Autor: Ceberio, Jesús. 
 Piensan que ha sido trasladado a España. 
 Los hermanos de "Pertur" denuncian su secuestro por elementos de extrema derecha     
 
 El País.     Páginas: 1. Párrafos: 23. 

Piensan que ha sido trasladado a España

Los hermanos de "Pertur" denuncian su secuestro por elementos de extrema derecha

El posible secuestro de Eduardo María Moreno Bergareche, alias Pertur,

conocido activista de ETA, al que en su día se asoció a los secuestros de José Luis Arrásate y Ángel Berazadi, mantiene la atención de los observadores en el País Vasco y en el sur de Francia, donde residen la mayor parte de los exiliados españoles relacionados con movimientos nacionalistas vascos.

La expectación se acrecienta, ante la posibilidad —denunciada por los hermanos del desaparecido-de que haya sido victima de algún comando español de extrema derecha de los que vienen operando en la zona vasco-francesa. Nuestro redactor en el País Vasco, Jesús Ceberio, ha elaborado un informe sobre la situación.

«Existen fundados motivos para suponer que Eduardo María Moreno Bergareche ha sido secuestrado por un comando de extrema derecha, perteneciente a ATE, OVAA, u otro de ideología similar de los que, bajo diversas denomiciones operan desde territorio español.» Este es uno de los puntos que contiene la denuncia formulada ayer tarde, ante el juzgado de San Sebastián, por Alvaro y Marta Moreno Bergareche hermanos del dirigente etarra que desapareció el pasado viernes, sobre las once y media de la mañana, en la localidad francesa de Behobia, a unos doscientos metros de la frontera española. Todo hace pensar, y de ello están convencidos tanto sus familiares, como los refugiados vascos que viven en el sur de Francia, que se trata de un secuestro llevado a cabo por alguna organización española de extrema derecha.

En la denuncia que han presentado sus hermanos, se señala también que «es opinión generalizada en los medios de los refugiados vascos, compartida por los denunciantes, que Eduardo Moreno Bergareche después de su secuestro ha sido trasladado a España, donde podría encontrarse —vivo o muerto— en la actualidad».

Este presunto traslado de Eduardo Moreno, conocido por el sobrenombre de Pertur, a territorio español, es lo que ha inducido a su familia a presentar denuncia ante las autoridades judiciales de este país, al igual que lo hicieron el sábado en Francia.

Amenaza de muerte «Fundamenta esta opinión —añaden— el hecho de que el hermano de los denunciantes recientemente fue amenazado de muerte, al igual que su familia, en nota escrita por uno de estos grupos de extrema derecha y la circunstancia de que la policía francesa no le ha localizado en territorio de su jurisdicción, pese a las minuciosas investigaciones llevadas a cabo.»

Se refieren, por último, a una información publicada el pasado 30 de mayo en el periódico donostiarra La Voz de España. En ella se hacía expresa referencia a Eduardo Moreno, y sus familiares estiman que bajo el título Diez millones para matar a quienes mataron, parecia incitarse al crimen.

Hasta aquí los puntos más importantes de la denuncia formulada ante el juez de guardia de la capital guipuzcoana. A través del testimonio de Alvaro, visiblemente nervioso y de varios refugiados vascos, hemos podido conocer los movimientos de Pertur, inmediatamente antes de su desaparición.

A eso de las diez de la mañana del viernes, día 23, Eduardo Moreno salió de su casa, situada en el barrio Urdazuri de San Juan de Luz, para dirigirse al bar La Consolación de esta misma localidad francesa. Unos tres cuartos de hora después se encontró con otros dos refugiados, a quienes pidió que le condujesen a Behobia, donde tenía concertada una cita.

En relación con su estancia en el bar La Consolación, el propietario de este establecimiento no le ha reconocido a través de las fotos que le han sido mostradas, lo que induce a pensar que permaneció la mayor parte del tiempo en la calle.

Una vez en Behobia, sus dos amigos le dejaron en el cruce de la carretera que conduce a Hendaya, a muy pocos pasos de la frontera franco-española. El mismo Pertur les pidió que se fueran. Como dato curioso se señala que, a unos pocos metros de donde le dejaron se encontraba estacionado un vehículo con cuatro gendarmes franceses.

