El ex presidente, dispuesto a provocar un congreso extraordinario. 
 Suárez no acepta los cambios propuestos por Calvo Sotelo     
 
 El País.    05/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

E1 ex presidente, dispuesto a provocar un congreso extraordinario

Suárez no acepta los cambios propuestos por Calvo Sotelo

El sector de UCD vinculado al ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez opuso ayer seria resistencia a

los planes trazados la noche •anterior por el jefe del Ejecutivo, Leopoldo Calvo Sotelo, y seis de sus

ministros, que planteaban la inmediata sustitución del presidente y del secretario general de UCD, con el

fin de limitar el poder de los suaristas en el partido. Calvo Sotelo parece haberse visto obligado a

retroceder, momentáneamente, en su deseo de asumir la presidencia del partido centrista, mientras Adolfo

Suárez ha aplazado hasta hoy su respuesta definitiva a las ofertas recibidas desde la Moncloa.

Estas últimas consistían en convocar al consejo político de UCD para sustituir al presidente y al secretario

general —Agustín Rodríguez Sahagún y Rafael Calvo Ortega, respectivamente—, a cambio de dar

entrada en el Gobierno a alguno de sus hombres. Sin embargo, Suárez declaró anoche a EL PAÍS que su

actitud en estos momentos es de «profunda reflexión», y agregó: «Si son verdad las noticias que he leído

en la Prensa, es probable que sea preciso un congreso extraordinario».

Las citadas ofertas de la Moncloa a los suaristas habían sido trasladadas personalmente al ex presidente

del Gobierno por los ministros Rodolfo Martín Villa, Pío Cabanillas y Juan José Rosón. A primera hora

de la tarde, Cabanillas manifestaba que la profesionalidad política de Adolfo Suárez le había llevado a

asumir «posiciones responsables y generosas», llegando a insinuar algún pacto entre Calvo Sotelo y

Suárez para destituir a Rodríguez Sahagún, hombre de confianza de este último.

Sin embargo, a última hora de la tarde se produjo un estupor generalizado en las filas centristas cuando

Rodríguez Sahagún, tras conversar en la Moncloa con Calvo Solelo, anunció que no se le había pedido en

absoluto su dimisión. Todo esto ocurría en medio de una infinita sucesión de rumores políticos, en los que

se pasó de considerar a Martín Villa como candidato seguro a la secretaría general de UCD a afirmar que

la persona con mayores probabilidades era Jaime Lamo, actual ministro de Agricultura.

Los distintos sectores centristas parecen compartir la idea de adoptar alguna solución en breve plazo, que

se veda acompañada de cambios en el Gobierno. En este sentido, el rumor más importante afecta a la

cartera de Defensa; en la cual Alberto Oliart podría ser sustituido por Rodolfo Martín Villa.

Caso de que se produzca un congreso extraordinario de UCD, como única forma de dirimir los conflictos

centristas, es probable que se vaya a la confrontación entre los suaristas, de un lado, y los martinvillistas y

democristianos, de otro, de acuerdo con las impresiones de los observadores políticos. Calvo Sotelo y los

seis ministros que le asesoraron la noche del martes confiaban en que los suaristas aceptarían un arreglo

pacifico de los cambios en el seno del consejo político de UCD que querían convocar para el sábado

próximo.

 

< Volver