Autor: M. T. . 
 ABC en Burgos. 
 Los letrados defensores insisten en su petición de que sea suspendido el consejo de guerra     
 
 ABC.    08/12/1970.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. MARTES 8 DE DICIEMBRE DE 197». EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 21.

A B C EN BURGOS

LOS LETRADOS DEFENSORES INSISTEN EN SU PETICIÓN DE QUE SEA SUSPENDIDO EL CONSEJO DE GUERRA

Juzgan sorprendente «la razón de la indisposición del vocalponente», que obligó a suspender la sesión de ayer

Burgos 7. (Por teléfono, de nuestro redactor, enviado especial.) El letrado señor Solé Barbera, en nombre de todos los abogados defensores que actúan en el Consejo de Guerra que se celebra en esta dudad, ha recibido a las ocho y media de esta tarde a los periodistas que hacemos información del proceso.

Después de afirmar que, como todos sabíamos, hoy no se había celebrado sesión por indisposición del ponente, por cuya recuperación hacían votos todos los letrados, leyó la siguiente nota:

«Los letrados defensores en la causa sumarísima número 31, de 1969. de la VI Región Militar, hacen la siguiente declaración:

1° Estiman necesario recordar que ya en la iniciación del Consejo de Guerra solicitaron la suspensión del mismo por relevantes y notorias razones.

2." Para estas defensas, acusadas sin fundamento de emplear medios dilatorios, la razon de la indisposición del señor vocal-ponente para suspender este Consejo de Guerra en el día de hoy resulta sorprendente.

3° Este Consejo, con petición de seis penas de muerte y más de setecientos años de prisión para quince inculpados, debería suspenderse en opinión de los letrados defensores por las causas formuladas en su día.

Burgos, 7 de diciembre de 1970—M. T.

NOTA DE NUESTRA REDACCIÓN

Estamos siempre dispuestos a considerar las actuaciones de la defensa en cualquier juicio, sea del tipo que fuere, como explicadas de antemano por el especifico ánimo que inspira a los letrados defensores.

Pero no podemos por menos de subrayar ante nuestros lectores la, a nuestra Juicio, clara incongruencia que se desprende de la nota reproducida más arriba.

Es ésta: Precisamente por la transcendencia innegable que en el seno de la sociedad española ha producido el proceso que se sigue en la VI Región Militar es por lo que todos debemos desear—y los abogados también—que cuanto antes actúe la Justicia, sin merma nunca del tiempo necesario para la debida ponderación de los hechos, enjuiciamientos de las conductas y aplicación de la Ley. Cuando por circunstancias desgraciadas, por razones físicas, es necesario suspender la tramitación de un Juicio oral y ello se pretende esgrimir no sólo ante los Tribunales, sino ante la opinión pública nacional y extranjera, como motivación bastante para obtener «otra» suspensión, aún respetando, como respetamos siempre todos los argumentos dichos con ánimo de defender, no podemos por menos de sentirnos perplejos ante una equiparación de causas distintas, formulada, repetimos, ante la opinión y no tan sólo ante aquellos Tribunales.

Las razones alegadas por los defensores en su día ante la Jurisdicción Militar y también ante la Ordinaria es materia cuya consideración no debe de ser sustraída al conocimiento de los jueces, ni planteada por vía indirecta. Y nada tiene que ver la enfermedad comprobada de un miembro del Tribunal con aquellas otras razones de suspensión que han sido esgrimidas por causas tan distintas.

 

< Volver