Autor: López Sancho, Lorenzo (ISIDRO). 
   Descripción de los síndromes Rocambole     
 
 ABC.    27/05/1981.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

MIÉRCOLES 27-5-81

OPINION

ABC/3

Planetario

Descripción de los «síndromes Rocambole»

Si existiera una Psiquiatría aplicable no al individuo, sino a las naciones y yo fuera doctor en esa difícil

ciencia o técnica, me permitiría decir hoy que España padece un doble «síndrome Rocambole". Como no

lo soy, naturalmente, no lo digo.

Pero, ¿verdad que apetece pensarlo un poquito?

El primero de esos ¿síndromes Rocambole» consistiría en organizar trimestralmente un asalto contra la

democracia —es decir, contra la Corona porque no es posible entender hoy y en nuestro preocupado país

una democracia sin Corona ni una Corona sin democracia—, a ser posible en día 23. Así podríamos

enlazar los eslabones de una cadena pesada, agotadora, fácil de enumerar por eso que llaman «nuevo

periodismo» y que algunos, por lo regular no periodistas, se envanecen de haber inventado: «23 F», «23

My» y, de seguir, «23 A». Este síndrome, necesitado de pistolas, metralletas y «goma2», originaría graves

confusiones, contradicciones y progresiva pérdida de credibilidad del Gobierno, así como de respeto a la

Ley.

El segundo «síndrome de Rocambole», más civil, prescindiría del armamento para sustituirlo por la

dialéctica y consistiría en otra pesada cadena de eslabones elaborados por figuras de los distintos partidos

políticos o grupos ahora llamados «poderes tácticos», que pedirían con intervalos cada vez menores un

«Gobierno de coalición» a fin de que, debilitado el Gobierno por el «síndrome Rocambole 1» cayera bajo

los efectos del «síndrome Rocambole 2".

Un Gobierno de coalición, digámoslo claro, es un Gobierno de emergencia. Es la última baza de un

sistema político. Después de un Gobierno de coalición o de concentración na cional, ya no queda nada

que hacer. La diferencia entre la situación política española ) un matrimonio es que en éste, según decía

Bernard Shaw, como en una plaza sitiada, Ios que están fuera quieren entrar y los qui están dentro quieren

salir, en tanto que en el Gobierno los que están fuera quieren entrar pero los que están dentro no quieren

salir.

Con criterio realmente democratico si UCD, la mayor minoría parlamentaria, r puede formar un Gobierno

fuerte, lo que pro cede es disolver las Cortes y que de las elecienes salga una mayoría fuerte. Pero esto e

un disparate. El régimen debe agotar el ma dato de sus primeras elecciones legislativa está en la absoluta

necesidad de estabilizar hacer duraderas sus instituciones. Luego que las circunstancias exigen, aparte

clarid; respecto a los autores y efectos del «sí drome Rocambole 1», es que los señoril cabecitas de

minorías parlamentarias colab ren más a una tarea salvadora común e ¡ cordien menos.

A la hora de sacar las castañas del fuec se vio el domingo en la plaza de Cataluf son los hombres del

Gobierno los que actúí mientras los otros oyen la radio. Al día guíente, todos, como locos, al «síndrome F

cambóle 2». Así, no hay manera.—Loren LÓPEZ SANCHO

 

< Volver