «Operación Duque» está en marcha. El anterior jefe del Ejecutivo y sus hombres más fieles

han desplegado toda una estrategia fundamentada bajo el eufemismo del «centro-centro», y que no tiene

otro objetivo que recuperar el poder perdido por la «empresa Suárez».

El reparto de papeles es el siguiente: mientras Suárez no aparece públicamente en la operación, su ex

ministro de la Presidencia Rafael Arias-Salgado será la cabeza política y mantendrá un doble control: los

parlamentarios y la preparación de las próximas elecciones generales, objetivo final y selectivo para el

qué ya disponen de sustanciosos medios económicos.

El segundo eje será el ex vicepresidente del Gobierno Fernando Abril Martorell, que es el encargado de

llevar a cabo el aspecto político-económico. Para ello ya ha organizado en Valencia el club Economía y

Dinero, que piensa extender por otras provincias en plena competencia con los clubs liberales que

encabeza Antonio Garrígues,

El tercer eje es el «aparato» de UCD. Aquí la penetración es más confusa y no precisamente porque no

cuenten con un número suficiente de «adictos» a la casa del duque. El principal problema está en Agustín

Rodríguez Sahagún, inicialmente situado como testaferro de los suaristas en el congreso de Palma de

Mallorca y ahora ligeramente distanciado de éstos.

En este sentido baste destacar la ausencia tanto de Rodríguez Sahagún como de otros líderes centristas el

día de la llegada del duque al aeropuerto de Barajas, tras su paradisiaco descanso panameño de la isla

Contadora.

Los hilos de Lito

"Sin descartar las apoyaturas de importantes miembros del actual Gobierno —no hay que olvidar que el

Gabinete no es el que hubiera formado Calvo-Sotelo en circunstancias normales y sus integrantes, a

excepción de Luis Órtiz, fueron nombrados por Suárez—, los ejes básicos de la operación son los

enunciados.

Es decir, Arias-Salgado, los parlamentarios; Abril Martorell, las finanzas; mientras el inefable Aurelio

Delgado -Lito, el cuñadísimo de Suárez— mueve los hilos del aparato de UCD y otros

extrainstitucionales.

Evidentemente, el anterior reparto de papeles no es tan exclusiva como pudiera deducirse de las líneas

anteriores, ya que estos y otros personajes no dejan de mover otros hilos políticos. A modo de ejemplo

baste decir que a Arias-Salgado se le había ofrecido sustituir a Josep Melia como delegado general del

Gobierno en Cataluña —donde domina el sector oficial de Centristas de Catalunya—, y prefirió quedar

apartado de la vida oficial.

Volviendo a Aurelio Delgado, éste maneja bien los resortes del «aparato» ucedista, ya que está conectado

con algunos secretarios-clave con los que puentea hábilmente a Rodríguez Sahagún. Su mejor relación es

con el secretario de organización, José Ramón Caso, encargado de todo el aparato electoral, así como el

secretario de información, Juan Diez Nicolás, que actúa como experto en imagen en su condición de

sociólogo.

Pero ahí no acaba todo, puesto que la mayoría de los secretarios ejecutivos y el propio secretario general,

Rafael Calvo Ortega, nacen y viven de las fidelidades suaristas. Ahí hay dos sectores fundamentales, los

controlados por Calvo Ortega y los martínvillistas, cuyos intereses acaban siempre por ser concluyentes

con ios de los «suaristas».

Todos los medios

Aurelio Delgado, coincidiendo con la marcha del duque y sus íntimos a América, instaló un despacho

provisional en la calle Alberto Alcocer de Madrid, adonde se llevó su equipo personal de la Moncloa. En

este local es donde trabaja ahora Adolfo Suárez, hasta que le instalen definitivamente el suyo en la calle

Antonio Maura, a escasos

Diario16/6-abril-81

• Lito Delgado está en conexión con el aparato electoral de UCD y mueve los hilos extrainstitucionales

metros del Palacio de las Cortes.

El montaje de este despacho, que formalmente se dedicará «a ganar dinero» y a todo tipo de asuntos, lo

llevarán, además del abogado Suárez —que se estrena en estas lides—, el ex secretario general del

Movimiento Eduardo Navarro y los antiguos «fontaneros» de la Moncloa Alberto Aza y Josep Melía. De

estos últimos, el primero abandona su carrera diplomática.y el segundo, su cargo de delegado general del

Gobierno en Cataluña.

