Documento base de UCD. 
 Una sociedad nueva para hombres y mujeres nuevos     
 
 Ya.    18/11/1977.  Página: 11-12. Páginas: 2. Párrafos: 62. 

I8-XI-77

NACIONAL

Pag. II YA

DOCUMENTO BASE DE UCD

PRINCIPIOS BÁSICOS: La persona, objetivo primario de la acción política • Promoción y defensa de la

democracia • Concepción liberal y pluralista de la vida • Asunción de los valores huma ni stas de la ética

de tradición cristiana • Economía social de mercado

TRES CORRIENTES: Formas modernas del liberalismo progresista • Solidaridad popular e interclasista

de las ideas de-mocristianas • Técnicas socialdemó-cratas de intervención de los poderes públicos

MODELO DE SOCIEDAD: La sociedad democrática occidental ha demostrado mayor capacidad de

evolución y perfeccionamiento que ninguna otra • Construcción de una sociedad solidaria a la medida de

hombres realmente ubres

UNA SOCIEDAD NUEVA PARA HOMBRES Y MUJERES NUEVOS

La familia, institución báska • Igualdad para la mujer • Libertad de los padres en la elección de escuela •

Participación más efectiva del trabajador en la empresa • Prioridad para la sanidad, el equipamiento social

y la enseñanza

"Unión de Centro Democrático se presenta como ana opción política coherente, unitaria y de vocación

mayorltarla, capaz de enraizarse en nuestro pueblo sobre la base de una ideología que abarca todas las

dimensiones del nombre y de la sociedad. UCD sustenta una actitud de síntesis y de renovación de unos

valores Que tienen vigencia para una inmensa mayoría de personas." Estas son algunas de las ideas con

que se abre el documento base de UCD que ha sido redactado por el comité ideológico creado al efecto y

que hasta el próximo 1 de diciembre será sometido a análisis y crítica por los partidos provinciales.

Según el citado documento, UCD es un partido democrático en su organización interna qua se asienta

sobre la base de sus afiliados y electores para, a partir de ella, estructurarse democráticamente hasta su

más alta representación en los órganos dirigentes del partido. Y democrático también dentro del marco de

la Monarquía constitucional y democrática española, sobre el fundamento del principio de que la

soberanía popular reside en el pueblo y se expresa mediante el sufragio. Partido popular e ínter´ clasista—

fiel al principio de la igualdad política y jurídica de los ciudadanos—, partido reformista, partido nacional

que proclama todas laa diversidades históricas, sociales, culturales y económicas que caracterizan a Es-

paña y que, en consecuencia, patrocina el principio de la autonomía para las diversas realidades y pueblos

de España.

Principios básicos

Principios básicos de UCD son:

• Consideración de la persona en el ejercicio de su libertad, turnio objetivo primario de toda la

acción política.

• Promoción y defensa de la democracia y del estado de derecho.

• Concepción liberal y pluralista de la vida y de la cultura.

• Proclamación y asunción da los valores humanistas de la ética de tradición cristiana.

• Adopción de un sistema de economía social de mercado» entendiendo que es obligación de los

poderes públicos asegurar los servicios fundamentales en una sociedad moderna y garantizar la

justicia y la igualdad social.

Tras señalar que UCD, como partido, busca una sociedad nueva pUra unos hombres y mujeres nuevos, el

documento analiza eü momento español: la grave situación económica, la "preocupante" situación moral

y el cambio de la sociedad española, partí concluir qus los españoles de hoy se sienten parte del mundo

occidental y que quieren libertad, progreso y justicia y que lo quieren alcanzar «n un clima de paz y

seguridad.

Para conseguir estos objetivos—dice el documento—es preciso actuar desde la realidad hispana y

europea. En Europa y, en general, en el mundo occidental y en los países de su zona de influencia política

y tecnológica¿ hay una concepción del hombre y de la comunidad que toma a la persona como eje, centro

y meta de todo el sistema social. Esta ideología hunde sus raíces en ¡a tradición humanista en la que

nacieron las primeras formas de la democracia, que reconocían, como pilares ¿el edificio social, la

protección por las instituciones públicas de la libertad de las personas, la igualdad jurídica entre los

ciudadanos de un Estado y el arbitraje decisorio del sufragio universal, a consecuencia del cual la taiea do

gobernar corresponde a las mayorías, obligadas siempi´c a respetar a las minorías.

Bajo el soplo vivificador del personalismo ético cristiano, esta ideología básica anima hoy loa programas

y la acción de grupos y partidos que aparecen situados, de hecho, en el centro del amplio espectro político

que caracteriza a las sociedades avanzadas del último cuarto de nuestro -siglo XX.

