El fulminante relevo de Fernández Ordóñez…. 
 Los ministros, sorprendidos     
 
 Diario 16.    02/09/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Los ministros, sorprendidos

A nivel de Gobierno ha causado cierta sorpresa la decisión de Fernández Ordóñez. Así, Jaime Lamo de

Espinosa, ministro de Agricultura y Pesca, manifestó que «la marcha de Fernández Ordóñez puede crear

tensiones adicionales a las ya existentes en la sociedad española».

«Personalmente —añadió Lamo—, respeto la decisión de Fernández Ordóñez de dimitir como miembro

del Gobierno, pero insisto que, haciendo una valoración política, entiendo que su marcha puede crear

tensiones.»

Sancho Rof dijo que «el presidente del Gobierno ha dado su respuesta adecuada al problema planteado

por la dimisión-sorpresa de Francisco Fernández Ordóñez, que ni siquiera la había insinuado. Pío

Cabanillas será un magnífico ministro de Justicia, y Matías Rodríguez Inciarte es una persona idónea para

sustituirle en Presidencia, dada su especial competencia y su visión global de los problemas».

Por su parte, José Luis Álvarez, que se mostró muy sorprendido por la decisión de Ordóñez, dijo que «no

me termino de creer algunas de las cosas que se dijeron respecto a una carta en la que se daba un plazo al

presidente. Creo que esto no es lógico en una relación de amistad y colaboración como la que tenemos

que tener todos con el presidente del Gobierno».

Sobre los nombramientos, Álvarez precisó que le parecían fenomenales. «Matías Rodríguez Inciarte venía

haciendo un trabajo muy semejante, y en cuanto a Pío Cabanillas, creo que es difícil encontrar un mejor

ministro de Justicia.»

Finalmente le pareció muy natural que en el Gobierno se encuentren personas de cualquier origen de los

que constituyen UCD, pero también le pareció natural que cualquiera de esas personas no estén en el

Gobierno.

El ministro de Comercio, Juan Antonio García Diez, hombre muy vinculado a Fernández Ordóñez, acogió

con preocupación y cierto disgusto la dimisión del ministro de Justicia, según fuentes socialdemócratas.

Los movimientos políticos de Fernández Ordóñez han colocado una vez más en una difícil situación a

García Diez, que es ya el único socialdemócrata que se mantiene en el Gobierno. Nuevamente las

actitudes políticas de Fernández Ordóñez afectan, en alguna medida, al ministro de Comercio, que se

encuentra con una decisión importante del líder de su grupo socialdemócrata aun conocerla previamente.

Ahora se recuerda que García Diez, junto a Carlos Bustelo, fueron «víctimas» de las veleidades de

Fernández Ordóñez con Suárez y Abril en la crisis de mayo de 1980.

 

< Volver