El Presidente del Gobierno tiene el apoyo de 25 de sus 40 miembros. 
 Calvo Sotelo cuenta ya con la mayoría del Comité Ejecutivo de UCD     
 
 El País.    11/11/1981.  Página: 1, 11. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

El presidente del Gobierno tiene el apoyo de 25 de sus 40 miembros.

Calvo Sotelo cuenta ya con la mayoría del Comité Ejecutivo de UCD

Joaquín Prades

El presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo cuenta ya con los votos necesarios para que las

propuestas que lleve a la reunión del Comité Ejecutivo unión de centro democrático (UCD), convocado

para ct próximo viernes. salgan delante. Ayer, los leopoldistas sumaban un total de veinticinco nombres,

frente a los once de Adolfo Suárez y otros cuatro. Fuentes próximas al ex presidente del Gobierno

at>mt«r*^kn. jmr >•! contrario, una batalla mas reñida de lo que se hace ver en la Moncloa

La primera de estas cifras que en una primera valoración no sobrepasó tos diecisiete votos, se incremento

durante el día de ayer al verse obligados a definirse un buen número de miembros de la ejecutiva centrista

a través de la recogida de firmas de apoyo a la petición del presidente del gobierno para convocar la

reunión del Comité Ejecutivo centrista. las presiones y los consejos sobre este contingente de dudosos

comenzaron en la misma noche del pasado lunes, escasos minutos después de que la Secretaria de estado

para la Información lanzara la noticia de la petición de Calvo Sotelo al presidente del partido. Agustín

Rodríguez. Sahagun. de convocatoria del ejecutivo para esta misma semana. Según manifestaron a El

PAÍS dos de los ai:´tma:¡aSm, -ministros del Gobierno en esta operación destinada inclinar posiciones.

Salvos cambios de ultima hora, los miembros del ejecutivo que votaron la propuesta de Calvo Sotelo son

los siguientes sin contar al propio presidente del Gobierno: Pío Cabanillas. José Pedro Perez Llorca

Jaime García Añoveros. Rodolfo Martín Villa, Juan José Roson, Iñigo Cavero. Arcadio Domínguez, Juan

Manuel Reol Tejada. Vicente Álvarez. Pedreira. Soledad Becerril. Gabriel Cisneros Joaquín Satrustegui,

Emilio Attard, Jose Miguel Núñez, Lorenzo Olarte, Juan Martínez Meseguer Miguel Herrero, Blas

Camacho. Antonio Jiménez Blanco. Jesús Sancho Rof, Jaime Mayor Oreja. Landelino Lavilla. Juan

Antonio García Diez y Jaime Lamo de Espinosa.

De que grupo cabe destacar el apoyo forzado de algún miembro del Gobierno enfrentado a la disyuntiva

de votar en contra de quien le nombro (Adolfo Suárez), sin poder hacerlo tampoco contra le ha mantenido

en el Gabinete ministerial (Leopoldo Calvo Sotelo. Pasa a la página 11

El Comité Ejecutivo de UCD, convocado para el viernes próximo

Las presiones y la ausencia del grupo de Fernández Ordóñez inclinan la balanza a favor de Calvo Sotelo

Viene de primera pagina En medios centristas se registraba ayer cierto malestar por la propia dinámica de

los hechos que han establecido la dicotomía de «o estás conmigo o estás contra mi». Quienes

acostumbraban a mantener posiciones intermedias, por muy sinceras que éstas sean, se han visto en un

trance extremadamente difícil. Uno de ellos declaraba ayer a este periódico que «este tipo de

planteamientos no contribuyen en absoluto a lograr la conciliación en UCD, si es que de verdad es eso lo

que se pretende», extremo este último que la gran mayoría de los dirigentes centristas consultados ayer

por EL PAÍS ponían seriamente en duda.

Los incondicionales de Adolfo Suárez, aparte de él mismo, eran diez al menos ayer: Rafael Arias-

Salgado, Fernando Abril, Agustín Rodríguez Sahagún, Rafael Calvo Ortega, Jesús Maria Viana, Antón

Cañellas. Manuel de Sárraga, Jerónimo Alberti, Justo de las Cuevas y, muy probablemente, Luis Gámir.

Los todavía dudosos se reducen, por eliminación, a los cuatro que quedan hasta completar el total de

cuarenta miembros del ejecutivo: Javier Rupérez, Félix Manuel Pérez Miyares, Francisco Villodres y

Cecilio Valverde.

Han inclinado la balanza en favor de Calvo Sotelo, además de los aconsejados, los socialdemócratas

ausentes (Fernández Ordóñez, Carmela García Moreno y Luis González Seara) y el decidido apoyo a los

planes del presidente del Gobierno de Rodolfo Martín Villa. Este periódico ha podido confirmar la

celebración reciente de un encuentro de ocho martinvillistas en la que el cabeza de fila de esta familia

centrista llamo a orden a algunos despistados últimamente proclives a Adolfo Suárez, con el objeto de

aglutinar esfuerzos en favor de Calvo Sotelo.

