II Congreso de Unión de Centro Democrático.. 
 Complicado sistema para la elección del Comité Ejecutivo     
 
 El País.    10/02/1981.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

NACIÓNAL/15

Complicado sistema para la elección del Comité Ejecutivo

Los nuevos estatutos de UCD han establecido un complicado sistema para elegir al Comité Ejecutivo.

Técnicamente, se trata de una elección por sistema mayoritario corregido, con listas abiertas e

incompletas, que reserva un cupo de puestos a la minoría. Además, combina, a efectos de cómputo, la

elección a presidente y a secretario general con la de los vocales del Ejecutivo.

Este se compone de 39 miembros electos: el presidente del partido, el secretario general y 37 vocales Hay

además tres miembros natos por razón del cargo (cuatro si el presidente del Gobierno es de UCD). Para la

elección podrán presentarse listas que tengan un candidato a presidente, otro a secretario general y treinta

a vocales, como máximo.

Los electores tienen una amplia gama de posibilidades. Tras coger la papeleta de su preferencia, pueden

hacer «prácticamente lo que les dé la gana», según expresión del presidente del congreso centrista, José

Pedro Pérez-Llorca. Efectivamente, pueden tachar el nombre que deseen y dejarlo así; pueden sustituir

por otro candidato o pueden, como es lógico, no tocar nada.

Dos etapas

Sólo hay una limitación, aunque importante: cada nombre sólo puede ser sustituido por otro candidato al

mismo puesto, es decir, presidente por presidente, secretario general por secretario general y vocal por

vocal.

La asignación de puestos se hace en dos etapas. Primero se deciden los puestos de presidente y secretario

general, que ocuparán los candidatos a cada uno de los puestos que hayan tenido más votos. Hecho esto,

se asignan los 37 puestos de vocales a los 37 integrantes de listas que hayan obtenido más votos en total,

fueran candidatos a vocales, fueran aspirantes a presidente o a secretario general. Dado que los puestos

son 39 en total y que las listas sólo pueden tener 32 nombres, se garantiza que una segunda lista obtenga

una minoría de siete puestos.

El principal defecto de este sistema es que pueden ser los votantes de la lista ganadora quienes deciden

qué miembros de la perdedora ocuparán los siete puestos de la minoría. Esto es así porque, suponiendo,

de acuerdo con la lógica, que los votantes de la minoría votan por igual a sus 32 candidatos, son los de la

mayoría quienes dan los votos necesarios para destacar a siete candidatos minoritarios, al incluirlos en su

lista en sustitución de los que tachen de entre sus candidatos propios.

Además, los puestos de la minoría, al ser un grupo fijo, no se corresponden con los votos obtenidos. En el

caso práctico del II Congreso de UCD, el sector crítico obtuvo la mitad de los puestos que le habrían

correspondido en una proporcionalidad pura.

 

< Volver