Autor: Ceberio, Jesús. 
 En Bilbao, San Sebastián y Vitoria. 
 Mesas redondas sobre el tema de los fueros vascos     
 
 El País.    23/07/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

REGIONES

En Bilbao, San Sebastián y Vitoria

Mesas redondas sobre el tema de los fueros vascos

JESUS CEBERIO, Vitoria

Tres mesas redondas casi simultáneas se celebraron ayer tarde en Bilbao, San Sebastián y Vitoria, en torno al tema de los fueros vascos. La coincidencia de los tres actos y de algunos de los ponentes anunciados, redujo notablemente la participación en la reunión de Vitoria.

La ausencia de representantes ¿el Movimiento Comunista de Euzkadi, y de EHAS (Euskal Herriko Alderdi Sozialista), por haberse comprometido previamente a intervenir en San Sebastián, hizo que se retirasen también de la mesa los que iban a participar en nombre del Partido Carlista de Euskadi, Eusko Socialistak y de otro nuevo grupo de tendencia socialista Abertzale (nacionalista), con lo que la mesa redonda quedó reducida a miembros del PSOE, Partido Comunista de Euskadi, y Partido Nacionalista Vasco. Asistieron, unas 1.500 personas.

En nombre del Partido Socialista Obrero Español, Luis Alberto Aquiriano, dedicó un primer recuerdo a quienes habían dado su vida por la libertad del pueblo vasco, especialmente a los últimos fallecidos en Santurce y Vitoria. Después de señalar la tradición federal de su partido, abundó en los postulados ya conocidos de la ruptura democrática, la amnistía total y la libertad para todos los partidos —«¿quiénes son ellos para dar patente de democracia?»—. Se mostró partidario de que sea el pueblo con

sus votos el que decida quiénes son demócratas o no.

Carlos Alonso explicó los puntos de vista del Partido Comunista de Euskadi. Las condiciones básicas para la democracia son, a su juicio, la amnistía, la libertad de todos los partidos y la convocatoria de Cortes constituyentes, con la garantía de un Gobierno provisional democrático. «En esta situación de pseudodemocracia inestable —dijo—, debemos hacer el definitivo esfuerzo para consolidar nuestra unidad y debemos saber evitar la tentación de que estrechas miras partidistas nos empujen a acentuar las diferencias, buscando protagonismos que resultarían efímeros. Si sabemos hacerlo muy pronto, tendremos la posibilidad de contrastar nuestros puntos de vista en una prensa libre y en el Parlamento, dejando que el voto popular sea el juez supremo. Si no sabemos hacerlo, pienso que tendremos que

continuar discutiendo nuestras diferencias en la cárcel o en el exilio.»

En último lugar, el representante del Partido Nacionalista Vasco, Xavier Arzallus, manifestó que no iba a exponer los puntos de vista de su partido en razón a las ausencias producidas en la mesa. Acusó de oportunistas primeramente a las diputaciones que, con ocasión del centenario de la abolición de los fueros, han efectuado diversas declaraciones en defensa del sistema tradicional vasco. Señaló el olvido en que durante estos 40 años han mantenido estas corporaciones todo lo relacionado con los fueros. «En la Universidad, o en las escuelas, nunca hemos oído hablar de nuestros fueros, de nuestras viejas instituciones, lo hemos tenido que conocer de trampa. Se nos ha usurpado nuestra cultura.»

Añadió, por último, «que no basta con la instauración de un régimen democrático. Los pueblos también tienen derechos y nosotros somos un pueblo que tiene derecho a organizarse su propia convivencia. Mientras no se restaure la personalidad de la nación vasca, catalana o gallega, no habrá un régimen democrático estable».

EL PAIS ,viernes 23 de Julio de 1976

 

< Volver