Martín Villa en Vizcaya:. 
 "Cuando se ensancha el marco de las libertades resulta más necesario que nunca el ejercicio de la autoridad"  :   
 "Pedimos al ministro -declara el presidente de la Diputación- que nos ayude a conservar la paz en Euskalerría". 
 ABC.    19/09/1976.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ABC

MADRID, DOMINGO 19 DE SEPTIEMBRE

DE 1976 - NUM. 21.985 QUINCE PESETAS

DIRECTOR: JOSÉ LUIS CEBRIAN BONE DEPOSITO LEGAL M- 13 - 1958- 112PAGS.

SIN SUPLEMENTO COLOR: 10 PESETAS » EDICIONES URGENTES: 11 PESETAS

MARTIN VILLA, EN VIZCAYA:

"CUANDO SE ENSANCHA EL MARCO DE

LAS LIBERTADES RESULTA MAS

NECESARIO QUE NUNCA EL EJERCICIO

DE LA AUTORIDAD"

«Pedimos ai ministro —declara el presidente de la Diputación—que nos ayude a conservar la paz en Euskalerría»

BILBAO, 18. (Cifra.) «Garantizar el ejercicio de las libertades y de los derechos públicos obliga a impedir y evitar el desorden, la anarquía y la subversión», dijo el ministro de la Gobernación, Rodolfo Martín villa. esta tarde ante la Diputación Provincial de Vizcaya.

El ministro, después de almorzar en privado, reanudó su jornada de encuentros en Vizcaya, visitando en el Obispado al prelado de la diócesis, monseñor Antonio Añoveros Ataun, COTÍ quien declaro durante media hora.

Seguidamente, el ministro de la Gobernación se trasladó a la Jefatura de Policía de Bilbao, interesándose por distintos aspectos del orden público y conversando con sus mandos, y de allí, en automóvil, fue hasta los acuartelamientos locales de la Policía Armada y de la Guardia Civil, donde también habló con distintos jefes y oficiales de ambos cuerpos.

Finalmente, minutos después de las siete, llegó al Palacio de la Diputación Provincial, acompañado por el gobernador civil, directores generales de Política Interior y Seguridad, señores Sánchez de León y Rodríguez Román, respectivamente, y del jefe de su gabinete técnico. Fue recibido por el presidente de la Diputación, en compañía del cual subió la escalinata principal mientras sonaban las notas de la típica canción vasca de saludo v despedida, e) «Agur Kaunak»

EN LA DIPUTACIÓN.—Una vez en el salón de plenos de la Diputación, el presidente de este organismo, Augusto UncetaBarrenechea, que agradeció al ministro su presencia en la provincia, dijo que «estos males que sufrimos proceden de los escasísimos medios con que contamos y porque la Administración, además de dedicar medios insuficientes, no nos permite administrar los mismos, con lo que conseguiríamos mayor eficacia, pero insistiendo hasta llegar a_ la rebeldía, en la injusticia de la proporción entre recaudación necesidades v reversión»

Explicó que esta desproporción ha hecho que permanezcan sin solución viejos proyectos como el túnel de Archanda, puerto de Restegui y semipuerto de Sondica.

Significa la necesidad para la vida de Vizcaya de la urgente aplicación del régimen administrativo especial.

Más adelante, el señor Unceta-Barrechenea dijo que «sobre nuestras cabezas, en lo alto de esta casa de Vizcaya, ondea, junto a nuestra bandera, nuestra roja y gualda, la histórica de Vizcaya., la única que tiene derecho a serlo. Pedimos al se-

ñor ministro que nos ayude a conservar la paz en Euskalerría, en este momento que quisiéramos sea de libertad sin libertinaje, manteniendo, además, el orden para sesrnir trabajando frente a los que trabajan, y diciendo claramente a todos de nuestros derechos, ñero también de nuestras obligaciones»

EL DECRETO DE 1937.—Señaló, asimismo, que «no puedo dejar pasar la herida, aún sangrienta, que es la existencia del decreto de 23 de junio de 1937, cuya inmediata anulación se ha venido pidiendo por cuantas Diputaciones nos han precedido, hasta encontrarnos hoy en una situación ridicula e injusta, por existir una sanción, tras la anulación de los pretextos que la motivaron en una situación de Tuerra»

MARTIN VILLA.—Por su parte, el señor Martín Villa se dirigió al Pleno de la Corporación y expresó que e] motivo de su visita es conocer directamente los problemas del País Vasco, sus preocupaciones y necesidades y la problemática provincial vizcaína para intentar resolver las cuestiones que la acucian. Dijo que vivimos un proceso político democratizador en que el Gobierno se ha comprometido a devolver al pueblo español el protagonismo político de su destino y de su futuro

«Oir la voz del pueblo —dijo—, sin gratuitas afirmaciones de representatividad no contrastada v sin suplantaciones es el propósito proclamado por el Gobierno en su proyecta de reforma política».

«Por ello —agregó— es preciso señalar que cuando en el horizonte político se ensancha y amplía el marco de las libertades ciudadanas, resulta más necesario que nunca el ejercicio de la autoridad para que el tránsito hacia metas auténticamente democráticas se logre pacíficamente y bajo el imperio y acatamiento de la ley».

Recordó que el Rey. en su primer mensaje, destacaba que un orden justo permite reconocer dentro de la unidad del Reino y del Estado las peculiaridades regionales y proclamaba su deseo de ser Rey de todos a un tiempo y de cada uno en su cultura, en su historia y en su tradición. Esa idea —agregó— es una de las más firmes realidades sobre las que se asienta la esencial unidad del Reino y del Estado.

Más adelante dijo que «los problemas de las lenguas e idiomas regionales, el tema de las banderas y símbolos tradicionales de nuestras regiones y provincias, la progresiva descentralización administrativa y desconcentración de funciones; el carácter cada vez más representativo de las Corporaciones y entes de la vida local son, entre otras, cuestiones en las que el Gobierno y la sociedad en general deben colaborar para profundizar en su estudio y alcanzar las soluciones más justa.y acertadas».

EL HECHO REGIONAL.—«Plantear el hecho regional —añadió— como un simple balance cuantitativo entre los que se da y lo que se recibe del conjunto nacional representa un dato a considerar para su posible corrección, pues la superior riqueza generada engendra también nuevas necesidades, pero ello no debe impedir en modo alguno el desarrollo armónico e integral de todo el pueblo español.»

Resalta la labor desarrollada por la Comisión para el Estudio del Régimen Especial de Vizcaya, que afirmó «nos será a todos muy útil». E insistió en la idea de que «la afirmación de la personalidad histórica de las regiones y su futura institucionalización constitucional no están en contradicción con ideas que pertenecen al acervo indeclinable del patrimonio nacional, tales como la soberanía, la solidaridad y el destino común de todos los españoles».

 

< Volver