Autor: Sanz, José Luis. 
 Ricardo de la Cierva, en el Club Siglo XXI. 
 "El eje UCD-PCE me parece una estrategia de suicidio  :   
 "La renuncia a un sindicato de centro es un error histórico". 
 Informaciones.    18/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

RICARDO DE LA CIERVA, EN EL CLUB SIGLO XXI

«El eje U.C.D.-P.C.E. me parece una estrategia de suicidio»

«LA RENUNCIA A UN SiNDICATO DE CENTRO ES UN ERROR HISTÓRICO»

MADRID, 18 ´´INFORMACIONES, por José L. SANZ).

LA renuncia al sindicato inspirado por el Centro es un error histórico para el Centro, que denota sus

complejos de derecha a pesar de su proclamado horizonte de centro-izquierda; que pueda entregar, si se

consuma, millones de trabajadores que no son marxistas a los sindicatos de raíz revolucionaria; que en

recientes declaraciones ministeriales que contradicen a anteriores orientaciones presidenciales, parece

renunciar a la idea sindicalista alemana o americana para plegarse al chantaje receloso de una izquierda

que acusaría de amarillo al sandicato del Centro desde posturas de monopolio, coloreado con mutis más a

libido», dijo anoche don Ricardo de la Cierva, en la conferencia que pronunció en el Club Siglo XXI

titulada «.Meditación experimental sobre el Centro: e! problema histórico, . I problema político.-»

Don Ricardo de la Cierva, historiador, senador de U.C.D. por Murcia, agregó que tal error podría ser a

medio plazo ,,un suicidio». «La carta del padre Llanos al ministro señor Jiménez de Parga —añadió—,

cuyas relaciones con Comisiones Obreras no son ni secretas ni inamistosas, rebasa, en mi opinión, la

simple anécdota. El equilibrio aparente se ha conseguido: pero, ¿a qué precio? Puede haber quedado

congelada para siempre la gran sindical del Centro; y la consolidación de la democracia medíante una

aproximación táctica L.C.D.-F.C.E., cada vez más evidente a nivel de directivas, puede convertirse en un

desastre estratégico que no hace falta ni subrayar.»

El señor De la Cierva analizó a continuación la aproximación U.C.D.-P.C.E. a nivel de directivas, y

comentó que «la Corona y la Presidencia contemplan con alivio la postura pública del P.C.E. con su

aceptación masiva, y hasta razonada y casi emotiva, de una bandera y una corona. Más o menos lo que

hicieron otros partidos comunistas durante su penetración en la Monarquía búlgara, en la Monarquía

rumana y en Ja democracia checa». Y subrayó: «En todo caso pretender la consolidación de la Monarquía

y de la democracia mediante un eje U.C.D.-P.C.E., me parece una estrategia de suicidio que no debería

sacrificarse al logro de una salida para el callejón; pero a precio fáustico. Y que conste que ni me opongo

a la convivencia con el P.C.E. ni rechazo «a priori» cualquier aproximación pactista en el plano táctico;

pero me temo que ésta se haya desbordado en el plano estratégico.»

LOS PROBLEMAS POLÍTICOS CONCRETOS DE LOS PARTIDOS

Tras hacer un breve recorrido histórico del nacimiento de Centro, que, según el señor De la Cierva, fueron

ahogados por la guerra civil española, el senador de U.C.D. señaló más adelante los problemas políticos

concretos con que hoy se enfrenta U.C.D.

El señor De la Cierva comentó el evidente desbordamiento de don Adolfo Suárez, «que no puede dirigir

con detalle al partido mientras te absorban asi las preocupaciones de Gobierno. Su presencia en el partido

debiera ser simbolica y orientadora, pero también delegable en el terreno ejecutivo y, por supuesto, en el

ideológico y programático».

Comentó, en segundo lugar, la reducción de la actual preponderancia, tecnocrática, al nivel ejecutivo

supremo, separada de la comunicación de base por una barrera invisible; «y, por tanto, el establecimiento

de una comunicación de doble efecto con esa fase — parlamentaria y regional previa disolución efectiva

de los presidentes de grupos oligárquicos calificados por ei propio presidente como cenáculos madrileños,

disolución que será automática en cuanto funcione el partido en las regiones».

En tercer lugar, el conferenciante habló sobre las relaciones con ios demás grupos, en torno a las

conversaciones de la Moncloa, y el problema de estrategia política de U.C.D.

Por último, don Ricardo de de la Cierva denunció los problemas de comunicación e imagen de U.C.D.

frente a las elecciones municipales, señalando que el Centro tiene que rehacer simultáneamente su propia

realidad y su propia imagen. Según el señor De la Cierva, dos elementos de su realidad están hoy en

entredicho:

Primero, la incomunicación entre directiva, núcleos locales y bases de militancia y de electorado. «El

Centro —dijo—, hoy, es centralista; tiene todo por hacer en el campo de la democratización interna y de

la regionalización expansiva.»

Segundo, «la peligrosísima confusión de planos políticos en la acción cultural de U.C.D. Sin digerir

todavía el monstruoso legado burocrático de la situación anterior, el Centro trata de poner en marcha la

política cultural desde el Gobierno, mientras abandona, al menos hasta hoy, la política cultural del

partido. Esto es un fallo tan grave al menos como el fallo sindical».

Al acto asistió el ministro del Interior, don Rodolfo Martin Villa; don Víctor de la Serna, senador real, y

los ex ministros don Fernando Suárez, don Agustín Cotorruelo y don Alejandro Fernández Sordo, entre

otros.

 

< Volver