Autor: Aguilar, Miguel Ángel. 
 Las posiciones siguen muy distantes. 
 Pulso entre los presidentes del Gobierno y de UCD por el control del comité electoral del partido     
 
 El País.    07/11/1981.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Las posiciones siguen muy distantes

Pulso entre los presidentes del Gobierno y de UCD por el control del comité electoral del partido

MIGUEL ANGEL AGUILAR

Leopoldo Calvo Sotelo y Agustín Rodríguez Sahagún, presidentes del Gobierno y de UCD,

respectivamente, asistidos de sus colaboradores y en consulta con los líderes centristas que les prestan

apoyo, dedicaron la jornada de ayer a preparar las propuestas de acuerdo sobre las que concluir un pacto

político capaz de superar la crisis abierta en las filas del partido, y especialmente, del grupo

parlamentario. Ambos líderes se entrevistarán hoy. Calvo Sotelo recibirá previamente a Rodolfo Martín

Villa.

Algunos dirigentes socialdemócratas que aún continúan en el partido del Gobierno, han definido a EL

PAÍS los cinco ejes sobre los cuales quieren articular el acuerdo con Leopoldo Calvo Sotelo, que en

síntesis son los siguientes:

1. La búsqueda de alguien que comparta el cartel electoral con Leopoldo Calvo Sotelo, ya que en

solitario estiman imposible que obtenga una victoria en los próximos comicios.

2. La clarificación del proyecto político de Leopoldo Calvo Sotelo, sumido en la confusión por sus

connivencias con las agresiones de la plataforma moderada.

3. El mantenimiento de la disciplina interna de UCD, quebrantada por la falta de apoyo del Gobierno

frente a los díscolos que envuelven sus elogios a Leopoldo Calvo Sotelo en agravios al partido. Todo ello

con especial referencia a las actitudes de la plataforma.

4. La fijación de un calendario y unos criterios sobre la composición del Gobierno y las elecciones en el

seno del Grupo Parlamentario Centrista.

5. El establecimiento de la responsabilidad conjunta del presidente del partido, Agustín Rodrigue?

Sahagún, y del presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, como depositarios y garantes de esos

acuerdos, según el encargo que recibieron del Comité Ejecutivo de UCD, dentro de cuyo marco

institucional debe contemplarse cualquier cambio de dirigentes.

En el equipo político de seis ministros-Pío Cabanillas, Rodolfo Martín, Villa, Juan José Rosón, José

Pedro´ Pérez-Llorca, Alberto Oliart y Juan Antonio García Diez— si insiste por el contrario en que la

seriedad de los plantea-,mientes actuales exige unificar el poder. Uno de los ministros mencionados

explicó a EL PAÍS que no es posible prorrogar el dualismo actúa!, máxime cuando una de las dos cabezas

-en su opinión la de Rodríguez Sahagún— no es precisamente un líder.

Ese mismo ministro consideró de sentido común su evaluación de que los actuales dirigentes del partido

centrista —presidente y secretario general— no son representativos y que bajo esos supuestos es

imposible gobernar el grupo parlamentario y UCD. Luego hizo un repaso a la trayectoria en el partido de

Adolfo Suárez y Fernando Abril, para concluir que no estimaba sinceras las pretendidas justificaciones

para obstaculizar a los designios de Leopoldo Calvo Sotelo de desembarcar en la presidencia de UCD. En

su opinión, los que ahora se oponen e invocan el respeto a los estatutos del partido, lo tuvieron

escasamente en cuenta cuando ejercieron el poder. En conclusión, la fuente aludida aceptaba la

naturalidad de las antítesis personales generadas entre el presidente del Gobierno y su antecesor, y definía

como un bien intrínseco la dimisión de Agustín Rodríguez Sahagún, que terminaría así con el poder dual

instaurado en la salida del crack que supuso la dimisión de Suárez. De sus planteamientos quedaba

implícitamente descartada la convocatoria de un congreso extraordinario, juzgado inoportuno en estos

momentos.

Controlar el comité electoral

El pulso entablado por Leopoldo Calvo Sotelo —que según sus colaboradores se ha limitado a responder

en última instancia a los requerimientos acuciantes llegados hasta la Moncloa— con Agustín Rodríguez

Sahagún tiene en otros sectores una lectura electoral: se trata en definitiva de la pugna por controlar el

Comité Nacional de cinco miembros que habrá de decidir la composición final de las listas de candidatos

a diputados y senadores. Como el presidente y secretario general —Rodríguez Sahagún y Calvo Ortega—

son miembros natos por estatutos, y la presencia de Suárez está garantizada por los apoyos sobrados en el

Comité Ejecutivo, los de la plataforma se consideran en desventaja invencible y quieren alterar la relación

de fuerzas en su favor,

Elecciones anticipadas

Entre las hipótesis que en Arlaban, sede del ejecutivo centrista, contemplan está la de una convocatoria de

elecciones anticipadas. El presidente del Gobierno puede utilizar ese resorte constitucional y no se

descarta que decidiera concurrir a los comicios al margen de las siglas centristas, sobre la base de una

coalición procedente de la suma de los clubes liberales de Antonio Garrigues, independientes y

democristianos, más los valores de la plataforma moderada, .Francisco Fernández Ordóñez, que mañana

discutirá la situación con el también socialdemócrata Luis Gámir, descartó a EL PAÍS que existiera

posibilidad alguna de que su grupo se uniera a ese conglomerado, en el que por otra parte nadie parece

tener interés por repescarle.

 

< Volver