El contenido ideológico del Centro     
 
 ABC.    30/06/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL CONTENIDO IDEOLÓGICO DEL CENTRO

Una palabra matizadora de Adolfo Suárez, «izquierda», añadida a la más genuina definición de su

partido, «centro», suscita una pregunta que tiene hoy amplio eco en la opinión. ¿Qué es el centro-

izquierda? ¿Cuál es el sentido de la orientación política centro-izquierda?

Del centro, como precisión primera y denominativa del partido —Unión de Centro Democrático— la

interpretación parece, desde el principio, clara. O más clara. Por un lado, ninguna de las fuerzas políticas

que se integraron en la Unión tenía programa o ideología de las que se clasifican como extremas o son

etiquetadas así. Más a su derecha iban a contender, en las elecciones, algunos partidos; entre ellos, una

alianza que había reunido líderes prestigiosos. Más a «u izquierda, quedaban, prácticamente, todos los

demás. Destacados, el P. S. O. E. y el P. C. E. La Unión era, pues, centro por pacto ideológico y centro

por posición táctica, ante las elecciones.

Pese a la in concreción de programa, su delimitación política —como ha escrito en ABC Ricardo de la

Cierva—, caló inmediatamente, durante la campaña, en los millones de españoles a quienes se proponía.

Fue, sin duda, entendida por ellos. Y cabe pensar que igualmente ha sido entendido el somero apunte de

orientaciones que contenía el comunicado de formación del partido, al que dedicamos ayer comentario.

¿Qué significa, entonces, esa matización de «izquierda»? No creemos, no es creíble, que añada a la

definición principal de «centro», nada más ni otra cosa —y también seguimos en este punto palabras de

Ricardo de la Cierva— que «resaltar la vocación social del partido».

Todo parece indicar, en suma, que se trata de una hábil precisión definitoria por exclusión o negación,

para evitar un malentendido político. Concesión, digamos, al aire de los tiempos actuales. Concesión o

transacción, quizá, a la presión de alguno de los grupos integrados en la Unión. Nada más, porque la

izquierda auténtica será su oposición.

En cualquier caso, el gran partido de Adolfo Suárez precisará, deberá precisar a no tardar mucho, puntos

principales. de su programa. Por ejemplo, cuando se plantee problemas de tanta importancia como los

económicos —incluida la reforma fiscal—, los de las regionalidades, los de educación, los del orden

público, etc... Sin olvidar, tampoco, el problema de su propia consolidación como partido, en el que

esperamos que siga predominando sobre la matización de izquierda su contenido sustantivo de centro. El

contenido, por cierto, que le dio imagen y le proporcionó mayoritaria votación en las elecciones.

 

< Volver