El lunes se reúne el comité ejecutivo del partido. 
 UCD intenta implantar mayor discilpina en su grupo parlamentario     
 
 El País.    12/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

El lunes se reúne el comité ejecutivo del partido

UCD intenta implantar mayor disciplina en su grupo parlamentario

El presidente de Unión de Centro Democrático (UCD), Agustín Rodríguez Sahagún, intentará durante la

próxima semana implantar disciplina en el Grupo Parlamentario Centrista, muy quebrantado según ha

quedado de manifiesto durante las sesiones plenarias celebradas por el Congreso de los Diputados durante

la semana que hoy termina.

El miércoles último solamente 78 diputados de UCD, de un total de 165, votaron favorablemente la ley

del Divorcio. Al día siguiente, los escaños centristas estaban semivacíos en el momento que fue sometido

a votación el concierto económico del Estado con el País Vasco. Esta situación posiblemente será

abordada también por el comité ejecutivo de UCD, que ha sido convocado para mañana. La situación

interna y el fraccionamiento continuado preocupan a los principales responsables del partido. Rodríguez

Sahagún no descartó en una reciente reunión con el grupo de los jóvenes turcos la celebración de un

congreso extraordinario para atajar la desmembración total. En la misma ocasión, el ex ministro de

Defensa aludió a la posible celebración de elecciones generales anticipadas en la primavera de 1982.

Paralelamente, el secretario de organización del partido gubernamental, José Ramón Caso, declaró ayer a

la agencia Efe que, «actualmente es en el grupo parlamentario de UCD donde hay mayor conflictividad.

El presidente, Agustín Rodríguez Sahagún, ha pedido a Herrero de Miñón que inste al comité de

disciplina para que investigue las conductas de indisciplina, desviación de voto o falta de asistencia que

realmente se están dando, para que ponga las medidas correctivas oportunas».

José Ramón Caso agregó que se va a hacer una labor de exigir el cumplimiento del reglamento en lo

relativo a disciplina de voto. «Hay unas reglas de juego», prosiguió, «que hay que cumplir como son; el

respeto a lo que decidan las mayorías».

El secretario de organización centrista comentó también que no existe peligro de ruptura en UCD, «es la

ola que crece y luego se rompe», desde la formación del partido. Añadió, que muchas declaraciones hacen

pensar, responden más a una maniobra de imagen frente a un grupo de amigos de ideología de origen

común que a la posibilidad de formación de opciones políticas distintas.

Tras mostrar su escepticismo ante la posibilidad de éxito con que contaría una nueva opción política de

ámbito nacional destacó, que «la experiencia electoral de 1977 y 1979 demostró lo dificil, por muy buena

imagen que se tenga, que es calar en el electorado».

Por último, José Ramón Caso advirtió que cuando un parlamentario, por motivos de conciencia, no quiera

votar tiene un cauce, como es solicitar del presidente ejecutivo del grupo que le exima del voto por

motivos de conciencia.

 

< Volver