Carta a los consejeros políticos. 
 Calvo-Sotelo pide el voto para asumir la presidencia de UCD     
 
 ABC.    18/11/1981.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

NACIONAL

MIÉRCOLES 18-11-81

Mientras la Prensa vasca alabala gestión del delegado general del Gobierno

El Consejo Político de la UCD de Álava ratifica la petición de cese de Oreja

VITORIA (Alberto Suárez Alba, corresponsal).

Tras seis horas de reunión, que concluyeron a las dos de la madrugada de ayer, el Consejo Político de

UCD de Álava acordó ratificar la petición de cese del delegado general del Gobierno en el País Vasco, sin

que el principal promotor de tal iniciativa, Jesús María Viana, suavizara, en absoluto —como se esperaba

tras el descalabro del sector suarista, que el representante en Euskadi, a nivel nacional—, su postura

inicial. Por otra parte, fuentes próximas a algunos de tos asistentes de la reunión Indicaron ayer a ABC

que Viana, presidente de Unión de Centro Democrático en el País Vasco, había adelantado la posibilidad

de dimitir, él mismo, de su cargo, ya que consideraba que su permanencia al frente del partido supondría

«desunir, más que unir».

Según las fuentes informantes a este periódico, la reunión del Consejo Político resultó tormentosa, a pesar

de la aparente victoria final de Jesús Viana y de los acuerdos a los que se llegó, bajo la presidencia de

éste, en la sesión mantenida ocho días antes por el Comité Ejecutivo de UCD de Álava. En la madrugada

de ayer, tos votos a favor de las tesis de Viana fueron cuarenta y nueve, registrándose otros siete en contra

(entre ellos, a pesar del secreto de la votación, se pudo saber ayer que los del director general de

Cooperativas, Ezequiel Jaquete, y la diputado del Congreso María Josefa Lafuente) y uno en blanco.

Asimismo, se registraron dos ausencias muy significativas: las de tos miembros del Consejo Político Juan

José Izarra del Corral, actual subsecretario del Ministerio del Interior, y Javier Ansuategui, gobernador

civil de Navarra. Visiblemente, ambas personalidades centristas no apoyan ya al presidente de la UCD

vasca.

Para la oficina de Prensa del partido, con cuyo responsable conversó ayer A B C, el resultado de la

votación supuso «la legitimización de las decisiones de Viana y del Comité Ejecutivo». Dicha fuente

insistió, ante este corresponsal, en el verdadero motivo de la petición de cese del señor Oreja Aguirre:

«No fue porque invitó a cenar a Fraga Iribarne, sino por el carácter que tuvo esa cena, que olía a gran

derecha.»

El canal de información oficial de UCD vasca interpretaba ayer el resultado de la reunión del Consejo

Político como un «sí» a Jesús Viana para que prosiga su labor, lo cual se contradice con otras

informaciones surgidas de la propia sesión del lunes al martes, por medio de las cuales pudimos saber

ayer que el presidente regional centrista llegó casi prácticamente a dimitir de su cargo. Viana, según

nuestras fuentes, afirmó que no te importaba nada marcharse, añadiendo que no estaba allí para medrar.

HACIA LA CONCILIACIÓN

ABC conectó ayer, tras conseguir información sobre la larga reunión centrista, con la Delegación General

del Gobierno en el País Vasco, donde se nos indicó que Marcelino Oreja Aguirre no tenía ningún

cometario que hacer sobre el tema, salvo el que era «el momento en el que hay que reafirmar los

principios centristas en una línea de conciliación, y no de confrontación».

El señor Oreja Aguirre viene expresando su confianza en el futuro de UCD. «Creo —ha dicho— que, al

final, a los de UCD del País Vasco nos une una cosa, que es nuestro amor al pueblo vasco y a España, lo

que va a permitir la superación de las discrepancias habidas.» Aunque el delegado general del Gobierno

no lo ha confirmado aún personalmente, se tiene en el País Vasco la convicción de que presentará su

candidatura a la presidencia regional del partido, en el congreso extraordinario a celebrar en Vitoria los

días 4 y 5 de diciembre. Lo hará sin abandonar su cargo en la sede oficial de los «Olivos», ya que

legalmente un puesto no es incompatible con el otro, como lo demostró el ex presidente Suárez y lo está

demostrando el presidente Calvo-Sotelo, estos días, al optar también a la propia presidencia de UCD.

Según han indicado a ABC fuentes próximas a la Delegación del Gobierno, en todo caso el objetivo del

señor Oreja Aguirre consistiría en presentar una candidatura de integración, de unidad, intentando la

superación de tos dos bloques antagónicos que últimamente están combatiendo entre sí. Esta misma

semana, el jueves o el viernes, se celebrará en Vitoria una reunión del Comité Ejecutivo Regional

centrista, convocada con el apoyo de miembros de las tres provincias, en la que será presentada una

moción de apoyo a la labor y a la persona de Marcelino Oreja. Fue éste, según nuestras fuentes, quien

rogó que no fuera debatida ninguna moción de censura contra Viana tras su petición de cese del delegado

del Gobierno.

LA PRENSA, CON OREJA

Estos días, editoriales aparecidos en la Prensa vasca alaban la labor de Marcelino Oreja Aguirre desde su

nombramiento como delegado el día 21 de octubre de 1980, e insisten en que «ha desempeñado el cargo

con particular eficacia, haciendo más visible aquí la presencia del Estado». Tras calificar a Oreja de

«hábil y paciente negociador», se indica que no sería bueno para Euskadi que dimitiese en estos

momentos de la Delegación del Gobierno, ya que «secretario de UCD nacional lo puede ser cualquiera» y

«mucho mas importantes son los cargos que Marcelino Oreja puede desempeñar aquí, pues es en el País

Vasco donde todavía pervive el único problema del Estado que aún le queda al nuevo régimen español».

«Tal y como están las cosas —se le explica a la opinión pública vasca— los vascos no podemos

permitirnos el lujo de desechar la oferta generosa y patriótica de Marcelino Oreja Aguirre.»

 

< Volver