Autor: Romero, Emilio (FOUCHÉ). 
   Las arrepentías y las arrecogías     
 
 ABC.    30/12/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

MARTES 30-12-80

OPINION

ABC/3

Pequeños relatos

Las arrepentías y las arrecogías

En la España de 1981 que comienza hay una gran perplejidad sobre lo que hemos venido llamando a lo

largo del tiempo derecha e izquierda. Antes tocto era menos concreto. Un día, en la primavera de 1936,

todo estuvo claro, aunque sus consecuencias fueran dramáticas. Pero todo se había gestado antes. La

izquierda tenía tres estamentos (republicanos de izquierdas, socialistas y comunistas), y la derecha dos: ia

CEDA, de Gil-Robles (lo que hoy podría ser el centrismo, con variaciones) y monárquicos alfonsínos,

carlistas y falangistas. (El republicanismo de Lerroux se había ido de la izquierda, y era una fuerza

moderada en decadencia que hacía la mayoría parlamentaria con Gil-Robles.) Todo estaba muy claro.

Ahora el espectáculo es confuso y hasta mareante. La izquierda (la parlamentaria) está constituida por

socialistas y comunistas. No están juntos en el Parlamento, pero están unidos en los Ayuntamientos y en

las Diputaciones. Dentro de ellos mismos no hay unidad, sino poder y crítica. Y en cuanto a las.actitudes

políticas, los socialistas se comportan como buenos chicos socialistas europeos (son socialdemocratas) y

los comunistas se producen como antiguos socialistas de los años 30,, aclimatados con la democracia

liberal, y autónomos respecto al Kremlin. Son como «Las arrepentías» del novelista Retana. Muchas

gentes de sus bases, o andan desorientados, o se han ido.

La derecha ejerce la antropofagia en sí misma. Los que se hicieron con el Poder en 1976, al hilo de las

reformas desde dento para hacer luego la ruptura desde donde estaban, empezaron a devorar todo lo que

viniera contaminante desde atrás, o todo lo que amenazara su instalación, o todo lo que no se sometiera, o

todo lo que fuera inservible. Era una lundación antropológica constituida con todo lo que no había sido

izquierda en la oposición al franquismo, y reclutado todo eso por los supervivientes providenciales del

antiguo régimen. Así es que es esta derecha plural como «Las arrecogías», que diría el dramaturgo Martín

Recuerda; después hay una derecha dará, abierta, democrática, que es la de Fraga; y, por último, una

derecha antiesto que es la de Pinar.

Entonces surge ta división en «las arrecogías». Los cristianodemócratas y los liberales hacen causa común

en busca de una identidad democrática de la derecha. Frente, a ellos están los socialdemócratas de la

derecha (una especie a extinguir), los antiguos azules, y después personalidades inmateriales

políticamente como Calvo-Sotelo, Pío Cabanillas o Suárez. ¿Pero qué es ideológicamente la derecha?

Principalmente tres cosas: la religión, el poder económico establecido y la tradición de ciertos valores.

Lógicamente, y aunque la política es el disparate del razonamiento, Landelino es más la derecha que

Suárez. Es portador de las tres cosas. |Ah Pero Suárez, cuyas creencias se desconocen, tiene el poder.

Parece que saldrá triunfante en su Congreso. Nuestra política ya no plantea a nadie qué es, sino dónde

está. Cuando esto sucede, la Historia dice siempre que lo que viene después es solamente para poner

orden.—Emilio ROMERO.

 

< Volver