Vulgares asesinos     
 
 Informaciones.    23/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIONES VULGARES ASESINOS

SI la muerte atroz de don Javier de Ybarra sirviera, al menos, pata liquidar cualquier residuo de apoyo al grupo terrorista E.T.A. que entre la población vasca pueda subsistir, el sacrificio del gran filántropo bilbaíno no habrá resultado totalmente baldío.

Ha quedado demostrado, para aquellos que aún creyeran en el halo romántico de la lucha «desinteresada» y «heroica» de tos etarras por su propia concepción de la patria vasca, que hoy día no queda más que una banda de facinerosos que secuestran a un hombre rico, piden 1.000 millones, y porque no obtienen el dinero que piden —¿o si lo obtienen?—, le asesinan a sangre fría. Son unos delincuentes de derecho común, que cuando todos los presos políticos vascos están fuera ´le la cárcel, cuando las posturas nacionalistas más radicales han ganado el apoyo electoral, escaso pero suficiente, para estar representadas en unas Cortes democráticas, a través de los representantes de Euzkadiko Ezkerra, la justificación posible de un asesinato de E.T.A. debe desvanecerse hasta para los que propugnen las más avanzadas actitudes revolucionarias.

Creemos firmemente que a partir de ahora se debe enjuiciar cualquier atentado de los delincuentes de E.T.A. —y nada garantiza, naturalmente, que no vuelvan a secuestrar y a matar a personas indefensas— según las normas del Derecho común, y según esas mismas normas debe perseguirse la concesión por Francia de la extradición de Miguel Ángel Apalategui. para que su presunta participación en delitos comunes sea esclarecida, con todas las garantías, por la jurisdicción ordinaria española.

En cuanto al pueblo vasco, y aparte de la¿ condenas lógicas y casi automáticas en casos tan trágicos como este, ha; que pedirle ana vez más que confirme, con su comportamiento cívico y responsable, su decidido apoyo dentro de la nueva democracia a las fuerzas políticas y sociales que, encarnadas en sus nuevos diputados y senadores de distintas ideologías— pero siempre de claro carácter vasco y vasquista—, representan las mejores opciones de futuro, de soluciones negociadas, pacificas y, ante todo, dignas para todos.

 

< Volver