Autor: López Rodríguez, Florentino (NEGRÍN). 
   Puro centro     
 
 Pueblo.    21/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Notas políticas

PURO CENTRO

P ARECE que la Unión de Centro Democrático principia a tomar conciencia como tal partido en la

sociedad española. Hay una bondad objetiva en la decisión. En efecto, la configuración nítida, el deslinde

claro y la potenciación intrínseca de los partidos redunda en beneficio de la solvencia del sistema

democrático. Según la UCD, el Gobierno está haciendo una política que va más allá del programa del

partido centrista. En plata, que el Gobierno está más a, la izquierda que su propio partido. El Comité

Ejecutivo ha sostenido que la tendencia mayoritaria de la Unión, sus seis millones de votantes, no son de

centro-izquierda, sino simplemente de centro.

Se ve clarísimo que la UCD, por lo menos a escala directiva, quiere girar a la derecha, temerosa de una

dispersión del electorado. Y ello cuando, según algunas encuestas, el país ha pegado un bandazo a la

izquierda. Pero, en fin, esa es una cuestión interna del partido mayoritario, que procede con sus datos y

con arreglo a ´su propia estrategia.

*Ello no es óbice para que, o titulo personal, yo aventure algunas consideraciones. Presuponer que, en

general, los seis millones de votantes del Centro sean efectivamente del centro puro y no del centro-

izquierda es, por lo pronto, eso. una presunción. Lo único que se sabe con certeza es que una determinada

realidad sociológica votó al presidente Suárez. Y que, a su vez, el presidente Suárez se presentó con

determinados grupos, y determinadas personas De ese conglomerado emerge un partido que busca

afanosamente su identificación. Y no hay más datos serios.

Si trascendemos el problema, ^ sabemos que el país, en su mayoría, votó centro-izquierda, sin que

aparezcan claras las proporciones. Es decir: se desconoce si a Suárez le votó sólo el centro puro o le votó

también un centro izquierda, que no es izquierda en sentido estricto y, por tanto, y obviamente, no votó en

izquierda. Ello comporta la admisión de un voto centro-izquierda no socialista.

En cualquier caso, el presidente optó por anunciar una política de centro-izquierda, porque operaba más

en hombre de Estado que en hombre de partido, a tenor de los resultados generales de los comicios; en

definitiva, de la voluntad nacional

Lo que está en el tapete es nada menos que esto: si en el país existe o no una poderosa corriente

sociáldemócrata, que a la hora, de votar se divide entre el centro y el partido socialista. Porque, en

postrera instancia, Suárez y González ofrecían al electorado lo mismo: libertad política en el sistema

pluralista, dicho sea con intencionada redundancia. Con una sola palabra, clarísima para todo el mundo:

democracia.

NEGRIN

 

< Volver