Autor: Bellveser, Juan. 
 Miembros de la E.T.A. Hablan a "Le Monde". 
 "Las escuelas de vascuence están en España"     
 
 Madrid.    16/12/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

«Las escuelas de vascuence están en España»

PARÍS. (De nuestro corresponsal, por "telex".)—-Los franceses, que siguen teniendo como uno de los focos de la actualidad la que se deriva del proceso de Burgos, acaban de enterar» (al menos el medio millon de personas que lee "Le Monde") le que hay escuelas donde se enseña vascuence en España.

Asi lo han declarado, a Jean Laconture del citado periódico, dos dirigentes de la E.T.A., cuyas palabras traduzco:

—Al Sur (es decir, en las provincias españolas del País Vasco) es donde se hallan las escuelas vascas, con cerca de quince mil escolares que aprenden estrictamente ea vascuence, y esto a pesar de la represión española, que, sin Embargo, no va hasta el genocidio cultural como sucede en Francia.

Los dos militantes de la E.T.A. perciben una falta de entusiasmo, "una cierta reserva", pot parte de los vascos del lado francés, y y lo explican de] modo siguiente:

—El pueblo vasco sufre una doble colonización´, la de Madrid es más brutal; la de París, más sutil. La opresión adormece, !a represión despierta. En las provincias del Norte, la alienación ha tornada formas profundas, más integradas, que van hasta la inconsciencia. No obstante, cuando llegue aquí la hora de 1a represión, el despertar de los vascos del Norte sera muy rapido.

Y los dos nací analistas vascos añaden:

—Si aquí aconteciera la .decima parte de lo que sucede en Bilbao, la reacción de la Policia francesa seria peor que allí.

Los anónimos entrevistados opinan que la organizacion nacionalista Embate que es la de los vascos de Francia se halla en una fase inicial de su evolucion comparada con la E. T, A. "Estan en la situación de nuestros abuelos, o todo lo más en la de nuestros padres, cuando el partido nacionalista vasco de 1936.

Pero los vascos del Norte seguirán al mismo proceso que nosotros."

El periodista del diario parisiense pregunta si la estrategia de la violencia puede tener repercusiones, al lado septentrional de la frontera. Los militantes de E. T. A. le tranquilizan a medias.,

"Desde luego, no se trata de intervenir Bastará con la propia ftíeraa de los acontecimientos. Cuando bajarnos conseguido nuestra independencia y asegurado el desarrollo socialista de las provincias del Sur, ya verá usted, qué polo de atraccion seremos para los vascos del Norte, boy forzados, por el sistema francés, a expatriarse en Burdeos, Paris, Toulouse, o en Estados Unidos.

Actualmente ya se esboza una corriente de mano de obra, que en vez de ir del Sur al Norte como era tradicional, se dirige de Norte a Sur, hacia Bilbao y Mondragón." "Es sobre todo en el Sur donde hay empleos. Cuando demos trabajo a los vascos del Norte, la unidad se hará en seguida."

Refiriéndose a la escisión que se produjo en la E. T. A-, entre nacionalistas a ultranza y extremistas de izquierda, en los que parecen predominan las tendencias revolucionarias sobre las estrictamente separatistas definen asi su posicion

"No entraremos a tomar parte de un frente antifranquista como nuestros mayores en 1936—. simplemente porque no somos antifranquistas. Lo que somos es antiespañoles, contra la colonizacion por España, cualquiera que sea su Gobierno. "El único frente que queremos formar es un frente vasco, comprendidos en el todos aquellos a quienes los marxistas-leninistas (que son españolistas) llaman burgueses.

Lo que cuenta para nosotros, no es derribar a tal o cuál régimen, sino constituir un Estado vasco con fuerzas vascas". Juan Bellveser

 

< Volver