Autor: Álvarez Álvarez, Carlos Luis (CÁNDIDO) (ARTURO). 
   Esto es UCD     
 
 ABC.    27/05/1981.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

MIÉRCOLES 27-5-81

OPINION

ABC/3

De ayer a hoy

Esto es UCD

Vamos a caer al piso de abajo con el difunto, como en esos velatorios en una habitación en la que entra

todo el pueblo para ver si el protagonista está idéntico. El difunto de este cuento es el Gobierno. Y no sólo

está idéntico, sino que, además, no parece importarle haberse quedado sin respiración. No vale la pena

desmenuzar al extinto para encontrar el asiento del mal. Murió de miedo • irrefutable, de un miedo que le

puso un nudo gordiano en la garganta. Se disipó, se fue, pero por una senda oscura. Y si aún está ahí es

por el miedo que siente a inhibirse de su corporeidad. Lo que veis no es otra cosa que un bulto. La UCD

espasmódica de Suárez; la cataléptica de Calvo-Sotelo; la banderilla de Miguel Herrero y Oscar Alzaga,

que ahora están en periodo nupcial; la florentina de Pío Cabanillas; la divorcista de Fernández Ordoñez;

la ´cívico-militar de Rodríguez Sahagún; la de crucigramas y pasatiempos de Pérez-Llorca... La UCD de

los ciento y pico años, la del «centrum mundí» de la democracia española, a la que el Gobierno sigue

aferrado como en una alucinación, dejándola esquelética lo mismo que si la hubiera chupado brujas, ¿en

qué ha venido a parar?

Ahí tenéis el Gobierno de UCD, terco, inmutable, repartiendo todavía bulas y exorcismos, convirtiendo

en promesa de cambio lo que constitucionalmente es un valor de uso, y argumentando exclusivamente

con una teoríaque es verdad, pero que ya es una verdad residual: que es un Gobierno originado por la

técnica democrática. Las petrificadas antítesis de la organización, paliadas por la estructura de sistema

comercial que fue causa del partido, siguen ahí y no sería nada raro que fueran aprovechadas como

coartada de fuga cuando la propia UCD haga verídico el sofisma de la imposibilidad lógica de la

democracia en España.

De manera obstinada y mecánica introdujo UCD en la Constitución contenidos tácticos de dominio, cuyo

desarrollo, al hilo de los errores fatales de UCD, convierten en escoria. conceptual la soberanía del

pueblo.

La «praxis» de la definición constitucional transforma lo primario en secundario y la diferenciación entre

«democracia vigilante» y «democracia vigilada» no tiene más sentido que como broma gramatical, pues

aquellos contenidos fácticos, justificándose mediante conceptos tan insuficientes como los de inducción y

deducción, pasan a ser rigurosamente una ideología, en apariencia necesaria, con lo que pueden acabar

haciéndose responsables de la manejabilidad de la sociedad,

Nadie diría, viendo a este Gobierno, que ya no respira. La gente se asombra, luego de los últimos y de los

penúltimos acontecimientos, de que esté idéntico. Ahora sólo falta que se hunda el suelo y caigamos

todos al piso de abajo con el difunto.—CANDIDO.

 

< Volver