Autor: Urbano, Pilar. 
   Curarse de espanto     
 
 ABC.    02/12/1981.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC/7

Hilo directo

Curarse de espanto

La ¡dea «a pesar de no ser mía...» es más que buena, real: aquí sólo hay tres alternativas: una democracia

mala, una democracia buena o una democracia «comme Çi´, comme Çá». Pero una democracia. Y

mientras se ajusten las piezas en el rodaje, habrá que tener una esperanzada paciencia. Y curarse de

espantos, sin rasgarse tas vestiduras porque chirríen los ejes de esos «partidos-niños» que apenas tienen

cinco años. Aquí se hizo un mapa de fuerzas políticas, de la noche a la mañana, y los «aspirantes» se

alistaron más por fobias y rechazos que por filias e identidades. ¿No es lógico, pues, que cumplido el

primer lustro cada mochuelo busque su nido? ¿Que el comunista Tamames construya su Fundación y el

comunista Larroque piense en ser PSOE y el centrista Díaz Pinés se vaya con Fraga y el centrista

Ordóñez «se lo monte» en bisagra... o teoría fáctica de lo plusquamposible?

Tan desconcertante es que, en esa «patria de las libertades» que es el PSOE, el líder Felipe González surja

del XXIX Congreso por aclamación, como esa fauna de variopintos pelajes que hacen de la UCD un

Babel tan ingobernable como aquella Francia de De Gaulle «con sus ochenta variedades de quesos».

Tan desconcertante es que un Santiago Carrillo esté dispuesto a quedarse sólo con el obrerismo comunista

a base de «limpiar de disidentes el partido», como que un Paco Ordóñez cuelgue en la puerta de su tienda

«Partido Bisagra: pase sin llamar», con los brazos tendidos ora a los gámires, ora a los suárez, ora a los

felipes, ora a los merigós...

Tan desconcertante es que Alianza Popular relucte cualquier liderazgo que no sea Fraga, con tal de «ser

ellos mismos», como pue el PSA de Rojas Marcos arroje a la cuneta tos despojos de su «jeque» fundador,

don Alejandro, y desembarque en el PSOE con eí alcalde Uruñuela a la cabeza... «con tal de no ser ellos

mismos».

Es, señores, que se está confeccionando el nuevo mapa político. De intento quiero evitar ir al trapo

informativo de «las listas» del nuevo Gobierno. Por lo que voy sabiendo, estamos una vez más ante «un

gobierno-probeta», destilado de una suma plural y confrontada de voluntades, personales y de grupo, que

«quieren tener su cuota de poder». En cualquier caso, un Gobierno ha de ser, casi por definición, efímero.

Su obligación moral es gastarse y gastarse pronto, como se gasta una herramienta usada de sol a sol. ¡Y

eso no es malol Mal analista político sería quien juzgase la salud de una democracia por tos logros de un

Gobierno. Y ahi hemos errado muchos.

Y «curarse de espantos», dije. Hay que empezar a vivir sin sensación de «cuerda floja untada de aceite»;

que si «ETA m romperá la tregua definitivamente antes de Navidad»; que si «ETA-pm atacará de nuevo

en primavera, al terminar el congreso de Euzkadiko Ezkerra». Que si «los servicios de información del

Ministerio del Interior han detectado contactos y reuniones militares, a nivel de coroneles y oficialidad, en

gestación de un "golpe" duro y violento, entre tres y cinco meses...» En los antípodas de la motivación y

del talante, terrorismo y golpismo (insisto: en los antípodas) amenazan la democracia buena, mala y

«comme cí, comme cá». No podemos ser «ciudad alegre y confiada», pero tenemos, con el deber de una

«alerta», el derecho a una «esperanza». Yo pido a Dios ¡el lujo de... empezar a aburrir nos!—Pilar

URBANO.

 

< Volver