ETA reivindica el atentado. 
 Asesinado el presidente de la diputación de Guipúzcoa  :   
 y cuatro miembros de su escolta. 
 Arriba.    05/10/1976.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

1SESINADO EL PRESIDENTE DE LA DIPUTACIÓN DE GUIPÚZCOA

y cuatro miembros de su escolta

SAN SEBASTIAN. (Especial para ARRIBA.)—A las 14,30 de ayer falleció en San Sebastián, víctima de un atentado, el presidente de la Diputación de Guipúzcoa, Consejero del Reino y Procurador en Cortes, don Juan María de Araluce y Villar. También fallecieron don. Antonio Palomo Pérez, don Luis Francisco Sanz Flores y don Alfredo García González, miembros de la escolta. Y el chófer del presidente, don José María Elícegui Díaz, que resultó gravemente herido y permaneció varias horas en estado crítico. También recibieron heridas de diversa consideración varios transeúntes que en ese momento se encontraban en el lugar del suceso.

A las seis y cuarto de la tarde, una llamada anónima a la redacción del matutino de Prensa del Movimiento «La Voz de España» reivindicó el atentado. Una voz masculina, dijo que «ETA reivindicaba la muerte del presidente da la Diputación y sus guardianes».

Los restos mortales de don Juan María de Araluce y Villar fueron trasladados a media tarde de ayer al Palacio de la Diputación guipuzcoana, en cuyo Salón del Trono quedó instalada la capilla ardiente. Por otra parte, la capilla ardiente de los tres policías fallecidos quedó instalada en el Gobierno Civil de la provincia. El sepelio de las víctimas se efectuará en el día de hoy.

Recibió siete balazos

A las 2,25 de la tarde, el coche del señor De Araluce, en el que volvía a su domicilio después de la jornada de trabajo, aparcó frente a su casa, haciéndolo también el coche-escolta, un «R-12» en el que viajaban los funcionarios de Policía.

En ese momento, desde el portal contiguo a su vivienda, concretamente el número 7, salió un hombre con cazadora marrón y pantalón oscuro, al que acompañaban otros tres o cuatro individuos. El de la cazadora sacó una metralleta disparado primero una ráfaga contra el

vehículo de escolta y una segunda contra el vehículo del que estaba saliendo ya el presidente de la Diputación, a quien alcanzaron siete balazos,- en presencia de algunos de hijos que le esperaban a la puerta de su casa.

Tras el criminal atentado los autores huyeron, por la inmediata calle Echaide, donde les esperaba un automóvil «Simca» blanco, matrícula de Bilbao. Este automóvil apareció posteriormente en el paseo de los Fueros, muy cerca del lugar del atentado. Se cree que en ese lugar aguardaban a los autores del crimen otro u otros automóviles en los que continuaron su huida. El coche, al parecer, había sido robado.

Trasladado por sus hijos

Tras unos minutos de confusión, comenzaron a llegar las ambulancias que trasladaron a las víctimas a centros sanitarios fueron los propios hijos del presidente de la Diputación los que trasladaron el cuerpo ensangrentado de su padre y el del conductor del vehículo a la Residencia de la Seguridad Social «Nuestra Señora de Aránzazu». Los hijos del señor De Araluce estaban comiendo en su domicilio, próximo al lugar del atentado, cuando oyeron las ráfagas de metralleta. Descendieron rápidamente y en seguida vieron a su padre que ya había sido herido.

ETA reivindica el atentado

Una llamada anónima al diario «La Voz

de España», de San Sebastián, reivindicó para ETA el atentado. La llamada se registró a las seis y cuarto de la tarde, y el comunicante anónimo se identificó como representante de ETA. En su mensaje dijo que habían matado al presidente de la Diputación y «a sus perros guardianes». También se produjo otra llamada similar a la emisora La Voz de Guipúzcoa, esta vez en nombre de ETA-V Asamblea Militar.

Varios transeúntes resultaron heridos

Bloqueadas las fronteras Nada más producirse el atentado fueron bloqueadas todas las fronteras de Guipúzcoa y provincias limítrofes por parte de las fuerzas del orden público, estableciéndose los distintos controles sumamente rigurosos.

En la frontera fueron movilizadas todas las fuerzas de la Policía y Guardia

Civil, preferentemente en la estación del ferrocarril y los cuatro puentes-internacionales de carretera sobre el río Bidasoa, ejerciendo desde el primer momento el más exhaustivo control.

Los últimos actos del presidente

El último acto público del presidente de la Diputación guipuzcoana fue presidir en la tarde del domingo el cuarenta y siete homenaje a la vejez en Orio, acto organizado por la Caja de Ahorros provincial de la que era asimismo presidente. En la mañana de ayer, pocos minutos antes de ser asesinado, el señor De Araluce había concedido una entrevista a dos periodistas del diario bilbaíno «El Correo Español-El Pueblo Vasco». Ambos periodistas habían abandonado el Palacio de la Diputación a las dos y cinco de la tarde y se enteraron de la triste noticia al llegar a Bilbao.

Capilla ardiente

A las siete de la tarde y por expreso deseo de la viuda e hijos del fallecido se instaló la capilla ardiente en el Salón del Trono de la Diputación Provincial. Simultáneamente, en el Gobierno Civil se instaló la capilla ardiente de los tres policías de escolta fallecidos. A esa misma hora se reunió en el Palacio Provincial el Pleno en sesión extraordinaria.

Hoy se trasladarán a San Sebastián los componentes del Consejo del Reino para asistir a las honras fúnebres del Consejero fallecido y se celebrará una misa en la capilla ardiente. También se espera la asistencia de algún miembro del Gobierno y de diversas personalidades de la política española.

Filiación de otros fallecidos

La filiación de los otros fallecidos en el atentado terrorista que ha costado la vida al presidente de la Diputación de Guipúzcoa es la siguiente:

Subinspector de segunda del Cuerpo General de Policía don Luis Francisco Sanz Flores, quien nació el 5 de octubre de 1951 en Madrid, y, por tanto, iba a cumplir mañana veinticinco años, había contraído matrimonio hace unos días y llevaba destinado en San Sebastián año y medio.

Subinspector de segunda del Cuerpo General de Policía don Antonio Palomo Pérez, quien nació el 27 de mayo de 1952 en Osuna (Sevilla), y, por tanto, tenía veinticuatro años de edad, estaba soltero y también llevaba año y medio destinado en Guipúzcoa,Policía Armada y conductor del Parque Móvil Ministerial don Alfredo García González soltero, de veintinueve años, nacido el 5 de noviembre de 1946 en Lago de Bahía (León).

Once de la noche:muere el coger de De Araluce

Por último, a las once de la noche fallecía, tras una larguísima intervención quirúrgica y después de haber permanecido en estado crítico durante toda la tarde, don José María Elícegui Díaz, de veinticinco años, chófer del señor De Araluce. El señor Elícegui había sido trasladado a la Residencia Sanitaria «Nuestra Señora de Aránzazu» con una bala incrustrada en la cabeza, y fue operado durante más de cuatro horas. Le fueron realizadas varias transfusiones desangre, para lo cual se presentaron centenares de personas que ofrecieron su sangre ante las llamadas de urgencia de las emisoras guipuzcoanas. El señor Elícegui tenía pensado contraer matrimonio próximamente.

Arriba 9

 

< Volver