TVE no sabe, no informa     
 
 ABC.    28/02/1981.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

TVE no sabe, no informa

Nos duele decirlo: Televisión Española no cesa de cometer errores y de demostrar, día a día, una profunda

incapacidad informativa. Si el lunes tuvo la impagable y casual fortuna de que una cámara autóctona

filmara el excepcional documento del asalto al Parlamento, en todo lo demás TVE ha brillado por su falta

de imaginación al no saber usar el poder realmente único que tiene la cámara en directo.

El lunes pasado inundó al país de películas estúpidas mezcladas con informaciones que seguían con horas

de retraso a las agencias; el martes nos ofreció unas tartamudeantes imágenes del momento de la

liberación; el miércoles, cuando millones de españoles esperaban la transmisión en directo de la votación

final, nos sirvió un raquítico comienzo, y ayer —como batiendo su propio récord— privó a millones de

españoles de poder seguir en directo un acontecimiento como el de la gran manifestación en todas las

calles de España. Mientras las emisoras de radio repetían su éxito, con constantes emisiones desde todas

las ciudades de España y con unidades móviles en diversos sitios de Madrid, TVE —como si careciera de

cámaras y unidades móviles— no supo ofrecer ni en directo, ni en el telediario de las nueve, sino la más

pobre imagen de un acontecimiento que, en rigor, sólo ella hubiera podido transmitir con toda su verdad.

,Es triste: el reflejo de esa manifestación en que todos los españoles se unían en un solo grito nos hizo

recordar los resúmenes tendenciosos que hace años se hacían de otras manifestaciones de partido. No

pudo haber en esto —nos parece— censuras informativas. Hubo simple mediocridad, esa mediocridad

que es propia de los monopolios, que saben que no tienen competencia. *

Desgraciadamente para ella la tienen: las radios, con sólo el calor humano de sus periodistas, hicieron con

la simple voz lo que TVE no supo hacer con las imágenes, Y aunque es cierto que una imagen vale mil

palabras, está resultando que las mil palabras de la radio valen mucho más que las desconcertadas

imágenes que TVE nos ofrece mediocremente racionadas.

 

< Volver