La necesidad del centro     
 
 Informaciones.    12/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

La necesidad del centro

En la semana que iniciamos se consumará la unificación de la Unión de Centro Democrático. Esta

redundancia gramatical, que todavía es más inadmisible en lo político, expresa la increíble tendencia

centrífuga política de lo que sociológicamente es totalmente centrípeto. En la sociedad española, desde

hace tiempo, como consecuencia del desarrollo económico operado en los tres últimos lustros, existe una

mayoritaria y neta posición centrista que, sin embargo, no acaba de plasmarse en una organización

política. Esta ambigua situación es la que determina que la derecha española sea fuerte en lo social y débil

en lo político, y la izquierda, débil en lo social y fuerte en lo político.

Lo grave de esta ecuación es que mientras desde una fortaleza política se puede ir a un fortalecimiento

social, desde una debilidad política se corre el riesgo de debilitarse socialmente. Esta regla da la clave de

lo que hoy ocurre, y mañana va a ocurrir, si el centro no termina por constituirse realmente como una

organización política consolidada en el terreno ideológico (sin clubs parciales), político (sin partidos en

reserva) y económico (sin ambigüedad en una línea de centro, sin adjetivos de izquierda o derecha). Esta

necesidad trasciende del marco de los intereses de la derecha para transformarse cu una necesidad general

de la democracia.

De nada vale hacer historia de los sucesivos intentos fallidos por organizar políticamente esta tendencia

sociológica. Quienes inicialmente la teorizaron —Manuel Fraga y José María de Areilza—, vieron como

en la práctica Adolfo Suárez supo hacer realidad lo que ellos previamente habían reflexionado. Esta

primacía política es lo que hoy proporciona al presidente del Gobierno más poder que nadie en el

penúltimo intento de organizar a la derecha. No hay que engañarse: ni socialdemócratas, ni liberales, ni

demócratas cristianos, hubiesen llegado a las Cortes si el pasado 15 de junio no se hubieran presentado

como los «hombres del presidente». El centro sociológico votó masivamente por quien supo dar una

salida centrista a la anterior situación política,

De ahí que pensemos que nadie debe boicotear la operación de organizar el centro. Pero ello ha de

realizarse sobre serias bases ideológicas, políticas y económicas. De lo contrario, la victoria de Adolfo

Suárez no sería estratégica. Nadie, repetimos, debe ahorrar esfuerzos por rellenar este importante vacío

político.

INFORMACIONES

 

< Volver