En el tercer aniversario del 15-J. 
 La democracia es irreversible, afirma el presidente     
 
 Diario 16.    16/06/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

En el tercer aniversario del 15-J

La democracia es irreversible, afirma el presidente

El diario «Ya» publicó ayer un artículo del presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, con motivo del tercer

aniversario de las primeras elecciones democráticas tras la dictadura franquista.

Al analizar el proceso político desde el 15 de junio de 1977, Adolfo Suárez afirma: «Hemos logrado

materializar, de manera irreversible, un generoso sistema de convivencia en el seno de una Monarquía

constitucional, cuyo titular, el Rey Don Juan Carlos I, ha sido el mayor artífice de este empeño colectivo

de paz y solidaridad con el que los españoles hemos afrontado esta nueva y decisiva etapa de nuestra

historia.»

La democracia, un hecho

(...) «Bastaría con recordar las ambiciones y los horizontes que el pueblo español alentaba en aquella

singular fecha, y comparar lo conseguido con lo deseado. Por una parte pienso sinceramente que hemos

superado con creces cualquier expectativa que entonces pudiera albergarse. Pero, por otra, no vamos a

negar que la tarea pendiente es extraordinaria, tanto en complejidad como en dificultad» (...)

(...) «Pero sí deseo manifestar que he constatado un hecho indiscutible: la sociedad española ha alcanzado

un grado tal de madurez que la democracia ya no es, felizmente, un objetivo. Hoy las formas

democráticas son un hechos que impregna todo el tejido social y el pueblo concreta sus demandas en los

contenidos, exige soluciones y compara programas.»

(...) «La democracia no es una panacea —que nadie lo piense— sino un sistema de convivencia. Un

sistema de progreso, de profundización en el perfeccionamiento del modelo de sociedad y de Estado que

hemos elegido y que la Constitución consagra.

Todos responsables

Y en un sistema democrático, todos los ciudadanos tienen que asumir una cierta dosis de responsabilidad.

Porque si, efectivamente, aquí está ya la democracia, no es menos cierto que la democracia hay que

afirmarla día a día, con el esfuerzo de cada uno, con la participación colectiva, con la exigencia

permanente. Una sociedad democrática sólo funciona y se consolida si todos y cada uno de sus miembros

aceptan y ejercen las cuotas de responsabilidad que les corresponden.

Por tanto, quienes mantengamos una responsabilidad de Gobierno ya no podremos, en lo sucesivo,

limitarnos a afianzar lo existente: hemos de infundir raudales de ilusión sobre el cuerpo social, y ello es

posible porque por mucho que a algunos les pese, España ya ha iniciado lo que en palabras de Fromm se

puede calificar de una revolución de la esperanza» (...)

Moderación

(...) «Yo me debo en todo, naturalmente, a las decisiones de mi partido, pero en tanto mantenga una

parcela de influencia en él, trabajaré sin tregua para que perviva esta línea templada y sobria, alejada tanto

de extemporáneas nostalgias como de aventuradas veleidades o improvisaciones.» (...)

 

< Volver