Todo está atado y bien atado. Hasta las fotos del nuevo despacho y el traslado del duque a su nuevo lugar

de trabajo serán una exclusiva para una revista de alta tirada en la que Lito Delgado tiene intereses eco-

nómicos.

Pero más interesante que el despacho oficial de los cuatro abogados es el instalado por Aurelio Delgado

en Alberto Alcocer y que albergará a una empresa de «consulting», bajo la enigmática denominación de

Esfinge, encargada de mover los hilos subterráneos de toda la operación y con especial incidencia en el

tema electoral, prensa y afianzamiento de la imagen pública de los protagonistas. Se dosificará muy espe-

cialmente la presencia pública del duque de Suárez.

Arias se mueve_____

Desde el momento en que Rafael Arias-Salgado deja el Ministerio de la Presidencia, tras la toma de

posesión de Calvo-Sotelo, se repliega también en un despacho para montar la primera fase de su

cometido! Paralelamente a algunas gestiones organizativas, contacta con varios diputados cuyo elemento

común es la fidelidad a Adolfo Suárez.

El gancho de evitar la «derechización» del partido gubernamental, junto a las simpatías no disimuladas de

Calvo-Sotelo por el sector «crítico» de UCD, hace que Arias se lance a la caza de un buen número de

diputados que sean un buen ele-

mento de presión política dentro de su propio partido. El objetivo es dominar el grupo parlamentario cen-

trista, y ahí llega el grupo.

siguen a Arias en este momento.

La pelea por dominar el grupo parlamentario nace con la sorprendente elección .de Miguel Herrero de

Miñón. El segundo momen-

to está en la inclusión en el congreso de Palma de Mallorca de una cláusula por la que se tienen que

renovar los cargos en el grupo. El tercero es el actual momento, que forzará un reagrupamiento y puesta

al día de las «familias» centristas.

Lucha de poder

Toda esta operación no es otra cosa que una de las permanentes luchas por el poder dentro de UCD. Los

«suaristas» quieren recuperar el omnímodo poder del que disfrutaron los últimos cinco años. Como

competidores encuentran, por una parte, al poder real, signifi-

cado por Leopoldo Calvo-Sotelo, y, por otra, las tradicionales «peleas familiares».

seria añora romper el bosque de las «familias» para crear dos únicos y contrapuestos bloques: El conser-

vador-democristino, que acabaría liderando Calvo-Sotelo, y el progresista, con Suárez a la cabeza,

seguido

de sus fieles Arias-Salgado y Abril Martorell.

En cuanto a las familias clásicas, además de la envoltura democristiana alrededor de Calvo-Sotelo, los

liberales tratan de distanciarse de éstos y ven con simpatías —no del todo generalizadas— la operación de

los clubes liberales de Antonio Garrigues. Los socialdemócratas podrían verse afectados por los

movimientos de Arias-Salgado, si bien su punto de inflexión estaría más cerca de los martinvillistas o los

«desfamiliarizados».

Si bien los «suaristas» parecen ahora los más orga-

nizados, en todos los sectores existen movimientos más o menos subterráneos, incluidos los «jóvenes tur-

tos», cuyo suarismo inicial está ahora al servicio de Agustín Rodríguez Sahagún, y también han entrado

en la fiebre de la organización y montaje de clubes provinciales.

Entre dos fuegos

La figura más complicada es la de Rodríguez Sahagún, que se ve envuelto entre dos fuegos. Su figura no

ha sido suficientemente potenciada como presidente del partido en el poder. No cuenta con medios

suficientes como para hacer frente á los otros centros de poder y tampoco ha asumido su papel de albacea

del suarismo.

El objetivo final son las próximas elecciones generales y situar en la línea segura de salida —más bien de

llegada— a los peones que unos y otros están moviendo. El horizonte 1983 puede adelantarse antes de lo

previsto y nadie duda de que de esas elecciones va a surgir un nuevo tablero político. Desde UCD se ve la

tentación de la Alianza Democrática portuguesa (centro-derecha), o el centro-centro suarista. La pelea ha

comenzado.

 

< Volver