Autor: Apostua, Luis. 
   El Centro     
 
 Ya.    26/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Jornada española

EL CENTRO

EN estos momentos, ser un gobierno de centro significa exactamente recibir serias criticas desde la

derecha y desde la izquierda. Sin ánimo de ser exhaustivos en la selección de textos, tenemos varias

calificaciones muy duras contra las medidas económicas. El Sindicato Unitario, próximo a la

Organización Revolucionaria de Trabajadores, dice que la promesa de las cincuenta mil pesetas de subida

anual es una burla. Para Nicolás Sartorius (Comisiones Obreras), dicha cifra supone una reducción de

nivel de vida de los asalariados del orden entre seis y diez por ciento. Dentro de cuatro o cinco meses,

dice Marcelino Camacho, la situación española podría ser similar a la italiana. Unidad Sindical Obrera, al

final de su Congreso federal, condena en parecidos términos el aspecto salarial del programa económico.

Al menos, en su impacto inicial, dado que lo más visible e inmediato es una escalada de precios y un

intento de freno salarial. Porque, para más adelante, los juicios han sido, por parte de la izquierda,

favorables al establecimiento de un cierto control de las cuentas bancarias y a la reforma fiscal.

Pero ésta es la parte que no gusta a ln derecha, sobre todo a la derecha socioeconómica, que ha tenido un

paraíso fiscal llamado España y que no acaba de convencerse de que la reforma lo primero que intenta es

salvarla a ella misma del incontenible alud socialista.

De momento, parece que el primer deber del Gobierno es aguantar lo posible para sacar adelante un

programa de reordenación económica, porque, de no hacerlo, la catástrofe final es bien cierta.

SEGÚN un borrador, calificado de fidedigno por la agencia Cifra, del decreto-ley que puede reinstaurar la

Generalitat, es evidente el conflicto entre la "Diputación provisional", Integrada por los parlamentarios, y

el presidente en el exilio, señor Tarradellas. Dicho borrador configura al futuro presidente como una

Institución representativa de escasos poderes, porque las normas para elegir presidente, 1a designación

del Consell ejecutivo, la redacción del Estatuto y sometimiento al voto referendario de los catalanes

serían funciones de dicha "Diputación provisional". Esos poderes chocan abiertamente con la concepción

de] señor Tarradellas, que considera al presidente de la Generalitat como de verdadero presidencialismo,

tanto ejecutivo como negociador y representante de toda Cataluña ante ios poderes del Estado central.

Luis APOSTÜA

 

< Volver