Autor: Bustamante,Juby. 
 Vísperas navideñas en San Sebastián. 
 No hubo liberación del cónsul Beihl  :   
 El padre Larzábal dice que puede aparecer en cualquier momento, incluso sin Sentencia. 
 Madrid.    22/12/1970.  Página: 1, 6. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

Vísperas navideñas en San Sebastián

No hubo liberación del cónsul Beihl

El padre Larzábal dice que puede aparecer en cualquier momento, incluso sin Sentencia

SAN SEBASTIAN. (Por teléfono, da nuestra enviuda especial.)-Noche en blanco y (alta alarma. La noticia que hizo escapar a San Juan de Luz a los pocos periodistas de oirás ciudades que aún quedan en San Sebastián, que mantuvo refuerzo de fuerza armada en la frontera y no dejó acostarse a los Informadores extranjeros residentes en el hotel Madison resultó, como era de prever, un rumor.

No se sabe exactamente con que visos de fundamento, pero sin ninguna realidad que lo confirmase. "El consul puede ser entregado en cualquier momento de esta noche en San Juan de Luz." Para allá hubo que salir a toda prisa, aunque este desenlace no hilase con ninguna clase de punlada en las tesis que para la devolución del señor Beihl se han desarrollado hasta ahora.

Durante todo el dia de ayer, y ya el rumor en el aire, nadie se lo tomó demasiado en serio. LA visita casi cotidiana a la casa de Miraconcha y la charla con la esposa, del cónsul Beihl no aclaró apenas nada:

—Me he emterado por la Prensa de la tarde de San Sebastian. Nos lo dijeron y salimos a comprar el periódico; pero ¿que puede haber de cierto? No parece que sea fácil que regrese antes del veredicto de Burgos.

—¿Que ocurrío con la carta que usted le envió el sabado, según dijo el padre Larzabal?

—¡Ahí, se lo dijo Larzabal. Pues sí; tuve oportunidad de enviarte una carta por intermedio del señor Beihl y asi lo hice. Una carta puramente personal. Dandole animos y diciendole que no se preocupe por nosotros. Pero no se si la recibio. No hemos vuelto a saber mas. Yo tengo miedo sobre todo a su enfermedad. Por muy bien que le cuiden, un hombre con dos infartos de miocardio.

—En caso de que el regreso del señor Beihl se retrase mas de lo previsto, ¿que haran ustedcs en Nochebuena?

—Procurar olvidar que es Nochebuena. Hasta hace poco tenia esperanzas de que ese dia estuviese entre nosotros, pero ahora lo veo cada vez mas dificil.

No hubo acuerdo

La señora Beihl, ya ha recuperado la voz, pero los animos parece que estan algo mas bajos que hace una semana. Tres semanas suponen muchas horas de nervios contenidos, que ya son dificil de ocultar.

Ayer también, segun declara el párroco de Socoa, filón inagotable de noticias, los secuestradores del señor Beihl han entregado una carta al cónsul Seil, referente a la suerte del primero, basada en dos hipotesis: la no ejecucion de ninguno de los acusados de Burgos o el aplazamiento del juicio en seis meses, caso de que pasara al Consejo Superior de Justicia Militar. En los dos casos el cónsul, quedaria libre, previa negociación y acuerdo.

No hubo liberación

Pero todo dependería de lo que en Burgos se decidiese. La verosimilitud del rumor de inmediata liberación ayer tarde, que también conocía Larzabal, fue rechazada por él tajantemente:

El regreso de Beihl esta supeditado a lo que en Burgos se decida; antes es imposible que se realice.

Y asi quedaba desechado es rumor cuando a, la una de la mañana se convirtió en un vendaval y hubo que salir corriendo. En la frontera los policías confirmaron, que su presencia se debía "a que algo se había dicho". En el hotel, la guardia permanente de los periodistas extranjeros escuchaba la radio y hacia solitarios.

El cónsul Seil dormía desde las once. "Parece que esta tarde ha habido reunión y han estado a punto de llegar a un acuerdo, pero al final no hubo nada." Luego se anundio "un comunicado que debe darse a las tres de la maña". A las cuatro menos cuarto solo quedaban dos fotografos de guardia y dos policías franceses dando cabezadas. No había nada que esperar. Falsa alarma.

Incidente en Ondarroa

La Prensa francesa se hace eco hoy de nuevas declaraciones del padre Larzabal, en las que señala que si se sigue demorando el fallo del Consejo de guerra es probable que se produzca la liberación del señor Beihl.

Continúan sin noticias los abogados defensores residentes en San Sebastián sobre su comparecencia en Burgos. Como el telegrama debe ser recibido con veinticuatro horas de antelación parece difícil que el dictamen se pronuncie antes de Navidad.

Calma absoluta en la ciudad, ya totalmente iluminada y adornada para las fiestas. Menos calma en Ondarroa, donde el domingo, poco después de finalizar el encierro que tuvo recogidas en la parroquia durante toda la semana pasada a una veintena de personas, comparecieron en el pueblo 14 desconocidos, que depues de visitar la iglesia, ya vacía, se dirigieron a casa de los tres sacerdotes que atienden, la parroquia y les pegaron una fenomenal paliza.

Juby Bustamante

22 DE DICIEMBRE DE 1970 MADRID

 

< Volver