A la vista de estas cifras es prácticamente seguro que el próximo viernes, cuando el presidente Calvo

Sotelo anuncie su retirada de confianza a Rodríguez Sahagún v su deseo de convocar lo antes posible una

reunión del Consejo Político (máximo órgano entre congresos), consiga una mayoría holgad;) de votos.

Dos hipótesis de futuro

A punir de ese momento comienza la segunda parte de esta decisiva operación de Calvo Sotelo por

neutralizar a Adolfo Suárez. Son dos las hipótesis que ayer se barajaban en medios centristas: que el

presidente del Gobierno, tras haber conseguido la dimisión de Rodríguez Sahagún, proponga, desde una

más firme posición de poder, como doble presidente del Gobierno y del partido, una candidatura de

integración para ocupar los otros dos puestos claves de poder en UCD: el secretario general del partido y

el portavoz del grupo parlamentario, con nombres como Jaime Lamo o Iñigo Cavero, no rechazados del

todo por los suaristas. Si esto fuera así, y Adolfo Suárez lo aceptara, se intentaría pactar un programa de

gobierno común a todas las ideologías que integran UCD. En este primer supuesto, la ofensiva de Calvo

Sotelo habría cumplido el objetivo de hacerse con una buena parte del control del partido y mantener éste

unido.

Sin embargo, cabe otra posibilidad contemplada ayer por la mayoría de los dirigentes centristas como la

más probable: la de derrotar a los suaristas también en el Consejo Político, hecho no descartable en

cuanto los barones emitan sus respectivas consignas de apoyo al presidente del Gobierno a los 238

miembros de este órgano centrista.

En el Consejo Político, la mayoría está compuesta por los presidentes y secretarios provinciales, casi

todos favorables a Adolfo Suárez. Sin embargo, en el momento en que entren en liza las fidelidades al

presidente del Gobierno y a los otros dos hombres influyentes en el aparato, Rodolfo Martín Villa y, en

menor medida, Pío Cabanillas, además del incuestionable apoyo de tos democristianos y los liberales,

parece probable que Calvo Sotelo no gane en la primera votación que prevén los estatutos (mayoría

absoluta), para sustituir a Rodríguez Sahagún, pero aseguraría su victoria en la segunda ronda (mayoría

simple). De nuevo, la ausencia de los socialdemócratas de Ordóñez va a ser decisiva para Adolfo Suárez.

En caso de confirmarse esta segunda hipótesis, quedará abierta, a partir de ese momento, la batalla por las

siglas centristas, por el logotipo verde y naranja que tanto unos como otros intentarían utilizar en las

próximas elecciones. La propiedad de la marca UCD tiene, sin embargo, un tremendo handicap. la deuda

de 5.000 millones de pesetas que arrastra tras de sí el logotipo vencedor de las dos elecciones celebradas

en España.

Luis Gámir sigue, de momento, en UCD

En contra de unas informaciones difundidas ayer sobre la supuesta marcha del socialdemócrata Luis

Gámir de UCD, y su pase de inmediato al Partido de Acción Democrática (PAD), que lidera

Fernández Ordóñez, el interesado declaró ayer a EL PAÍS que, mientras no se clarifique la situación

interna del partido centrista, su propósito es continuar en las filas de UCD. «Yo todavía tengo la

esperanza, aunque con cierta dosis de escepticismo, si he de ser sincero», señaló Gámir, «de que sea

posible conciliar posturas en UCD, es decir, que se llegue a un reparto .de poder de manera conciliadora y

que se pacte un programa de centro, reformista y progresista, capaz de ilusionar a los propios militantes

de UCD y a toda la sociedad española». «Para lograrlo», prosiguió, «voy a poner cuanto esté de mi parte,

aunque si esto no sucede así, no creo que tarde mucho en apuntarme al PAD».

En medio de la intensa agitación interna de UCD, cuya tensión ha alcanzado grados muy elevados, hay

quien ha llegado a pedir la dimisión de Rodríguez Sahagún a través de unos poéticos versos de Salvador

Espriú. Tal es el caso del alcalde de la capital de la isla de Fuerteventura, Matías González, quien ha

remitido un telegrama al presidente centrista con el siguiente texto: «A veces es necesario y forzoso que

un hombre muera por un pueblo, pero nunca ha de morir todo un pueblo por un hombre sólo». Para

tranquilizar al destinatario, el alcalde canario se ha apresurado a añadir: «Esto vale, pero cambiando el

verbo morir por ceder».

 

< Volver