Autor: Roldán, Adolfo. 
 Uno en la sien y otro en la nuca. 
 El cadáver de Ybarra tenía dos tiros en la cabeza     
 
 Ya.    23/06/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

UNO EN LA SIEN Y OTRO EN LA NUCA

EL CADAVER DE YBARRA TENÍA DOS TIROS EN LA CABEZA

Fue hallado en el alto de Barazar y apareció—bajo un plástico—vestido con traje gris, jersey del mismo color, camisa blanca y gorro rojo • Al lado se hallaron los efectos personales del señor De Ybarra, una Biblia y una gabardina enrollada • Se cree que el comando de "Apala" ha sido el ejecutor del secuestro y el autor del crimen

BILBAO. (De nuestro co-respoHsal, Adolfo Roldan.)

A las once y media de la noche de ayer se celebró un rueda de prensa en la Jefatura Superior de Policía, en la que estuvieron presentes el subdirector general de Seguridad, don José Sainz; el gobernador civil de la provincia, señor Uriarte; el teniente de la Guardia Civil don Francisco Soriano, y el jefe superior de Policía, señar Manglano.

Tomó la palabra en primer lugar el director general de Seguridad, dando los siguientes detalles sobre el hallazgo del cadáver del señor Ybarra: Ayer, a los doce del mediodía, el jefe de Correos de San Sebastián llamó a la comisaria de Policía informando que en un buzón público de la capital se habían encontrada unos papeles que le resultaban extraños.

En aquellos momentos, el comisario jefe de Policía de San Sebastián se encontraba despachando con el gobernador civil. Al concluir y ser informado de lo que ocurría, envió a uno de los funcionarios a recoger los dos textos. Regresó con dos folios, mío de ellos escrito a máquina, en el que se aludía al secuestro del señor Ybarra, y el otro tenía dibujado un croquis similar al que fue entregado a Radio Popular de Bilbao, aunque más detallado. En el primer folio se insistía que el cadáver del señor Ybarra se encontraba en el alto de Barázar y daban como prueba un texto manuscrito del propio señor Ybarra. Sin embargo, este manuscrito no se encontraba entre los documentos citados, UN texto De ybarra, pista SEGURA

Arate este hecho, el subdirector general de Seguridad llamó a San Sebastián para informarse de «i tes había sido entregado algún otro texto. Arate la negativa, envió a un funcionario nuevamente a la estación de Correos para averiguar si habían llegado nuevos papeles. Allí pudo encontrarse, en una paletera, dos nuevos folios que, al parecer, un funcionario de Correos, sin darles mayor importancia—por creer que se trataba de papeles inútiles—había tirado, un estos dos folios se encontraba uno prácticamente en blanco y e) otro con un texto manuscrito por el señor Ybarra, en el que se podía leer lo siguiente: "Señorita Eibarrena, Tribunal Tutelar de Menores, Bilbao." Se trata de la misma- dirección a la que el señor Ybarra envió su •primera carta tras el secuestro. Con los cuatro folios, Ja Policía pudo comprobar que, efectivamente, se trataba de los secuestradores del señor Ybarra» iniciándose la operación de búsqueda del cuerpo del secuestrado.

Hacia las tres de la tarde, un numeroso contingente o* la Guardia Civil y algunos funcionarios del Cuerpo General de Policía iniciaron la búsqueda, distribuidos por grupos y con la ayuda de guías de la zona.

Hacia las seis menos cuarto fue, finalmente, encontrado el cadáver del señor Ybarra por uno de los grupos a unos cuarenta metros de la cuneta, en el fondo de una pequeña vaguada, cubierto con un plástico gris oscuro, que estaba sujeto por dos ramas. Sobresalía por debajo del plástico la punta del pie izquierdo. Al ser retirado el plástico pudo verse una parte del rostro del señor Ybarra, que se encontraba cubierta por un pañuelo o gorro de dormir de color rojo, que le tapaba una parte de la cara. Tenía barba como de quince olías; vestía traje gris os-

 

< Volver