La necesaria cohesión del Centro     
 
 ABC.    21/06/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. MARTES, 21 DE JUNIO DE 1977.

ABC

DIRECTOR: José Luis CEBRIAN BONE

Subdirectores :

Miguel TORRES GIL del REAL Santiago ARBOS BALLESTE

REDACCIÓN, ADMINISTRACIÓN Y TALLERES: SERRANO, 61. MADRID. APARTADO 43.

TELÉFONOS.—Redacción y Talleres: 2251710 y 2759408. Administración: 2255020

Editor: PRENSA ESPAÑOLA, S. A.

LA NECESARIA COHESIÓN DEL CENTRO

Unión de Centro Democrático, clara vencedora en las elecciones del 15 de junio no es otra cosa aún que

una coalición electoral de partidos. Y ahora d«be, desde la base firme de su triunfo, cristalizar, como

apuntamos en anterior comentario, «en partido auténtico, bien perfilado y compenetrado».

Quienes han conquistado, unidos, la mayoría de los votos populares, no sólo demostraron su afinidad y su

capacidad de colaboración eficaz ante las urnas; han demostrado, al tiempo, un dato extraordinariamente

importante: una considerable mayoría del pueblo español desea y apoya, con su voto, la existencia de un

partido político de naturaleza y orientación con la que se ha definido Unión de Centro Democrático en las

elecciones.

El impulso para la formación de este partido —naturalmente encabezado por Adolfo Suárez— aparece así

moviéndose tanto desde el círculo interno de la unión para legítima explotación del éxito, como desde el

círculo externo y mucho más amplio de la pública opinión política del país Y así oais le conviene, sin

duda, para ir consolidando su reciente democracia, que Unión de Centro Democrático, con este u otro

nombre, se transforme en verdadero y unificado partido político, cuanto antes mejor.

Van a comenzar debates decisivos en el Congreso y en el Senado. En ambas Cámaras tiene mayoría de

escaños Unión de Centro Democrático. Pero aunque se esté trabajando va en el reglamento interno de

actuación parlamentaria de sus diputados y senadores, con vistas a la coherencia de su actitud y de sus

votos, la disciplina de partido asegura siempre mejor el cumplimento de estos objetivos. Así lo acredita la

experiencia parlamentaria de los países con mejor tradición democrática

Para generar una política de estabilidad y de progreso conviene, repetimos, la existencia de dos grandes

partidos; coexistentes, por supuesto, con los demás minoritarios. El Partido Socialista Obrero Español

tiene todas las características, de fondo y de forma, de un partido político. Y Unión de Centro

Democrático debe, a su veis, constituirse en partido, unido y auténtico.

Si esta conversión no se produce, si el nuevo partido no llega a formarse, pueden fracasar grandes

esperanzas que animan ahora a una destacada mayoría de españoles. Correrán peligro indudable de

frustración las tareas legislativas y también las gobernantes. Y, además, pueden frustrarse, igualmente, los

resultados de las próximas elecciones municipales.

He aquí, en las elecciones municipales, otra razón, y no de escasa entidad, para urgir la transformación

plena de Unión de Centro Democrático en puro partido político. De cara al electorado, no parece prudente

volver a la demanda de votos —pese al triunfo logrado— sin presentar bien definida la imagen

inequívoca de un partido integrado, con su único programa y con su clara orientación

Del prestigio indudable de Adolfo Suárez —gran triunfador de las elecciones—, y de su probada e impar

capacidad negociadora, cabe esperar, con confianza, el nacimiento del gran partido que propugnarnos,

entendiéndola imprescindible para la democracia que acabamos de iniciar.

 

< Volver