Una "marcha" protestada  :   
 La "Marcha de la Libertad" y los incidentes que provoca son objeto de numerosas cartas de nuestros lectores. De la ultimas recibidas entresacamos los siguientes párrafos. 
 ABC.    28/07/1977.  Página: 3,4. Páginas: 2. Párrafos: 21. 

OPINIONES AJENAS, POLÉMICAS, CARTAS, PUNTUALIZACIONES, COMENTARIOS. UNA «MARCHA» PROTESTADA

La, «Marcha de la libertad» y los incidentes que provoca son objeto de numerosas cartas de nuestros lectores. De las últimas recibidas entresacamos los párrafos siguientes:

MINORÍA EXALTADA CONTRA MAYORÍAS

Señor director: Le agradecería publicase en el periódico de su digna dirección esta carta sobre los incidentes provocados por la llamada «marcha de la libertad».

Antes, estos grupos minoritarios y extremistas, alegaban la nula representación del pueblo en ¡as instituciones franquistas, para llevar sus algaradas y provocaciones a la calle, causando víctima tras víctima. ¿Qué razones esgrimen ahora para seguir los mismos procedimientos, cuando ya el pueblo ha votado y elegido a sus representantes?

España ha entrado ya en una etapa democrática. El pueblo y sus representantes han dado una lección de civismo. Los grupos extremistas de siempre no pueden ver con buenos ojos que los españoles sean dueños de su futuro, y tratan por todos los medios de boicotear las conquista democráticas, amparándose en la tolerancia de una sociedad, que por ser demócrata permite su "existencia.

Pero una cosa es permitir su existencia y otra consentir que una minoría exaltada y desquiciada trate de imponer por la fuerza sus intereses partidistas, que no coindicen en absoluto con el interés común.— ÁNGEL MATEOS (Salamanca).

NACIONALISMO RACISTA

La noticia que publicaba A B C el pasado día 13 en la pág. 17 es una muestra evidente de ello. Y es que sectores muy concretos que se han hartado de clamar por la libertad, la democracia y la amnistía, cuando las urnas han puesto a cada cual en su sitio y otorgado auténtica representación a quienes gozan de la confianza del pueblo, se niegan a aceptar esta realidad, rechazando los legítimos cauces parlamentarios y se lanzan a la práctica de la violencia.

Porque ¿qué otra cosa es la llamada marcha de la libertad de Euskadi? ¿Quiénes son estos señores que pretenden arrogarse representaciones que el pueblo les ha negado, pues está claro, son los auténticos antídemócratas que pretenden hacer de la calle su «parlamento:», su «democrática» máquina de presión para vindicar intereses minoritarios, basados en planteamientos de un radicalismo y de una violencia evidentes, en busca de objetivos teñidos hasta la médula de nacionalismo racista.

Y ahí está la prueba; la violenta represión sobre un joven vasco que es y se siente español, que quiere a su país Euskadi y lo siente en el conjunto de las Españas.—Antonio de la TORRE (Granadal.

IMPONER SU IDEOLOGÍA

Dice su diario del día 13, que un joven que puso una bandera nacional en el balcón de su casa al paso de la «marcha de la libertad» estuvo a punto de ser agredido y ha tenido que huir de San Sebastián.

¿Por qué? Por qué desea una libertad que no esté encadenada a los que fomentan la «marcha de la libertad»?

Es un contrasentido ir contra la libertad de un ciudadano cuando se marcha por la libertad. ¿No será que en vez de buscar la libertad van a imponer de una u otra forma su ideología?—Juan de la HIGUERA GÓMEZ.

¿ES ESO LIBERTAD?

En el ABC leo con sorpresa que en estos momentos en que en España se está estableciendo una democracia tan pedida por muchos, en especial por los vascos, éstos, en su nombre y en el de la libertad que celebran con una «marcha», insultan y amenazan a uno de sus paisanos porque en nombre de esa misma libertad y sin coacción alguna cuelga del balcón de su casa la bandera que nos representa a todos los españoles.