A partir de este momento no se ha vuelto a tener ninguna noticia sobre el paradero del dirigente etarra. En un primer momento se creyó que pudiera haber sido detenido por la policía francesa, posibilidad esta que, ajuicio de los refugiados, hubiera sido la más favorable para el desaparecido.

Las autoridades del vecino país aseguraron, sin embargo, el sábado, que Pertur no había sido detenido. Las sospechas de que pudiera tratarse de un secuestro ganaron

cuerpo a medida que transcurrían las horas. Tras presentarse denuncia por presunto secuestro en el vecino país, la policía francesa ha intensificado estos días la vigilancia en los sectores fronterizos que van desde Hendaya hasta el último limite de la provincia de Navarra, a fin de evitar que pueda ser conducido a España.

En medios vascos del sur de Francia se estima como muy probable que Moreno Bergareche se encuentre ya a este lado de la frontera, y muchos consideran la posibilidad más pesimista de que sus secuestradores le hayan dado muerte.

Extraña a algunos que un hombre como Pertur, amenazado de muerte por ATE en numerosas ocasiones y obligado a adoptar múltiples precauciones en su vida pública, acudiese solo a una cita misteriosa y a tan escasa distancia de territorio español. La hora y el sitio, con paso muy frecuente de coches y peatones, pudieron influirle a no adoptar especiales medidas de seguridad. Después de su desaparición se ha sabido que otro refugiado vasco se libró posiblemente del secuestro el día anterior, por no acudir a una cita que luego se demostró era falsa.

Dirigente de ETA

Eduardo Moreno Bergareche, Pertur, nacido en San Sebastián hace veinticinco años, estudiante, era uno de los máximos dirigentes de la rama político-militar de ETA V Asamblea. Miembro liberado de la organización, residía en San Juan de Luz desde el año 1972. Su nombre saltó a los periódicos españoles el pasado año. bajo la acusación de ser uno de los miembros más activos de los comandos especiales que durante la primavera del 75 llevaron a cabo varias acciones violentas, antes y durante el estado de excepción decretado en Vizcaya y Guipúzcoa.

Con posterioridad la policía asoció su nombre al secuestro de José Luis Arrásate, aunque su madre declaró que el día en que se llevó a cabo el secuestro su hijo se encontraba cenando con sus padres en el restaurante Mayi, de San Juan de Luz.

El 23 de marzo pasado, la policía hacia pública una nota en San Sebastián, según la cual Moreno bergareché y José Luis Echegaray Gastearena éran responsables del secuestro del industrial donostiarra Ángel Berazadi, quien posteriormente seria asesinado por sus secuestradores.

Según la mencionada nota policial, Moreno Bergareche formaba parte de los llamados «comandos locos» de ETA, que tuvieron una destacada intervención terrorista en el País Vasco durante el año 1965.

En medios vascos se descarta la posibilidad de cualquier ajuste.de cuentas entre militantes etarras, al tiempo que se desmiente el episodio, semanas atrás por algunas publicaciones españolas, según el cual Pertur habría atentado a tiros contra Pérez Revilla, miembro de la rama militar de ETA-V.

Eduardo Moreno llevaba siete meses sin renovar su carta de residente en Francia.

En relación con su presunto secuestro, la comisión gestora proamnistía de Guipúzcoa, ha hecho público un comunicado en el que «denuncia ante la opinión pública la acción criminal cometida en la persona de Moreno Bergareche, protesta por la impunidad que rodea la realización de hechos de esta naturaleza, y exige de las autoridades la urgente investigación y consiguiente aclaración de los hechos, así como la adopción de las medidas procedentes, a fin de poner término a la actuación impune de estos grupos».

Precisamente uno de estos grupos ametralló a finales del pasado año el chalet donde residen los padres de Moreno Bergareche, en el término municipal de Fuenterrabía, y estos grupos son los que han reiterado asimismo, amenazas de muerte contra la familia, hasta el punto de que fuerzas de orden público han tenido que custodiarla casa.

 

< Volver