Ricardo de la Cierva, en el Club Siglo XXI. 
 Una historia del Centro a través de sus frustaciones históricas  :   
 El orador lamentó "la presentación de la UCD como lo que no es". 
 Pueblo.    18/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Ricardo de la Cierva, en e! Club Siglo XXI

UNA HISTORIA DEL CENTRO A TRAVÉS DE SUS FRUSTRACIONES HISTÓRICAS

El orador lamentó «la presentación de la UCD como lo que no es»

MADRID. (PUEBLO y agencias,)—Al analizar las problemas políticos concretos de UCD no debe

olvidarse que los demás partidos parlamentarios están sumidos en crisis paralelas y todavía más

profundas, pero disimuladas por su alejamiento del Poder, que UCD detenía tras haberlo conquistado,

inequívocamente, en las elecciones», ha dicho don Ricardo de la Cierva, senador de UCD e historiador,

en su conferencia en el Club Siglo XXI titulada ´Meditación experimental sobre el centro: el problema

histórico, el problema político».

«Esos problemas son —ha seguido diciendo el conferenciante—: en el liderazgo de Adolfo Suárez, su

evidente desbordamiento por falta de delegación; a nivel ejecutivo, la necesaria reducción de la preponde-

rancia tecnocrática; en el campo de las relaciones y pactos, el peligrosísimo intento de paliar la indigencia

sindical de UCD no con una sindical propia, como sería ineludible, sino con un acercamiento táctico a

Comisiones Obreras y el Partido Comunista de España, que puede nacer de la aprensión de la Corona ante

el republicanismo del PSOE..

El señor De la Cierva se ha presentado, al comienzo de su intervención, «como intelectual comprometido

con la política, pero no subordinado a ella en cuanto intelectual «Tengo el honor —ha dicho— de formar

en las filas de UCD y en ellas pienso seguir. Cuanto pueda afirmar sobre UCD no es crítica demoledora,

sino autocrítica, con resultado —estimo— muy positivo para UCD..

Ante todo hay que definir al centro. La definición ha corrido a cargo, hasta ahora, de las agencias de

publicidad, no de las comisiones ideológicas. El centro ha sido, históricamente, un pretexto y una

realidad.

Como pretexto, el centro ha sido disfraz o actitud de la derecha; como realidad, se ha presentado de

manera permanente —la moderación, el equilibrio y de forma relativa; respecto a la derecha y la

izquierda, en sentido estático, pero también con una relación de raíz y una relación de futuro. La esencia

del centro es la concepción simultánea de sus factores permanente y relativo.

• CENTRO HISTORICO

Analizó en la primera parte de la conferencia al centro como problema histórico. Durante todo el siglo

XIX. el centro fue pretexto, no realidad. No nació una tercera España entre las dos enfrentadas en Cádiz.

La primera aparición del centro como idea es la unión libera] de 1854, que no era sino una atenuación de

la derecha dura, dictatorial y tecnócrata de los moderados.

Durante el primer tercio del sigilo XX, los brotes de centro se ahogaron en la tragedia de la guerra civil.

El inventor del término Partido del Centro —como salida para su régimen— fue el general Primo de

Rivera

En 1930, la derecha, en bloque, se disfraza de centro; el centro constitucional de Cambó - Maura. Otros

cuatro partidos de los años treinta pueden considerarse como intentos y frustraciones del centro: el

Reformista, la Lliga Catalana, el Nacional Republicano y el Republicano Radical. Pero las convulsiones

totalitarias no propiciaron a centro: lo ahogaron.

La segunda parte de la conferencia se dedica al centro como problema político. La enorme diferencia

entre el centro de los años treinta y el centro de hoy es que aquél era un movimiento de la clase política, y

éste es una enorme demanda popular, mal correspondida por la oferta de la dase política.

Hay otra diferencia: la sombra atlántica, para el actual intento de centro, la UCD. En una sucinta revisión

de los antecedentes inmediatos de UCD se analiza la creación del centro reformista por el señor Fraga

Iribarne, quien luego le abandonó en su hégira derechista; las regresiones al esquema de los años treinta

—el centro corno componenda de la, dase política— en los intentos FEDISA y Centro Democrático. La

actuación de dos destacamentos —Tácito y Opus Dei— emanados del doble tronco del catolicismo

político español: la ACP y el Opus Dei, y, por último, la complicada y traumática gestación de UCD.

Al concluir su disertación, don Ricardo de la Cierva ha señalado que los problemas d« la comunicación y

de ¡a imagen distorsionan eí horizonte de UCD. Primero, la incomunicación entre directiva, núcleos

locales y bases de militancia; segundo, la confusión de planos políticos en la acción cu1tural de UCD;

tercero, la presentación de UCD como io que no es; es decir, como un partido de centro-izquierda y aun

de izquierda, siendo un gran equipo de centro-centro.

Esta meditación no es negativa —ha concluido—. Todos estos problemas se han resuelto a fuerza de

trabajo común y compenetración en varias regiones, y concretamente en Murcia; los problemas de UCD

corresponden, sobre todo, a las aberraciones de la clase política madrileña.

 

< Volver