Tras la "jornada de lucha" convocada para ayer. 
 Guipúzcoa: una bandera con explosivo     
 
 Pueblo.    28/09/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

• GUIPÚZCOA:

UNA BANDERA

CON EXPLOSIVO

SAN SEBASTIAN. (PUEBLO y agencias.I—La actividad laboral fue casi nula en la provincia de Guipúzcoa, donde el 8? por 100 de la población obrera, calculada en 120.000 trabajadores, se declaro en huelga. En San Sebastián los comercios cerraron sus puertas

desde primeras horas de la mañana, funcionando únicamente los autobuses urbanos y los que unen la capital con las distintas cercanias, Los taxis paralizaron sus servicios Igualmente desde horas muy tempranas. la Policia patrullaba discretamente por las calles de la ciudad En otras localidades de la provincia como Eibar. Irún, Fuenrerrabia M o n dragón Vergara y Beasain. los obreros abandonaron las fábricas al poco- rato de incorporarse a sus puestos, bien para regresar a sus casas o pasear por las calles. En Beasain el pan fue abandonado en la calle, ai negarse los repartidores a distribuirlo, siendo los propios habitantes los que se encargaron de esta tarea.

En diversas localidades se produjeron manífestaciones, teniendo que intervenir la fuerza publica a fin de dispersarlas Segun Logos en Rentería unas ochocientas personas fueron desalojadas de la glesia de la Asunción, donde se habían encerrado. En Eibar. Villarreak Elgóibar y Motrico se produjeron intentos de manifestación. En esta ultima localidad —añade Logos—. uno de los grupos rompió el escaparate de una tienda que no había cerrado Fn Azpeitia. a las diez de la mañana. se celebró un funeral por el alma de Otaegui, al que asistieron unas trescientas personas. A la salida se fueron concentrando en la plaza, hasta alcanzar casi el millar. La presencia de la Policía impidió cualquier intento de manifestación. En el barrio cl« Oarbe. varios grupos de personas visitaron la tumba de Otaegui

En el monte Urgull. de San Sebastian habían aparecido por la mañana dos «ikurriñas», a las que se les había colocado cargas explosivas. Se comprobó posteriormente que una de ellas era auténtica, precediéndose a su voladura antes de retirar la bandera.

 

< Volver