¿Esto es libertad? ¿Para eso queremos la democracia? — Juan FELIU DOMENECH.

REVANCHISMO TERRORISTA

Se dice que la capacidad de asombro no tiene límite, pero en el caso del intento de agresión de un joven vasco por componentes de la denominada «marcha de la libertad» esta capacidad está tocando el mismo. ¿Cómo es posible que la simple contemplación de la bandera nacional provoque las iras de quienes emplean la palabra libertad para justificar lo Injustificable?

¿Cómo puede una minoría cuya actuación es posible gracias a la tolerancia democrática descalificar un comportamiento individual totalmente lícito? No es ésta la democracia por la que ha trabajado el pueblo español; este hecho únicamente puede calificarse como «revanchismo terrorista». (Zaragoza).

ESTUPOR

El incidente ocurrido en San Sebastián el pasado domingo entre los participantes en la «marcha de la libertad de Euskadi» y un joven donostiarra que se atrevió a colgar en el balcón de «su» casa la bandera del Estado español culminó con el autodestierro de este último para salvaguardar su propia Integridad,

Una marcha con hechos violentos y que ataca las libertades Individuales me causa estupor creer que se puede llamar de la libertad.—Pedro José TEIXIDO DE LA VEGA (Barcelona).

¿LIBERTAD, PARA QUIEN?

Un muchacho de veintiún años ha de abandonar su lugar de residencia protegido por la Policía después de las amenazas e Insultos que los participantes en la autodenominada «marcha de la libertad» le profirieron. ¿Motivos? Haber colgado en el balcón de su casa de San Sebastián la, bandera roja y gualda. Un muchacho que se considera vasco, que lo es y que confiesa no ser hostil a la «ikurriña».

Si la sorpresa del muchacho es grande, no lo es menos mi asombro. Cuando España camina por caminos de libertad y reconciliación, unos oportunistas segregan de la sociedad que ellos pretender Imponer a uno de sus miembros y le niegan violentamente la libertad que ellos exigen. Y si mi asombro no se transforma en indignación es únicamente en aras de esa reconciliación.—M.ª Luz TORRALBA (Salamanca).

LAMENTABLE

Me refiero al hecho de que un joven donostiarra tenga que huir de su casa por haber puesto la bandera española en el balcón coincidiendo con el paso de la llamada «marcha de la libertad de Euscadi». Lamentable que quienes hablan de la libertad no permitan que cada uno exprese —a través de banderas en este caso— según sus propias convicciones.

Lamentable que después de unas elecciones y unos representantes del pueblo vasco en las Cortes, unas minorías, precisamente no representativas, pretendan presionar al Gobierno sin admitir la acción de sus legítimos representantes parlamentarlos.

Nunca pasó por mi imaginación el hecho de que la tal «marcha de la libertad» tuviese algo de positivo. Después de esta noticia que comento parece claro que está totalmente desacreditada.—Vicente ORTS NAVARROS (Valencia).

EL NEXO, LA BANDERA ESPAÑOLA

Yo, como buen catalán, soy un firme defensor de la autonomía regional y nuestra «senyera» es el máximo símbolo regional, no sólo por lo que representa, sino porque reconociéndolo oficialmente como se ha hecho, hacemos grande y enriquecemos la pluralidad regional, lo que en definitiva se traduce en un fortalecimiento de España como conjunto de las distintas regionalidades. Pero precisamente por esto me indigna el saber que grupos minoritarios arremetan contra un ciudadano, que al parecer ha tenido que huir de su ciudad ante las amenazas que se le han dirigido, por el solo hecho de tener la bandera española en su balcón.

La «ikurriña» y la bandera del Estado español opino que deben ondear en todo el territorio vasco, al igual que en Catalunya ¡o hacen la «senyera» y la española, pero ante todo somos miembros de una gran nación, compuesta de otras muchas nacionalidades que es necesario reconocer y respetar, pero por encima de cada una de ellas y como nexo de unión está la bandera española.—Francisco TARREGA SABATE (Barcelona).

 

< Volver