Declaraciones del jefe de Policía de Bilbao. 
 "El asesinato del policía no provocará ningún deseo de venganza"  :   
 Según la nota oficial, la munición usada es del tipo de la empleada por ETA. 
 Arriba.    19/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Declaraciones de! jefe de Policía de Bilbao

«EL ASESINATO DEL POLICÍA NO PROVOCARA NINGÚN DESEO DE VENGANZA»

SEGÚN LA NOTA OFICIAL, LA MUNICIÓN USADA ES DEL TIPO DE LA EMPLEADA POR ETA

BILBAO. (Cifra.)

«Este nuevo atentado, que nos llena de profunda consternación, no conseguirá encrespar los ánimos de las Fuerzas del Orden, que seguirán cumpliendo disciplinadamente con su deber al servicio de la sociedad», ha manifestado a Cifra el jefe superior de Policía de Bilbao, señor Maturana, en relación con el acto terrorista que costó la vida ayer tarde al policía armada Manuel Orcera de la Cruz.

«Los servidores del orden público —añadió el señor Maturana— no podemos ni debemos, en nuestra difícil y arriesgada misión, dejamos arrastrar por una cadena de violencias. Al lamentar esta nueva víctima, que e! terrorismo se ha cobrado en ´Jno de nuestros miembros, la serenidad y la energía dentro de la Ley seguirán siendo los dos principios a los que se ajustará la actuación de los encargados de velar por la seguridad de las personas y la tranquilidad pública.»

El jefe superior de Policía dijo más adelante que «estas acciones criminales —que condenamos— no provocarán en nuestro espíritu ningún deseo de venganza ni de violencia represiva, pues somos —subrayó— conscientes de que el cumplimiento del deber nos exige, a veces, el sacrificio de nuestras-vidas en defensa de la sociedad».

«Deseo expresar —dijo finalmente— a los familiares del fallecido que acepten con cristiana resignación su ejemplar entrega al servicio de la comunidad, y que su muerte contribuya a pacificar las conciencias y a disuadir a los profesionales de la violencia de sus criminales propósitos.»

Poco antes de las once y media de la noche fue instalada la capilla ardiente de don Manuel Orcera de la Cruz en e! cuartel de la Policía Armada situado en el barrio donostiarra de Aldapeta. Numerosos compañeros del policía asesinado pasaron en los primeros momentos por la capilla.

que se encontraba de vigilancia en el andén, salió en defensa del mismo, haciendo tres disparos contra los agresores, sin conseguir alcanzarlos, y avisando seguidamente a! servicio policial del 091.

Los autores de la agresión se dieron a la fuga en un coche «Simca 1200» matrícula de Barcelona, el cual había sido sustraído sobre las cuatro y media en el barrio de Gros, de esta capital, bajo amenaza con armas cortas al propietario que permaneció secuestrado hasta momentos antes de cometerse el atentado contra e! guardia, dejándole abandonado en la falda del Monte Ulla.

Las señas de los agresores son: uno de ellos, de estatura baja. melena y flequillo, moreno, viste cazadora fina, sintética, de color azul oscuro, con rayas amarillas y verdes en el bolsillo y costado. El otro mide 1,81 de estatura, tiene barba incipiente, pelo corto, cazadora de plástico color verde claro, con botones de broche metálico, y pantalón vaquero azul claro. Ambos están comprendidos entre los veinte y los veinticinco años de edad, aproximadamente.

En el lugar de los hechos fueron recogidos tres casquillos, con la inscripción F-M calibre 9 milímetros, «Parabellum», munición usada habitualmente en sus acciones por los comandos especiales de la organización ETA-V Asamblea, rama político-militar.»

 

< Volver