Autor: Álvarez Álvarez, Carlos Luis (CÁNDIDO) (ARTURO). 
   Un análisis     
 
 ABC.    23/05/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

VIERNES 23-5-80 OPINION

ABC / 3

De ayer a hoy UN ANÁLISIS

Aquí termina la ficción y ,empieza la historia. La oposición política ha nacido en el Congreso de

los Diputados.La moción de censura al Gobierno, prefigurada psicológicamente el martes y

presentada e! miércoles, es más que otra cosa un rescate de la propiedad" de oposición que

los socialistas habían empeñado en el consenso. La insinceridad política, aunque sea

equívocamente interpretada como estrategia, tiene un límite, y el PSOE lo había tocado ya.

Cuando Felipe González hizo público el voto de censura adoptaba, mediante un procedimiento

que en sí es extremo, pero no ahora, una actitud democrática racional y real.

Las consecuencias cibernéticas del consenso, por decirlo de alguna manera, estaban cayendo

a plomo sobre los socialistas, que todavía a estas alturas debían seleccionar sus motivos de

oposición y adaptarse a las circunstancias cambiantes del Poder. No perteneciendo el PSOE a

ese grupo de organizaciones en los que la coacción interna es una exigencia de la misma

organización, iba paulatinamente desgarrándose incluso en la esfera íntima de su definición

política y sociológica. Adaptaba su función, que naturalmente estaba relacionada con la

estructura de la organización, a las necesidades de UCD, predicadas corno conveniencias

generales del Estado. Y era así cómo los socialistas estaban perdiendo su sello histórico y

convirtiéndose en los buenos chicos despeinados que alborotaban el aula hasta que el maestro

daba una palmada.

Hay que entender la moción de censura, cuya importancia no estriba en que prospere y sí en lo

que significa, como una declaración simultánea de un objetivo, de un fin y de una función. El

objetivo es, por supuesto, el acceso al Poder. El fin, un proponerse realizar «continuamente» la

oposición. La función, el conseguir que el fin propuesto logre su objetivo. Esto es lo que

significa la moción de censura, derivación lógica del discurso de Felipe González y de la actitud

de los demás partidos, incluido el de Manuel Fraga.

En cualquier caso la oposición nítida del PSOE es tan necesaria como puede serlo el Gobierno

de UCD, cuya intangibilidad era, en el fondo, la institución suprema del consenso. Pero ya no lo

es. Desde ahora el conflicto de objetivos, fines y funciones entre los dos grandes partidos dará

sentido a una situación que se asfixiaba, sencillamente porque UCD no corría ningún riesgo

democrático. Ahora en cada trance deberá pensar más en lo que va a hacer, que en lo que no

va a hacer el PSOE.

En este mismo análisis está la esperanza.—CANDIDO.

 

< Volver