Vuleven los enfrentamientos en UCD. 
 Democristianos contra socialdemócratas     
 
 Diario 16.    10/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Vuelven los enfrentamientos en UCD

Democristianos contra socialdemócratas

Madrid —

Los dieciséis diputados democristianos que ayer decidieron oponerse a los proyectos de ley que presente

el socialdemócrata Fernández Ordóñez apoyan su postura en varias consideraciones: que Fernández

Ordóñez ha roto la solidaridad interna de UCD con la ley de Divorcio; que está trabajando para la

formación de un Partido Radical y que está pactando en su política con el PSOE.

El desencadenante de este nuevo conflicto de los centristas ha sido el veto del ministro de la Presidencia,

Pío Cabanillas, al diputado democristiano José Luis Ruiz Navarro para que éste fuera ponente en el

proyecto de ley del Ministerio Fiscal.

Frente a una declaración de Pío Cabanillas en el sentido de que existen personas más idóneas que Ruiz

Navarro para ponente, ese diputado ha contestado esta mañana, a través de Radio Nacional, que él

también puede opinar que hay personas más idóneas que Pío Cabanillas para el puesto de ministro de la

Presidencia.

Por su parte, el presidente de UCD, Agustín Rodríguez Sahagún, les ha dicho a los «jóvenes turcos» que

si no logra que el partido funcione, convocará un congreso extraordinario, «aunque sea lo último que haga

como presidente».

Rodríguez Sahagún se reunió en una cena con veinticinco diputados del grupo denominado «jóvenes

turcos».

Fuentes de este grupo manifestaron después que la reunión se desarrolló en términos muy cordiales,

puesto que «nuestro grupo es puramente institucional, y no tiene adhesiones ni lealtades a ninguna

persona, sino a las instituciones, y el presidente del partido es una institución, como lo es el grupo

parlamentario».

Según estas mismas fuentes, en un momento de la reunión, hablando del funcionamiento del partido,

Rodríguez Sahagún dijo que las cosas iban mar chanclo aceptablemente bien, y señaló: «Me he dedicado

a levantar empresas durante toda mi vida y estoy dispuesto a que UCD funcione. Si no lo logro, yo mismo

convocaría un congreso extraordinario, aunque fuese lo último que hiciera como presidente de este

partido.»

 

< Volver