Bilbao. 
 Dispararon desde un coche contra la Policía Armada     
 
 Ya.    17/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Disparan desde un coche contra la Policía Armada

BILBAO.—En Bilbao se efectuaron el lunes uno o dos disparos, sobre las once y inedia de la noche, desde un vehículo en marcha contra la compañía de reserva general de la Policía Armada, situada en la calle de Ibáñez, de esta ciudad.

Del disparo o disparos que se efectuaron ninguno alcanzó a ios miembros de la Policía Armada que se encontraban en la puerta de vigilancia.

Por otra parte, no han podido ser localizados casquillos ni los impactos de bala, aunque se sabe que él automóvil era un Seat 124, matrícula de San Sebastián, desconociéndose el número de la placa.

DOS MUERTOS EN PRESUNTOS ACCEDENTES. — Dos personas han aparecido muertas en la costa vizcaína, una en el mar y otra sobre Jas rocas, por causas que todavía se ignoran, aunque cabe pensar en posibles accidentes.

En Lequeito fue bailado el cadáver de Joaquín Correa Collado, de veintiséis años de edad, soltero, obrero de la construcción, natural de Mérida (Badajoz) y con residencia en la localidad, vizcaína. A1 parecer, durante la madrugada cayó sobre las rocas del acantilado desde una altura de 20 metros, arrastrándole posteriormente la marea.

En la playa de Baquio apareció el cuerpo sin vida de Eladio García Martí, de cincuenta y seis años de edad, casado y vecino de Bilbao, cuyo cadáver fue trasladado al depósito del cementerio de Bermeo, para la práctica de la autopsia.

DENUNCIA LA AGRESIUJN J>B TJJf GUASWA CIVIL—Un vecino de la localidad de Arcade, Manuel Vidal Conde, ha dirigido un escrito al gobernador civil de la provincia de Pontevedra en el que denuncia la actuación de un sargento de la Guardia Civil con ocasión de una fiesta celebrada en Sotomayor.

Relata el denunciante que el pasado sábado, día 6, cuando asistía a una verbena que se celebraba en Sotomayor, sobre la una y media, de la madrugada, decidió abandonar la misma y retornar a su domicilio. Como su coche estaba bloqueado por otros vehículos se dirigió al sargento comandante de puesto de Arcade, que en unión de otro número cubría servicio en el lugar, para que solicitase por los altavoces que los propietarios de los otros vehículos moviesen éstos y le permitieran salir. Ante su petición, el sargento te contestó que "siguiese bailando".

El escrito puntualiza mis adelante que a un nuevo requerimiento del denunciante, el agente de la autoridad le contestó que esperase a que terminara la verbena. Una vez más, el señor Vidal Conde solicitó los servicios del sargento de la Guardia Civil, momento en que fue agredido en presencia de testigos y ante el estupor de su esposa, que bajó del vehículo, donde se había instalado con loa niños.

En la denuncia al gobernador civil se acompañan fotocopias de documentos de asistencia facultativa y diagnósticos.

 

< Volver