Tres corrientes

Esta ideología política democrática y de centro ha incorporado las formas modernas de liberalismo

progresista, que proclaman el valor supremo de la libertad de la persona y el reconocimiento del beneficio

individual—social, político, económico y cultural—como motor de la acción humana en todos los órde-

nes de la vida. Se ipspira en loe principios de la solidaridad popular e interclasista apuntados desde fines

del siglo XIX por las corrientes democrático-cristianas, que hoy asumen la noción de libertad en el

sentido liberal de la palabra y que se enriquecen con el espíritu humanista de la ética cristiana. Y, por

último, incorpora las técnicas económicas y sociales de intervención de los poderes públicos, propias de

la corriente social-demócrata.

La experiencia política de los últimos lustros ha demostrado que sólo a partir de una ideología en cuyo

seno se alberguen todos eSOS elementos se puede ofrecer a los pueblos un modelo de sociedad moderno

y operativo, a la altura de los tiempos, al que valga la pona aspirar como meta digna de ser alcanzada y

como logro que merece ser legado a las generaciones sucesivas.

Principios

Desde la perspectiva apuntada, Unión de Centro Democrático tiende a la construcción de un» sociedad

quc, partiendo de la igualdad, la libertad y la solida-riad, haga posible la participación responsable de

cada uno en las tareas que la transformación constante de esa sociedad lleva consigo, mediante la apertura

de los cauces precisos y el fomento de la iniciativa de individuos y de todo grupo, socialmente

organizados.

I. Del hombre como persona

Del hombre como persona debe partir toda construcción social. Ello implica:

• Un control democrático de los poderes públicos, ejercido constantemente por los

parlamentarios y, de forma periódica y fundamental, a. través del sufragio universal, directo y secreto.

• La Igualdad entendida a todos sua niveles: ante la norma jurídica, garantizada por la independencia y

unidad del poder judicial; y ante la propia sociedad, lo que supone la igualdad en el acceso a los bienes

materiales y espirituales.

II. Familia, condición femenina y juventud

• Se concibe a la familia como institución básica y cauce del desarrollo y perfección de la persona

individual. La política familiar ha de estar dirigida a la conservación de esta célula social¡

comunidad flexible y abierta.

• Se propugna como esencial la participación de la mujer en la vida social, económica y política, en

condiciones de plena igualdad.

• La juventud es factor de renovación y por ello se le han de ofrecer todas las posibilidades de formación

y educación y crear las condiciones para que pueda desarrollar vocacionalrnente su trabajo,

III. Educación, cultura y patrimonio colectivo

Todos deben tener igualdad de posibilidades en el acceso a la educación y a la cultura. A tal fin ha de

partirse:

— De una política más positiva e intensa respecto a los inicial-mente menos favorecidos.

— De una homogeneidad y gratuidad de la enseñanza desde la preescolaridad hasta los dieciséis

años y del derecho de toda persona a alcanzar el máximo nivel cultural y científico que permita su

capacidad intelectual,

— De la libertad de los padres en la elección de la escuela a la que confían sus hijos, respetada y

garantizada por parte de los poderes públicos.

— De una potenciación y defensa del patrimonio natural, cultural y artístico que asegure la calidad de

vida.

IV. Trabajo

Todo hombre tiene derecho al trabajo concebido como medio d» realización personal de tal manera que la

retribución obtenida en su ejecución le permita subvenir dignamente a sus necesidades personales y

familiares tanto actuales como futuras, lo que exige a su vez:

• Una cobertura de ¡os riesgos inherentes al trabajo.

• Un seguro de desempleo suficiente y regulado en manera tal que uvite el fraude, los abusos

y la disminución en el, estímulo del trabajador.

• Una participación más efectiva del trabajador en las tareas de la ( mpresa.

• y, por último, una jubilación en condiciones económicas suficientes y articulada en modo tal que

evite la sensación de desarraigo que el jubilado tiene respecto a la sociedad activa.

V. Economía

La economía, en tanto que expresión de las relaciones de producción, no puede estar disociada de" los

fundamentos etico-socia-lea; de ahí que el sistema económico deba estar al servicio del hombre y de la

colectividad. Y así:

• Se reconoce el valor de la iniciativa privada y el del esfuerzo personal y se afirma ´a importancia

decisiva de la función empresarial.

• Defendemos la economía de mercado, que se ha de conciliar con ios intereses de la

colectividad y los derechos sociales básicos. No se puede admitir la existencia de sectores o parcelas

dominados por individuos o grupos de carácter monopolista, y por ello propugnamos la

elaboración de la oportuna legislación al efecto.

• El modelo económico que se propone debe, pues, hacer compatible el respeto a ;a iniciativa

privada y a la libertad de empresa con la existencia de un sector público adecuado a las

necesidades presentes y previsor de las futuras.

