Autor: Urbano, Pilar. 
 Cortes. A su regreso del encuentro democristiano de Munich. 
 Álvarez de Miranda: "UCD asume los ingredientes del humanismo cristiano"  :   
 "En la primera quincena de octubre, el Reglamento será sometido a esta Cámara". 
 ABC.    20/09/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 30. 

ABC. MARTES, 30 DE SEPTIEMBRES DE 1977. PAG. 17

CORTES

A SU REGRESO DEL ENCUENTRO DEMOCRISTIANO DE MUNICH ALVAREZ DE MIRANDA:

«U.C.D. ASUME LOS INGREDIENTES DEL HUMANISMO CRISTIANO»

«En la primera quincena de octubre, el Reglamento será sometido a esta Cámara»

El presidente del Congreso regresó de Munich, donde el pasado fin de semana, y en la abadía de

Ottoboiden, se celebró el encuentro de personalidades de la vida eclesiástica y de los partidos

democristianos europeos. Por España, además del señor Álvarez de Miranda, asistieron los obispos Yáñez

e Iribarren, y el ministro Cavero. Estaban invitados también el cardenal Tarancón y el presidente Suárez,

que no acudieron. En su despacho de las Cortes, el señor Álvarez de Miranda me comenta algunos

detalles del encuentro.

•—Muy interesante la alocución del cardenal Benelli acerca de un deseo de integración europea, sobre

fundamentos de humanismo cristiano no confesional. Dijo también que la Europa cristiana no pretende

ser excluyente, pero tampoco quedar excluida del proceso de unificación. Benelll nos expresó, a los

miembros da la representación española, que Roma sigue con creciente interés y simpatía nuestro tránsito

hacia la democratización.

—Respecto a España, aunque la democracia cristiana podría ser una buena opción política no marxísta,

parece que el pueblo le dijo no a esa etiqueta, en las urnas de junio.

• DESCONFESIONALIZACION

—¿Está desconfesionalizándose la democracia cristiana?

—Sí. Tanto los dirigentes eclesiásticos como los políticos asistentes a ese encuentro de Munich hemos

coincidido plenamente en la necesidad de separar lo que es la Iglesia, y lo que son unas fuerzas políticas,

por muy cristiano que sea ideárium.

—Dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, aunque el César sea un democratacristiano,

¿es así?

—Así es, en efecto.

—Le dijo «no» a la democracia cristiana testimonial, pero no a una democracia cristiana no confesional.

Y dentro de Unión del Centro Democrático, la democracia cristiana tiene una considerable parte alícuota.

El pensamiento humanista cristiano fue asumido por U.C.D., así se presentó en sus mítines.

VOTAR EN «CRISTIANO»

—Y ahora, a la hora de la verdad, ¿no está siendo barrida la fuerza democratacristiana por otras

tendencias liberales y socialdemócratas, en el partido del Gobierno?

—Sinceramente, no. U. C. D. está elaborando ahora su ideología como partido. Tiene además

responsabilidades de Gobierno y no se le puede urgir una nitidez perentoria; pero en ese programa yo sé

que están presentes los ingredientes esenciales del humanismo cristiano.

—Recientemente hemos escuchado voces de algunos socialistas afirmando que eso del humanismo

cristiano es un Juego verbal sin nada dentro. ¿Puede usted desmentirlo?

—Sí. Tiene todo e1 contenido de unas creencias, de una concepción trascendente del hombre y de la vida,

y de una serie de •valores muy concretos. Por ejemplo, mientras el liberal afirma r subraya la libertad, T

el socialista la Igualdad, un democrlstiano propugna la fraternidad.

—Ciñéndonos a lo concreto. Cuando en estas Cámaras se debatan temas que afectan a1 orden de la moral

social, por ejemplo, e1 divorcio, la legalización del aborto, la enseñanza plural, la propiedad privada,

¿votarán ustedes «en cristiano> o, por fraternidad, se unirán al voto del hermano «compañero de viaje

político?

—Apoyaremos, sin dudarlo, las opciones cristianas que no tienen por qué estar reñidas con el concepto de

sociedad civil en que una vive. Por ejemplo, en «1 tema del divorcio: distinguimos entre el matrimonio

sacramento y el matrimonio civil...

• «ESPERO QUE U. C. D. ME APOYARA»

—Se ha hablado estos días de vinculaciones «extra U.C.D> Que protagonizan usted y Areílza. ¿Hay algo

de cierto?

—jMe parece que no! Si le sirve el dato, Pilar: no he hablado con Areílza desde... que cenamos juntos en

el homenaje a. Satrustegui.

—Usted mantuvo una opinión discordante de la del Gobierno, acerca, de la oportunidad de lograr ahora

un «gobierno de concentración». ¿Podríamos hablar de ello?

—Podríamos, pero yo no quiero insistir en lo que es un criterio estrictamente personal y opinable. Acepto

la disciplina interna del partido U. C. D. y ebrio mi opinión sobre ese tema.

—Usted es presidente de una Mesa» interina. Esa diferencia de criterios, ¿podria traducirse en una falta

de apoyo ucedlsta a su candidatura como presidente del Congreso de modo definitivo?

—Bueno, el tema de la interinidad de 1» «Mesa» queda diferido a cuando esté elaborado el Reglamento.

Yo espero que U. C. D. me apoyará para seguir en la Presidencia.

REGLAMENTO ANTES DE UN MES

—¿Cómo van los trabajos del Reglamento?

—Ahora van a reduplicar el ritmo, y trabajarán mañana y tarde. Hay que considerar más de doscientas

enmiendas presentadas. Pero creo poder adelantarle que es la primera quincena de octubre el Reglamento

será sometido al Pleno de la Camara.

—Y. ¿a qué ritmo siguen los trabajos de la Constitución?

—La Ponencia constitucional continua, sin tregua, en una labor que estimo muy eficaz. La conozco

prácticamente como usted: por la prensa. No le puedo dar fechas, en este caso.

—El punto de la definición de la forma de Estado parece resuelto con fórmula monárquica, ¿es así?

—Sí, mayoritariámente se aceptará te forma de Estado monárquico. Sin embargo, hay varios grupos

parlamentarios que querrán dejar constancia, ante la opinión publica, a través de los debates, de su

tradición republicana. Personalmente, plenas que es consustancial hoy en España la Monarquía con la

Democracia.—Pilar URBANO.

 

< Volver