Los parlamentarios vascos condenan el crimen     
 
 Ya.    23/06/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

Los parlamentarios vascos condenan el crimen

Al finalizar la reunión de la asamblea de parlamentarios vascos, hacia las nueve de la noche de ayer, que tuvo lugar en el palacio de la Diputación de Guipúzcoa, se hizo público el siguiente comunicado:

"Al concluir la asamblea su sesión llega ja su conocimiento la triste e irreparable noticia de que ha aparecido el cadáver de don Javier de Ybarra. La asamblea de parlamentarios vascos manifiesta

euro, camisa blanca y zapatos negros, y a su costado se encontraba la Biblia, otro libro y su gabardina enrollada.

Al ser examinado el cuerpo se le pudieron apreciar dos disparos en la cabeza, uno con orificio de entrada por la nuca y orificio de salida por la sien derecha y otro con orificio de entrada por la sien izquierda y sin orificio de salida.

Según el teniente coronel Soria-no caben todas las hipótesis desde que el cadáver se encontrara en ¡a zona desde el lunes nauta que el cadáver fuera trasladado posteriormente por los autores del secuestro.

IDENTIFICADO EL CADÁVER

A las nueve quince horas de la noche llegó ai lugar de los hechos Enrique de Ybarra ,uno de los hijos del secuestrado, quien efectivamente identificó el cadáver de su padre. A las diez menos diez el Juez de Durango ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado al depósito judicial del Hospital Civil de Bilbao.

Concluido el relato de los hechos, los informadores preguntaron al subdirector general de Seguridad si se tenia noticias de la identidad de los autores del secuestro, a lo que ha contestado que todo parece girar en torno a Apalategui y sus comandos. Y que solamente tienen las noticias que proceden del sur de Francia. Asimismo, informó que se habían adoptado medidas especiales, orientadas a descubrir y detener a los autores de la muerte del señor Ybarra.

Ante la extrañeza de los informadores de que la familia Ybarra afirmara que se encontraban en un momento cumbre de las negociaciones y, sin embargo, te hubiera producido la muerte del señor Ybarra, el señor Sainz contestó que algo similar había ocurrido ya en algún otro secuestro, y que mientras la dirección de los secuestradores negociaba, la base había obrado independientemente.

 

< Volver