Autor: Cabellos, Carmelo . 
   Carta a Sahagún     
 
 Diario 16.    24/07/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

CRÓNICAS DEL VERANO

Carmelo Cabellos

Carta a Sahagún

Se veía venir. La explosión ucedea llegó en cálidos ambientes rupturistas, en plan carta a Sahagún, que ya

tiene quien le escribe. Los cristianos pusieron la guinda en el cóctel de los jardines de la Moncloa y no

fueron bendiciones las que enviaron a Sahagún. Que, nada, nos constituimos en tendencia-organizada y

don Agustín con estos pelos.

El destinatario de la misiva se enteró por la Europa express y ahí tenía a Fernando Lanzaco haciendo de

buzón-de-espera. Después la guerra de agencias con la Efeansón soltando amenazas de expulsión y eso

que los sahagunistas decían que nada de nada, que la cosa se vería mañana, que estaban en pleno efluvio

segoviano porque los ucedeos del acueducto amenazaban con largarse con el escaño puesto.

Y luego, el susto. Que son treinta y nueve y unos cuantos senadores, que si los expulsamos nos vamos a

encontrar con el grupo-mixto-más-grande-jamás-contado, y que menos mal que dicen que apoyan a

Calvo-Sotelo, por que si no, cae el Gobierno en picado y esto es otra cosa. Que estos líos, ya se sabe, son

como manchas de aceite y luego pasa como en Palma, que había críticos hasta debajo de las piedras y

aquí los escaños son los escaños.

La UCD está que salta por los aires. Esta es la venganza de las fugas-de-votos, de los coquetos suaristas,

del magma azul, de las barridas del aparato, que dejó en la cuneta a diputados descalabrados y ahora

vuelven por sus fueros... parlamentarios.

Precisamente ayer que don Leopoldo repartía copas y canapés, precisamente un veintitrés para salvar el

maleficio de ese guarismo. Qué caras las de Moncloa! Ni la mejor diplomacia valía para los disimulos. La

ucedé se va a encontrar con tendencias hasta en la sopa. Y más con un verano caliente por delante. Todo

es empezar.

A los suaristas les ha pillado el susto en plena campaña de auto negación, a los azules recomponiendo

gobernadores, al aparato organizando tingladillos y con el acueducto segoviano encima. Los social

demócratas con un pie en la fundación y Pió que no para.

LOS que parecen esfumados son los liberales, con sus líos de clubes antonio garrigues, con vocación de

bisagra. Y los camuñistas en la Costa del Sol y no precisamente tomando el ídem. Esto parece vivir el

síndrome del congreso, que van hacia la coalición del 77, en las vísperas del desembarco del Duque de la

calle Antonio Maura, antes Moncloa. Y también hubo entonces -un emisario que se llamaba precisamente

Leopoldo Calvo-Sotelo.

Agustín-yo-no-dimito y Calvo-Ortega-no-me-voy lo tienen bastante feo. Si no negocian en cuatro días el

invento se les viene abajo. Lo divertido será ahora ver cómo renegocian los ucedeos su futuro: el reparto

del pastel del poder.

Los suaristas y sus compadres azules tienen el aparato y la experiencia-del-poder, o sea el movimiento.

En el Gobierno hay de casi todo un poco (por cierto, ¿qué harán los ministros cristianos, Juan antonio

Ortega, Álvarez bis?) y resto, miren y vean, nada por aquí, nada por allá.

Pero no hay que preocuparse. Ya les dije hace unos días que en UCD nunca pasa nada. Hoy habrá

reuniones y nervios, miles de miles de cada, y a soñar con la playa. Luego vendrá septiembre con la

rebaja, aunque, metidos en faena, no me extrañaría que tuviéramos más espectáculo. La ucedé, en esto, es

inagotable. Ya verán. Nació la plataforma moderada. Vendrán otras.

 

< Volver