Unidos por la libertad     
 
 ABC.    28/02/1981.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Unidos por la libertad

El pueblo español, que ya el pasado lunes vivió una gigantesca manifestación siguiendo con su angustia

por radios y televisores los sucesos del Parlamento, ha querido añadir a aquella protesta silenciosa una

nueva manifestación, llenando, ahora con su presencia, las calles de las capitales de España toda.

Por vez primera no estaban allí las izquierdas contra las derechas o los progresistas contra los moderados:

estaban todos juntos, presididos por todos los líderes, unidos por el único amor a la libertad, que es tanto

como decir por el amor a la única España digna —y por tanto, libre—, por el apoyo a una Constitución

que libremente hemos elegido y votado y por la democracia como único sistema que garantiza (a pesar de

todas las dificultades) la pacífica y no obligada convivencia de los españoles.

También por vez primera no se estaba allí «contra» nadie. Se estaba «por» la libertad, «por»´la

democracia, «por» la Constitución. Si alguien es enemigo de la libertad y partidario de la opresión

violenta, podía darse por aludido. Si alguien prefiere que se imponga la voluntad de unos pocos sobre los

caminos elegidos por todos, podía sentirse excluido de ella. Era la España de todos que sólo podía excluir

a quienes quieren inventarse una España contraria a la voluntad de la mayoría.

Y no se estaba, claro está, contra las Fuerzas Armadas, sino contra los sediciosos que, por serlo,

manchaban ante todo el honor de esas Fuerzas Armadas. No se estaba contra los Cuerpos de Seguridad

del Estado, sino contra quienes han creado en días pasados la mayor inseguridad de nuestra reciente

Historia. Se estaba por la disciplina y contra ese desorden de los que empiezan por desobedecer a esa

disciplina que han jurado como su primer deber.

Se estaba allí para decir que si hay que corregir errores en la forma en que estamos haciendo la

democracia (¡y claro que los hay!), es el pueblo quien debe de corregirlos con sus votos. Se estaba para

decir que los españoles quieren ser protagonistas y no simples comparsas de su historia. Se estaba para

decir que pueblo. Ejército y Rey pueden y deben caminar juntos. Se estaba para gritar que España y

libertad son y deben ser la misma cosa, para que nos dejen a todos hacer juntos España, para que nadie

arrebate o monopolice la bandera que es de todos.

 

< Volver