Pese a las elecciones y la amnistía. 
 Clima de tensión en el País Vasco  :   
 Atracos, agresiones armadas y amenazas de muerte, suceden al asesinato de don Javier de Ybarra. 
 Pueblo.    27/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

PESE A LAS ELECCIONES Y LA AMNISTÍA

CLIMA DE TENSIÓN EN EL PAÍS VASCO

Atracos, agresiones armadas y amenazas de muerte, suceden a! asesinato de don Javier de Ybarra

BILBAO. (PUEBLO.)—El clima de tensión, nervios e intranquilidad sigue en el País Vasco, aún después de elecciones y amnistías. Si con la llegada de una y otra alguien creía alcanzado el momento del relax y de la distensión —y éramos muchos los que lo esperábamos—, estábamos, a lo que parece, equivocados, y así, esta pasada «emana, tras la muerte y aparición del cadáver de Javier de Ybarra, asesinado por ETA, han seguido hasta tres atracos en cajas de ahorro y una empresa, todos ellos a mano armada y por presuntos comandos de ETA, detenido uno de ellos, compuesto por tres individuos, en Vizcaya. Y entre atraco y asalto, otro intento de asesinato en la persona de un guardia civil, para continuar la escalada terrorista con una riada de llamadas amenazantes, falsas alarmas en Bilbao, teniendo como objetivo principal los vehículos de miles de aficionados al fútbol, hasta tener que montar diversos servicios de vigilancia. El sábado se registraron varias, amenazando a los autobuses dispuestos para salir hacia Madrid.

De otro lado se comentan igualmente las amenazas telefónicas a algún jugador del Athletic —se habla de Iribar— y a Koldo Aguírre, el entrenador así como del miembro de Euskadiko Ezquerra, señor Bandrós.

Finalmente, dejar constancia de la certeza, de la llamada a «La Gaceta del Norte», en su redacción de Pamplona, en el sentido de que los que asesinaron a Javier de Ybarra «hablan sido ejecutados», señalando la voz anónima que se encontraban los nliembros del comando ETA muertos en un lugar a unos dos kilómetros de Roncesvalles; en Navarra. La Guardia Civil trasladada a aquellos parajes seguía rastreando diversos puntos en un radio de acción stiperto al marcado sin que hasta el momento hayan dado fruto cuando redactamos esta crónica desde Bilbao

• PISTAS SOBRE LOS ASESINOS DE YBARRA

En cuanto a estas pesquisas y otras sobre la muerte del ex alcalde de Bilbao, les remitimos a las declaraciones hechas por el gobernador civil a la agencia Europa Press. El resumen es que «existen pistas sobre sus asesinos, que siguen actuando con rapidez e intensidad, pero no hay novedad importante en las investigaciones».

A la pregunta de si la muerte del señor Ybarra modificará en algo la situación política y social que está atravesando el País Vasco, respondió el gobernador: «Pienso que no, sustancialmente. Ahora bien, ETA quedará más marginada, aisla.; da y sola de lo que ya estaba respecto del pueblo vasco, y esto es un hecho patente.»

El gobernador civil de Vizcaya piensa qu« el pueblo vasco ha condenado «unánimemente y sin paliativos el asesinato, y lo ha expresado suficientemente a través de sus portavoces, de sus líderes políticos y de sus parlamentarios recientemente elegidos.»

Al referirse al problema vasco y su extensión, el señor Uriarte y Zulú e t a ha manifestado que «existe un problema, una cuestión vasca, aunque no se puede decir que está localizado en esta provincia o en esta otra, sino que en ciertos lugares del País Vasco se dan situaciones de mayor virulencia que en otros, pero esta opinión de que el problema vasco es sólo de Guipúzcoa y parte de Vizcaya es demasiado radicalizada».

En cuanto a las soluciones para terminar con la violencia en Euskadi, el gobernador civil declaró a Europa Press que no es fácil acabar con las acciones criminales de ETA. Para combatirlas en parte, hay que quitarle a esta organización todo el respaldo social posible, superando una serie de situaciones políticas y sociales que permita restar a la ETA la poca potencialidad que de queda.

Sobre las noticias de una supuesta descapitalización y evasión de capitales del País

Vasco, ha dicho que, efectivamente, «la muerte del señor Ybarra puede suponer una salida considerable de estos capitales, ya que la falta de seguridad hace crear una imagen grave de la situación y un retraimiento de las inversiones». Sin embargo, el señor Uriarte ha precisado que, «aunque puede salir el capital, no debe, ya que se va a acabar la violencia, una vez que el pueblo ha expresado claramente lo que quiere».

Para abordar los problemas del futuro el gobernador civil declaró que «todo futuro es difícil, los futuros no se presentan ninguno despejados, pero las dificultades con que se va a encontrar el País Vasco pueden solucionarse satisfactoriamente». Añadió que, en su opinión, las pasadas elecciones y sus resultados en el País Vasco han sido una expresión popular libremente manifestada, y que «cualquiera que conozca el País Vasco no ha podido llevarse sorpresa ante los resultados de las elecciones».

Al ser preguntado si iba a continuar en su, puesto, el señor Uriarte dijo: «Dios proveerá.» También manifestó que, como gobernador civil, no sabe «nada dé nada» sobre si tá familia Ybarra llegó a pagar dinero en algún momento a los secuestradores de don Javi.

 

< Volver