Por los Guerrilleros de Cristo Rey. 
 Los familiares de "Apala", amenazados  :   
 También lo están el abogado y senador Bandrés y su mujer. 
 Arriba.    22/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

POR LOS GUERRILLEROS DE CRISTO REY

Los familiares de Apala , amenazados

• También (o están e! abogado y senador Bandrés y su mujer

MADRID. (De nuestra Redacción y resumen de agencias.)— «La madre, el hermano, la tía de «Apata», el abogado señor Bandrés y su esposa, íienen días contados», según una carta, presuntamente firmada por los guerrilleros de Cristo Rey, enviada a Alfredo García, Alcalde de Ansoain (Navarra),

La carta califica a Miguel Apalategui de «bandido y traidor», y comunica al Alcalde de Ansoain que advierta a los familiares de «Apala» que «muy pronto serán sacrificados».

El señor Bandrés también es calificado como «traidor, bandido y atracador» y asimismo ha sido amenazado, al parecer, por haber defendido a algunos miembros de ETA.

La carta denomina a la «marcha de la libertad» de «marrana», y a los miembros de ETA de «rojos, fascistas y terroristas», y añade que «las malas semillas estorban en España. España, sí; Euskadi, nos.

La carta finaliza con una amenaza para Radio Loyola, en !a que se afirma que volverá a ser destruida.

Extradición de «Apala»

Por otra parte, una vez conocida la noticia de la entrega de la documentación por parto del embajador español en París al ministro de Asuntos Exteriores francés, para la extradición de Miguel Ángel Apalategui «Apala», su abogado. Miguel Castell, ha hecho unas declaraciones en el sentido de que la decisión para pedir la extradición se encuentra en último término en el Gobierno y en el Consejo de Estado francés, más que en el tribunal que le juzgará.

Protesta por el traslado de seis presos

El abogado donostiarra y senador por Guipúzcoa don Juan María Bandrés ha enviado al Presidente de la Audiencia Nacional un telegrama, protestando por el traslado de seis presos políticos vascos de la prisión de Mari ie a Carabanchel. El telegrama añade que el traslado no tiene motivo aparente, y se ha realizado sin previo aviso creando una serie de incomodidades a los presos y sus familiares.

 

< Volver