• Los poderes públicos deberán garantizar el adecuado funcionamiento de cuantos mecanismos de

compensación y regulación sean precisos piara la justa distribución de las rentas y la riqueza.

• Se propugna la creación de los instrumentos adecuados para el control objetivo y democrático del

gasto público, en cuya distribución deberán tener prioridad la sanidad, el equipamiento social y

colectivo y l´a enseñanza.

• Objetivo esencial de toda política económica y social debe ser el de terminar con la injusta dis-

criminación entre el campo y 1* ciudad.

• Se propugna una decidida protección a la pequeña y medianía

¡empresa.

VI. Región, Europa y fuerzas armadas

• Creemos en la unidad de España, enriquecida por la pluralidad de pueblos que la componen. Hay,

pues, que organizar el Estado partiendo de te región como entidad con un ámbito existencia!,

político, jurídico, cultural y económico propios, sin que ello suponga una idea .1e privilegio

que implique atacar de raíz la solidaridad regional".

• Desde esa perspectiva creemos on la condición europea del pueblo español.

• Del mismo modo entendemos que ia defensa y la seguridad son lienes colectivos

garantizados por las fuerzas armadas, que han de estar plenamente identificadas con el pueblo y

firmemente enraizadas en la sociedad.

Modelo de sociedad

En el capítulo dedicado a "Nuestro modelo de sociedad". UCD admite que las sociedades occidentales

basadas en la democracia, en el respeto a la persona y en la libertad son imperfectas y realizan

insuficientemente los Ideales de justicia, solidaridad, bienestar y calidad de vida. Pero afirma

simultáneamente que en la historia pasada y actual de la humanidad, ninguna oUa forma social ha

proporcionado mayor"" cantidad bienestar a mayor cantidad de miembros de la comunidad.

Admitimos—dice el documento base—que en ellas existen unos ingredientes de capitalismo, ma-

terialismo, abusos (le poder de los más fuertes o más capaces sobre los más débiles y exageración en la

persecución del beneficio económico que hace fácil su crítica, Pero afirmamos simultáneamente (|ue

ningún otro tipo «Te sociedad ha demostrado mayor capacidad de evolución y deper-fecoionamiento

destte dentro como ella. Y que esa perfectibilidad se puede lograr con el menor coste posible sin destriuir

todo lo existente, sino modificándolo.

Es decir, la sociedad, producto de la posición humanista-demo-crática, es en su forma actual una realidad

superior a cualquiera de las otras existentes e Incomparablemente más segxira que las puramente utópicas

que, proponen el socialismo o el euro-comunismo.

Sociedad democrática occidental

Nuestra, ideología y nuestró proyecto proponen una forma de sociedad real y experimentada, que es la de

!as sociedades democráticas del mundo occidental, con las peculiaridades propias de nuestra cultura,

historia y ¡iecf-xidades actuales. Modificada y perfeccionada por varios e´emen-to» correctores: la

inspiración de ¡a ética cristiana; el des.´o de una cada día mayor liberta..! y solidaridad de los hombres sin

mengua de 1a autoridad y el orden; la. preocupación por una mayor igualdad y defensa de ¡os más débiles

y necesitados mediante una razonable intervención del Estado, sometido siempre al control de ios

ciudadanos y la incorporación de una voluntad d« evitar la deshumanización y masificación de la vida, de

conservar los ambientes naturales y los recursos para las generaciones presentes y futuras y de dedicar

una preferente atención al mejoramiento de la cultura.

la educación y la calidad de vida de todos los ciudadanos

Los hombres que han contribuido a crear la UCD han luchado en el proceso de instaurar una libertad para

todos en este país y lucharán para mantenerla. Ahora, con el concurso de todo.", propugnamos esta nueva

concepción de la libertad que atienda la situación de las necesidades de nuestros hombres y de nuestros

pueblos. Creemos que hay que articular un Estado fuerte, que tenga capacidad para remover los

obstáculos que se oponen a la solidaridad que permita que todos tengan acceso a los biems culturales y

económicos, que genere la movilidad social suficiente para que todos puedan llegar hasta donde permitan

sus propias capacidades, pero que proteja etspecialmente a quienes, por debilidad, el proceso social

margina u oprime. Una sociedad que asuma la carga de la integración de los minusválidos en lugar ile

marginarlos, una sociedad en la que quienes han trabajado durante toda su vida puedan disfrutar de su

retiro prosiguiendo su propia realización personal.

UOD se propone una sociedad responsable formada por hombres responsables, teniendo como norte

inexcusable la construcción de una sociedad solidaria a ¡a medida de hombres realmente libres. Como

partido democrático espera de sus mlembors la participación activa en la determinación de sus objetivos

concretos y la crítica necesaria para >jue ios órganos del partido no se puedan apartar nunca del sentido

de la nueva libertad.

 

< Volver